Ir al contenido principal

Morder la bala

La expresión en inglés, "bite the bullet", no tiene, que yo sepa, equivalente en español. Lo más parecido sería algo así como"tragar el veneno". Se refiere a aquellos momentos en los que sabes que la única salida a un problema va a ser dolorosa y lo único que te queda es aguantarte y dar un paso que, tarde o temprano, va a ser inevitable.

La frase es especialmente oportuna a la hora de la analizar la situación en la que se encuentra la política española. Sin embargo, no sólo carecemos del refrán. Tampoco disponemos de unos políticos capaces de dar ese paso adelante y de tomar una decisión que nos conducirá irrevocablemente a un realineamiento político que ya se ha visto en muchas otras partes del mundo, y con unas consecuencias todavía imprevisibles.

Dar ese paso supone reconocer, en primer lugar, que la alternancia entre la derecha y la izquierda ya se ha acabado. Que la única manera de perpetuar ese modelo es a través de alianzas contra natura (PSOE y Podemos con los nacionalistas o PP y C's con Vox), y que con ello lo único que se conseguirá serán gobiernos inestables que no contenten ni a unos ni a otros). En segundo lugar, que el populismo tampoco es una cosa de izquierda o derechas, que de la misma forma que la "derecha" de Salvini pudo pactar con la "izquierda" del Movimiento Cinco Estrellas", Podemos tiene más similitudes ideológicas con Vox que con el partido de Pedro Sánchez. Y que en tercer lugar, y quizás lo más importante, dibujar una alianza de partidos moderados supondrá también reconocer que la futura alternancia será entre partidos globalistas y localistas.

La victoria de Boris Johnson en el Reino Unido sólo sirve para confirmar esta tendencia. Un Partido Conservador transformado en Partido Populista ha ganado la partida tanto en sus viejos feudos rurales del sur de Inglaterra como en los bastiones obreros del norte, mientras el laborismo agoniza sin poder decidir de qué lado se quiere posicionar en este nuevo duelo. El izquierdismo de Corbyn ha fracasado estrepitosamente, no porque sus ideas no gusten sino porque los mismos votantes a los que recurre también se sienten atraídos por los mensajes populistas de derechas de Johnson o Farage, y porque han sido estos los que han sabido articular una alternativa atractiva, por muy engañosos que hayan sido sus eslóganes de "retomar el control" o de "llevar el Brexit a buen término". Tarde o temprano los laboristas también tendrán que morder la bala y decidir si quieren aliarse con sus socios naturales -los liberal-demócratas- y posicionarse como defensores de un país moderno, meritocrático y abierto al mundo, o si van a continuar con su agonía que sólo les llevará a atrofiarse en diferentes bandas, cada una sin rumbo.

Volviendo a España, llevamos un año en el que el Gobierno de Pedro Sánchez se ha mantenido en el mismo debate, y que no acaba de ponerse de acuerdo si le irá mejor con Podemos y Ciudadanos o en una gran coalición con el PP, y con un muy debilitado Ciudadanos. Esta última opción alejaría tanto al PP como al PSOE de una parte importante de sus votantes naturales y sin duda insuflaría aire a Podemos y Vox, que pasarían a la oposición y acabarían, tarde o temprano, tomando el relevo si además de la batalla política, los primeros no se muestran capaces de ganar la guerra de las ideas. Sin embargo, hoy por hoy se trata de una opción "constitucionalista" que probablemente sería bien recibida por una parte importante de la sociedad española y que permitiría un gobierno estable con mayor coherencia ideológica. Incluso permitiría un realineamiento de fuerzas a nivel local y regional, alejando a los partidos populistas de los gobiernos autonómicos.

Hasta ahora no han querido morder la bala, por el miedo a que a la larga el populismo se transforme en una opción creíble en contraposición de un "constitucionalismo" que muchos consideran de "élite". Sin embargo, no parece que el camino que recorren actualmente conduzca a sitio alguno.

Entradas populares de este blog

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". ( Wikipedia ) Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico. Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aque

La Gripe Aviar y la Agricultura Intensiva

Cada día leemos más información en los periódicos sobre la pendiente amenaza de la gripe aviar, de todas formas, poco se habla de la causas de esta pandemia. Claramente, hay muchas razones, algunas que tienen que ver con la naturaleza y el hecho que cada cierto número de años, aparece una pandemia de gripe y estadísticamente la próxima nos va a tocar dentro de poco. Dicho esto, no deja de ser curiosa la relación entre las condiciones infrahumanas en las que se crían los pollos y las gallinas en la sociedad moderna, que no hacen más que multiplicar las posibilidades de contagio. El siguiente artículo de una página web británica, incluye algunos datos escalofriantes, que nos deben hacer reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza. ¿Cómo podemos seguir defendiendo la agricultura moderna que convierte a las granjas en fábricas de animales si cada vez que sufrimos una amenaza de estas características, nos sentimos obligados a masacrar millones de las criaturas que nosotros hemos c

Esas pequeñas cosas que nos hacen diferentes y nos enriquecen - una reflexión

Ser británico en España y español en el Reino Unido. Se trata de la mayor paradoja de la diversidad. Nacimos únicos y a partir de allí los diferentes lazos que vamos construyendo a lo largo de la vida nos vuelven más y más complejos. Tejemos cada uno nuestra propia telaraña que sólo como individuos somos -algunas veces con gran dificultad- capaces de desentrañar cuando nos preguntan, "¿de dónde eres?" Sin embargo, vayamos donde vayamos, nos identifican no por las cosas que compartimos sino por las que nos diferencian. Por ser el "Englishman en New York", el españolito en Londres, el matemático en un congreso de filólogos, el vegetariano en las fiestas de San Martín. En mi caso he tenido la oportunidad de vivir en diferentes lugares y continentes. Mi existencia ha sido igual o más internacional que la mayoría de los que hoy prometen en Londres un futuro más global después de romper los lazos políticos y económicos con los 27 países con los que Gran Bretaña tiene ma