sábado, noviembre 29, 2008

Ningún español murió, y todos felices...


La imagen de la portada del diario ABC del jueves, 27 de noviembre (y de unos cuantos más), tiene poco que ver con el titular de la misma página. Basándonos en dicho titular, la primera noticia de ese día no era el ataque de un grupo de terroristas islámicos a la capital financiera de la India, sino la anécdota de la presencia de la mandataria madrileña en uno de los hoteles atacados. No digo que no se debe mencionar. La suerte de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, sí es noticia. De todas formas, para un periódico como ABC, que supuestamente da importancia a los acontecimientos fuera de España, hubiera sido bastante más ético y profesional empezar con la noticia del ataque en sí, y no con el nombre de uno de los occidentales que salieron ilesos, como si la suerte del mundo dependiera de la de la condesa. Su experiencia sin duda ha sido dramática, pero Esperanza Aguirre no era el único político occidental que se encontraba en Bombay, y tampoco la única europea. Le acompañaba, para empezar, una delegación de la UE.

Pero no sólo dirijo mis críticas a la cobertura de ABC, y tampoco me limito al caso de Aguirre. Leyendo la cobertura de los medios de los últimos días, y viendo los reportajes en televisión, me he dado cuenta de lo poco que se habla de la muerte de casi 200 ciudadanos de nacionalidad india, o de las consecuencias del atentado para uno de los países de mayor crecimiento económico del planeta. Una honorable excepción, el diario The Independent, incluye hoy un reportaje sobre la reacción de los indios a la muerte de sus conciudadanos, quienes, según el diario, parecían de repente haberse quedado en el olvido por parte de los medios occidentales que se ocupaban más de la suerte de los extranjeros.

Es bastante obvio que cuanto más lejos estamos del lugar de una tragedia, menos afectados estamos por las consecuencias, y la muerte de un conciudadano siempre nos impactará más que la de un extranjero, pero hay veces que los medios no deben caer en esa tentación. Vista su creciente importancia económica, el destino de la India también forma parte de nuestro destino, y si de un día a otro los medios de comunicación pasan de hablar de la pujanza de subcontinente, a referirse a ella simplemente como un lugar peligroso desde el que hay que huir, sin hacer mención a los millones de personas, indios y occidentales, que se quedaron, y sin explicar nada sobre el dinamismo de una ciudad que sólo en su industria de cine, compite favorablemente con Hollywood, no sólo se pierde la perspectiva, sino se muestra un claro desinterés, y desprecio hacia el destino de más de mil millones de personas. Lo de Obama, en cambio, sí nos interesa, y Estados Unidos no está precisamente a un paso de Chinchón.

Ante esa falta de información sobre el mundo, no sé por qué nos debe sorprender que en España se sigue refiriendo a los ciudadanos de la India como "hindúes", que no es más que una de las tres religiones dominantes de ese país. O que los medios españoles se refieren al gobierno de Israel como 'el gobierno judío'. Pero sí nos debe chocar que un diario como ABC, que tanto critica la ignorancia que alimenta el antiamericanismo, luego publica reportajes sobre temas internacionales que dan la impresión de que todo lo que no huele a jamón de jabugo y a Winston es un mundo peligroso en el que cualquier español debe agradecer la presencia de los servicios consulares para protegerse adecuadamente de la población nativa, o si es necesario, "para que le ayuden a poner otra vez los pies sobre tierra española".

domingo, noviembre 09, 2008

¿Quién financia a mi Presidente?

La explosión de las redes sociales, y el fenómeno de Internet participativo conocido como Web 2.0, llevó a muchos analistas a pensar que la capacidad de unir a las masas a través de la Red tendría una repercusión tan fuerte en la sociedad que llegaría a transformar la naturaleza de la democracia en sí y la relación entre los grandes poderes y la ciudadanía.


La elección de Barack Obama parece haber confirmado este hipótesis. La campaña del candidato demócrata se basó, como ya he comentado en un anterior post, en gran medida en Internet, y logró crear, más que una sencilla campaña de Marketing, un movimiento global centrado en el lema del ‘cambio’, transformando a Obama en una especie de moderno revolucionario virtual.


De todas formas, aparte del acierto de Obama en la utilización de las nuevas tecnologías para transmitir su ‘marca’ como candidato, otro de los factores que diferenció esta campaña respecto a cualquier otra, es el de la financiación. Como nos recuerda Cinco Días, en un reportaje en la edición de papel – sí, ¡el papel también existe! - del pasado 6 de noviembre, Obama renunció por completo a la financiación pública (unos 65 millones de euros) y optó en cambio por recaudar aportaciones pequeñas realizadas por ciudadanos de a pie, en gran parte, a través de su página web. De esta forma, ingresó un total de 490 millones de euros, frente a los 275 millones de su rival, McCain.


Ha sido un golpe maestro, y tras las elecciones ha llevado a unos cuantos a preguntarse si otros seguirán el paso de Obama, y sobre de qué forma se podría aplicar un modelo similar en España. Está claro que en el caso de Obama, ha logrado transmitir la sensación de haber hecho una campaña limpia, basándose en las aportaciones de la gente común que deseaba el cambio, y desvincularse, por lo menos en apariencia, de los estamentos políticos norteamericanos, a pesar de que unos cuantos de estos luego formarán parte de su administración.


Y he allí el riesgo. En este caso, en unas circunstancias muy particulares, en la que ha predominado el hartazgo popular por los desastres de Bush, la crisis económica y financiera, y las ganas de un cambio profundo en la sociedad americana, ha funcionado una táctica de marketing con la que Obama se ha posicionado como ‘un ciudadano más’, un desconocido en los círculos políticos de Washington, y casi, para algunos, un revolucionario. Me pregunto, de todas formas, si en cuatro años, estos mismos que le han apoyado con sus 20 o 40 euros en 2008, le volverán a apoyar en su campaña de reelección. En cuatro años estoy seguro que por muy popular que esté, nadie le seguirá llamando revolucionario, por lo que otra vez más tendrá que decidir si regresar a la financiación pública, o a volver a inventar algo completamente distinto.


Pero hay otro factor, que puede incluso llegar a ser polémica. Y es que en algún sitio he leído que una parte importante de las aportaciones ha sido de extranjeros. Si fuera así, me resulta extraordinariamente interesante pensar que por primera vez en la historia, la ciudadanía global ha podido influir en una campaña electoral norteamericana, sin siquiera contar con el derecho al voto. Las donaciones pequeñas de momento no se tienen que declarar. De todas formas, ¿hasta qué punto estarán los norteamericanos dispuestos a permitir esta intromisión extranjera en sus asuntos internos? Y aún más en el caso de los Republicanos que en el contexto actual son los más perjudicados por este fenómeno.


Sería tema de otro post más extenso, de todas formas, creo que la lección de la ciberpolítica es que, de una u otra forma, la inevitable globalización de la opinión pública, y de la financiación de los poderes públicos, va a derrumbar más fronteras que podemos imaginar, que las estructuras políticas actuales no sirven en este nuevo mundo conectado, y que caminamos lento pero inexorablemente hacia una democracia global.

martes, noviembre 04, 2008

lunes, noviembre 03, 2008

¿Muerte al blog? ¡Ni vivo!


¿Se están muriendo los blogs? En las últimas semanas he leído numerosos artículos en prensa sobre la crisis en la blogosfera, sobre los incontables internautas que han decidido que la figura del 'bloguero' no era la suya y que en vez de seguir luchando por ganar audiencia, era mejor optar por la ciber'eutanasia'. Joaquín Moral, un blogger que para el alivio de los que regularmente leemos sus entradas de Desde el Scriptorium, no piensa tirar la toalla, recoge la opinión de Paul Boutin de Wired, de que la proliferación de las Redes Sociales ha hecho que los blogs parecen "taaaaaaan 2004". Según esta 'escuela de blogpensamiento', la blogosfera ha alcanzado tal punto de saturación que resulta harto imposible captar la atención de los internautas ante el auge de empresas de blog profesionales y medios online; y que las características multimedia de las redes sociales han hecho mella en los blogs textuales, que parecen ya anticuados.

La idea me sorprende, y por mi parte no me ha hecho plantear el abandono de mi blog, que ni que decir tiene, ni es profesional, ni tiene ánimo de lucro. De hecho, si hace unos meses parecía más práctico y rápido transmitir mis opiniones a través de herramientas como Facebook, Twitter o Tuenti, ahora son precisamente estas redes las que se han saturado y en cambio, el blog se mantiene como el medio más adecuado a la hora de segmentar mis audiencias, interactuar con personas afines, personal o profesionalmente, según unos criterios preestablecidos, y para analizar temas de una manera más analítica y seria.

En Facebook se reune todo el mundo, en los blogs en cambio, me comunico con compañeros de profesión, que comparten los mismos intereses. Sólo hay que comparar la calidad de los comentarios de los lectores que se publican a pie de artículo en los medios online con las 'conversaciones' entre personas con nombre y apellidos en la blogosfera para confirmar que éste sigue siendo la mejor forma de interrelacionarse y de analizar temas en mayor profundidad.

Es verdad que no voy a ganar un segundo sueldo por tener un blog, y tampoco que me voy a hacer famoso, pero no lo he pretendido nunca. Hay demasiados blogs y demasiada poca audiencia para repartirla entre todos. Sin embargo, como medio para conversar entre profesionales de un mismo sector, o como indica Joaquín, como una herramienta de comunicación corporativa, a los blogs les queda bastante camino por recorrer. Y ahora no son sólo texto, se pueden incorporar widgets de las redes sociales, herramientas que permiten a los lectores comunicarse en tiempo real con los bloggers, así como vídeo, audio o imágenes fotográficas.

En el futuro, los blog se convertirán en el 'dashboard' profesional de los internautas, su carta de presentación ante el mundo virtual, y si hay que competir por el interés de los lectores, mejor que mejor. Ningún medio me ha ayudado más, y en el mismo instante de su publicación, para identificar cuales de mis ideas o opiniones pueden ser de interés para un público más amplio. Es un aprendizaje continuo, y pretendo que siga así.

domingo, noviembre 02, 2008

Las redes sociales - La democracia en acción

Para millones de norteamericanos, salvando temibles sorpresas de última hora, el miércoles será un día histórico. Si las encuestas no se equivocan, estos ciudadanos se levantarán el miércoles con la total seguridad de que uno de sus amigos en Facebook va a ser el próximo Presidente de Estados Unidos.

Son, en el momento de escribir este post, precisamente 2.364.399 los amigos o 'fans' de Obama en esta Red Social. Por primera vez, Facebook se ha convertido en una herramienta clave para llegar a los votantes, y principalmente a los jovenes, y el resultado será el primer Presidente virtual.

Para mí, que apenas veo la tele, el Obama virtual es el verdadero Obama. El real me parece secundario. No le he oído hablar apenas. En cambio, he encontrado sus lemas y eslóganes en Internet, he leído los mensajes de esperanza y cambio, me ha llegado una multitud de vídeos virales en los que cantantes de hip-hop dan su apoyo al que puede llegar a ser el primer Presidente digital de Estados Unidos.

Una de las principales expertas españolas en comunicación política online, Montse Fernández, ha seguido de cerca la campaña en Estados Unidos y las diferentes estrategias que han seguido los candidatos para recabar apoyos a través de Internet, o para conseguir que vayan a votar. Sólo ayer, los amigos de Barack en las redes sociales recibieron una notificación invitándoles a descargar una aplicación que les permitiera dar dinero a la campaña de Obama. Los simpatizantes que realizaran una segunda donación a través de la web tendrían la posibilidad de ganar entradas a la fiesta de la noche electoral.

Tal y como comenta Montse, el cuidado en hasta el último detalle, la calidad gráfica de los mensajes, y el esfuerzo por llegar a una audiencia perfectamente segmentada supone una verdadera revolución para la ciberpolítica.

Las redes sociales proporcionan a los partidos un control cada vez más directo sobre los mensajes que transmiten a sus electores, aprovechan el poder de la comunidad para que estos mensajes se multipliquen y lleguen a través del 'boca a oreja' a un número cada vez mayor de usuarios. Se trata de una plataforma en la que los usuarios pueden transmitir libremente sus ideas políticas, y en la que se elimina el factor 'tabú' que tenían las conversaciones sobre política en el mundo real. Se prolifera la figura de 'prescriptor' online, sea un blogger, un twittero o simplemente una persona con una gran 'huella social' en Internet, que influye en numerosos subgrupos y subcomunidades dentro de la gran aldea global que es Internet 2.0.

Cuando reviso la lista de amigos de algunos de estos 'prescriptores' en Facebook, me asombra encontrar amigos míos, antiguos compañeros de estudio, antiguos profesores, actuales y anteriores compañeros de trabajo, clientes presentes, pasados, y seguramente también futuros, gente que si no hubiera sido por la red, nunca habría podido relacionar unos con otros. Estos prescriptores son los futuros líderes de la opinión, pero lo más novedoso es que ahora más que nunca, cualquier persona mortal puede pasar en pocos días o meses a convertirse en prescriptor social, y sin necesitar el aval de un empresario, un grupo de medios, o una organización política. ¡Si hace apenas 12 meses, apenas había españoles en Facebook!

Todavía es difícil medir el impacto de este fenómeno en el resultado final de unas elecciones, pero sólo con abrir nuestros ojos, Internet nos permite ver y entender el poder de las masas, y la verdadera democracia en acción.

Una mujer en Estados Unidos niega caramelos a los niños en Halloween si apoyan a Obama

Sarah "Hugo Chávez" Palinsky

¿Es socialista Sarah Palin? Según Mudflats, un blog especializado en la política del estado en el que gobierna la candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, el historial de Palin en Alaska no es precisamente el de una aficionada al libre mercado.

La ex-modelo, que este fin de semana ha sido sorprendida por un cómico canadiense quien imitó la voz de Sarkozy, y le invitó a ir a cazar cachorros de foca con él (ella aceptó encantada), ha acusado a Obama en múltiples ocasiones de ser un 'socialista peligroso', de todas formas, la experiencia de los votantes en Alaska nos lleva a conclusiones algo más ambiguas.

Mudflats cita un comentario publicado en junio en la revista Newsweek en el que se refiere a la "Gobernadora populista de Alaska" y a las comparaciones que se han hecho entre Palin y el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez por su oposición a las grandes empresas de petróleo.

Entre las políticas más controvertidas de Sarah Palin'sky' ha sido la de devolver 1.200 dólares a cada ciudadano como recomensa por el alto precio de la energía, algo que contradice la defensa de la ahora candidata a la vicepresidencia del capitalismo de libre mercado y de un reducido papel del estado. Al parecer, la gran popularidad de Palin en Alaska se debe a su política de impulsar la educación y la sanidad pública, las bibliotecas públicas, los cuerpos de policía, el parque de bomberos, y la seguridad social, y no por una política feroz de reducir el gasto público.

Si gana el martes el eje McCain-Palin-Cheney, ¿podremos empezar a hablar de los Estados Soviéticos de América? Creo que unos cuantos votantes republicanos pensarán dos veces antes de apoyar a esta candidata de piel y sangre rojas.

sábado, noviembre 01, 2008

¡Facebook se ha llevado mis amigos!

Suena dura la afirmación, pero resume el efecto que provocan las redes sociales en las relaciones humanas. "Todos mis amigos están en Facebook, y apenas hablo con ellos", va a ser el leitmotiv de los próximos años.

Ya no nos tenemos que escribir. Un día llamé a un viejo amigo para charlar y cuando le pregunté por las cosas de su vida, su respuesta me parecía sugerir que no tenía que hacerle esas preguntas porque toda la información ya se encontraba en Facebook, con fotos incluidas.

Mi factura de teléfono es mínima. No me llaman, no les tengo que llamar. Toda la información está allí, para consumir. Forman pareja en Facebook. Se casan en Facebook. Se bautizan en Facebook. Si tuviera pareja, no sé si dejaría que fuera también mi amiga en Facebook. No tendría que preguntarle nada, nunca. "Hola, cariño. Como me han hecho reír tus comentarios sobre la Reina Sofía en tu última nota de Facebook". "¿Ah sí?, solete. Yo leí los tuyos sobre Obama, y es verdad lo que dices. Mañana pondré un comentario". Y ya, termina la conversación. Ya no hay más novedades que contar. No es paranoia. Según un estudio reciente, el 60% de los norteamericanos cree que el ordenador pone en peligro sus relaciones de pareja.

Creemos que a través de las Redes Sociales conoceremos más gente. Haremos más amigos. Yo tengo unos cuantos amigos en Facebook, que son amigos de amigos y a quienes me han presentado por afinidad de intereses, por razones políticas, etc. Pero si he hablado con ellos, apenas. A más de uno se le puede ocurrir invitar a todos sus 'Facebook friends' a una fiesta para conocerles en persona. De todas formas, según un artículo reciente del New York Times, los eventos que se convocan a través de Facebook generan mucho más interés virtual que real.

Estuve hace unos meses en un bar en el centro de Madrid, y al lado había dos chicas tomando copas con sus portátiles. ¡No miento! Tomaban copas mientras chateaban con sus amigos en las redes sociales. Interacción real: Nada. No sé cómo la especie humana seguirá reproduciendo si no nos podemos ver en persona. Sólo falta que Google invente una aplicación virtual para que los hombres envíen su esperma a través de la red y cuando el niño nazca, se publique la foto en Facebook cual Tamagochi.

¿Soy ya con mis 31 años un viejo receloso? ¿Me asusta la gente joven con sus Feizvuks, y sus Mesinjers? ¿Quiero volver a los años 50 cuando ni siquiera había nacido? Pues, hasta cierto punto, me temo que sí.

lunes, octubre 27, 2008

Microcelebrando


Dos noticias:

1) El hombre más gordo del mundo, el mexicano Manuel Uribe, se casa.

2) El País entrevista a Sofía de Oliveira, una chica de 24 años, famosa por ser.... la usuaria española con más contactos en MySpace: Más de 129.000 en el momento de hacer la entrevista, ahora seguramente unos cuantos más. Según ella, menos de 10 de los cuales realmente son amigos.

Dos noticias, aparentamente poco relacionadas, salvo que se tratan de dos personas que se han hecho famosas no por ostentar un cargo público, o lograr un importante hito humano, sino simplemente porque en diversa medida, llaman la atención.

La primera es más tradicional. Desde hace muchos años el Guinness Book of Records nos ha ayudado a conocer a aquellas personas que por algún motivo, se destacan del resto de la humanidad, bien por sus éxitos, bien por sus desgracias, o bien por el puro azar de la naturaleza. El segundo es el ejemplo moderno, el fenómeno de los 'microcelebrities': Personas que se han hecho famosas a través de Internet, y no siempre porque ellos lo hayan querido, sino porque la comunidad de internautas, o empresas interesadas (en este caso seguramente la propia empresa, MySpace), han decidido, previa autorización del sujeto, hacer público su caso y surfear sobre la publicidad resultante.

Está claro que como táctica de comunicación, resulta bastante más económica que contratar como prescriptor de marca a un Fernando Alonso, a un Rafael Nadal, a un Javier Sardá, y a veces incluso más eficaz. Llama la atención, sale en todos los medios online, en los diarios gratuitos, en la televisión, y la marca se da a conocer sin haberse invertido un duro. Se genera polémica, debates en tertulias de radio, en foros de Internet, en mi blog... La noticia está servida.

¿Pero de verdad es justo este fenómeno? Está claro que la chica se buscaba la fama. Una persona humilde, del barrio de Lavapiés que quería darse a conocer para un día llegar a ser modelo. De momento, nadie ha mostrado su interés. Pero sí ha logrado su primer objetivo, incluso quizás se haya hecho el ridículo, o no. Pero, ¿Deben las empresas incentivar estas prácticas? ¿Cómo recordará la chica este tema de aquí a 20 años? ¿Cómo soportará la fama al salir a pasear por el barrio, de repente convertida en una especie de avatar virtual perdido en el mundo real, mitad Show de Truman, mitad Second fusionada con First Life. Todos somos seres libres pero, ¿Es ético promover que la gente haga las cosas más absurdas con tal de generar publicidad? ¿Cuántos más lo intentarán ante la crisis económica? ¿Es un fenómeno igualitario? ¿Es más fácil sacar a una chica inocente de Lavapiés que a una hija de familia de clase media alta de La Moraleja? Acordémonos de que si esta vez la acción ha sido controlada, mantenida dentro de los límites de la respetabilidad por la empresa que la ha promovido, no siempre es así. Y cuando crezca el fenómeno, ¿a qué estarán dispuestas las empresas con tal de identificar sus propios microcelebrities? ¿Nos meteremos en un mundo de vicio y de explotación en el que las empresas exploten a la gente de la calle para ganar la fama que buscan para sus accionistas? ¿No son capaces de ganar publicidad por sus logros o por hacer algo por la humanidad en vez de pedir que los demás hagan el ridículo por ellos?

No voy a dar respuestas a estas preguntas. No las tengo. Pero creo que por lo menos se deben plantear.

Tras su paso por Estados Unidos...

...el David de Miguel Ángel ha vuelto a Europa.

Raúl Pleguezuelo del blog Madrid Progresista le ha fotografiado tras su aterrizaje en el aeropuerto de Fiumicino:

viernes, octubre 17, 2008

Crónica de una muerte en Facebook

Estaba anunciada. Ya se sabía que la candidez con la que la gente se expresa en las redes sociales como Facebook, tarde o temprano iba a terminar en una tragedia. Bueno, quizás no imaginara un hecho tan grave como el que he descubierto hoy. Pensaba más en la posibilidad de ex parejas colgando imágenes comprometidas en momentos de alta tensión, o de pequeñas peleas entre adolescentes.

Pero no, lo que ha salido hoy en The Guardian es mucho más grave. Según el rotativo, el británico, Wayne Forrester, ha sido condenado a cadena perpetua por asesinar a su mujer con un cuchillo. El motivo del crimen: Se había percatado de que ésta había cambiado su estado en Facebook a "soltera".

La pareja acababa de separarse, y apenas unos días antes la mujer se había ido a vivir a otra casa. Pero el asunto genera otras preguntas. ¿Se puede fiar realmente de la información en esas redes tan al pie de la letra como para que conduzca a semejantes barbariedades? Si apenas hace unas semanas, leí en mi feed de Facebook que dos de mis amigos se acababan de separar. En realidad lo único que había pasado era que uno de los dos había decidido eliminar ese dato de su perfil, de manera que el sistema intuyó que acababan de romper el matrimonio. La verdad era bien distinta.

El cotilleo siempre es peligroso, y aún más cuando se transmite a través de una herramienta de tan rápida difusión como una red social, y cuando un ordenador intenta interpretar los diferentes hitos de nuestras vidas en base a unos sencillos algoritmos. Para saber la verdad, no hay nada mejor que el contacto y la comunicación real. ¿Cuántos psicópatas andan por el ciberuniverso? Más vidas corren peligro.

domingo, octubre 12, 2008

Vientos de intolerancia

La muerte en un accidente de coche del líder de la ultraderecha austriaca, Jorg Haider, debería hacer temblar más que uno. Y es que en plena crisis financiera, cuando miles de personas están perdiendo su trabajo y las comparaciones con el crac de '29 son cada vez más comunes en los medios de comunicación, el peligro de que un político repugnante como era Haider se convierta en una especie de mártir populista, podría dar aún más fuelle a ideas intolerantes y la búsqueda de 'cabezas de turco' para echar la culpa por la actual situación económica global.

La situación de Austria puede parecer lejana vista desde España, país gobernado por la centroizquiera, y halagado por los medios de comunicación europeos como un modelo de tolerancia y libertad. Pero en los últimos días, ya empiezo a percibir un aumento de los comentarios xenófobos, e incluso rozando el antisemitismo entre los lectores de algunos de los prinicipales periódicos online. Uno, aparecido hoy en elpais.com al pie de un artículo sobre la crisis financiera, culpa a los judíos por haber creado la mayoría de los bancos y gestores de fondos de inversión que ahora están siendo hostigados por la crisis.

Hace apenas una semana, la revista The Economist, en un editorial sobre el éxito de la extrema derecha europea cita un estudio realizado por el proyecto de Actitudes Globales de la consultora norteamericana, Pew Institute, que revela que España es el país europeo con la actitud más negativa hacia la comunidad judía. Según la encuesta, el 46% de los españoles tienen opiniones negativas sobre los judíos, frente al 36% de los polacos, y el 25% de los alemanes. Habrá que atacar el problema de raíz y hacer una profunda campaña para eliminar la ignorancia sobre una de las religiones que más han aportado a nuestra civilización, y sin la cual no se entendería nuestra identidad cultural como españoles o europeos.

miércoles, septiembre 10, 2008

Swiss Centre??? Gaaaaawnnnn!!!!!!

It's old news. Or at least that is what it seems. The demise of one of London's most symbolic landmarks, the Swiss Centre, has barely been reported in the British press. So to my surprise, I find myself blogging on the disappearance (discovered only today, and by accident) of one of the key features of my childhood together with the strange sensation that nobody else seems to care.

Above, you can see how it was, in all its glory with its clock, its glockenspiel, and the regular crowd of tourists.

And this is what it looks like now:

Apparently, the site will henceforth be occupied by a rather drab and tasteless hotel building, completely out of place on London's Leicester Square:

The lighting effect on the virtual image does not convince me in the slightest. Maybe for the headquarters of Acme Public Assurance, but not for the Swiss Centre. More Dresden than Geneva, this glass 'office block' could be anywhere, but above all makes for a rather dark, cramp, uncomfortable and hostile environment at the heart of London's theatre district.

Yes, something needed to be done about the Swiss Centre. It no longer fulfilled its original purpose and was falling into decay. However originally the public were duped into this dreadful alternative by being told that the new building would at least maintain the spirit of the original. Nothing of the sort.

How is it possible that a city that fiercely defends 'listed' monuments and buildings such as the concrete Royal Festival Hall and National Theatre, allows this jewel of post-war London to disappear without a sigh? People then go and complain that the British have never felt less sure about their identity. Well, if you transform the London West End into a replica of a Milton Keynes shopping mall, can one really be surprised? Shocking!

viernes, septiembre 05, 2008

¿Los cerdos vuelan?


No pocas veces, leer a los míos-, es decir, a los ingleses-, en la prensa, me produce estupor. Tanto se empeñan en tachar a la gente foránea de 'racista' (excusando la ironía, por supuesto), que resulta cuando menos hipócrita que escriban artículos como el que se ha publicado hoy en el Financial Times (gracias, Manjeet por enviármelo), en el que se refiere a los países mediterráneos (Portugal, Italia, Grecia y [E]Spaña) como los PIGS, y a los países emergentes (Brasil, Rusia, India y China) como los BRICS.

Cuando las cosas van mal para España, no les sorprende. Al final, son (¿somos?) unos cerdos. Y cuando las cosas van bien, les sorprende tanto, que 10 o 15 años después del primer artículo (empezaría por '92 en Barcelona y Sevilla), cada año y con puntualidad suiza, los medios británicos vuelven a 'informar' a sus lectores de que están cambiando los hábitos de los españoles, y que ya no echan la siesta como antes. Me da ganas de escribir un artículo semestral sobre cómo los ingleses ya no toman el té a las cinco (a veces esperan hasta las seis), o sobre la caída en picado del guisante aplastado (mushy pea) en la gastronomía inglesa. ¿Nunca se cansan de los tópicos?

Cada vez que España hace algo bien, el típico titular de The Economist es "Spanish Lessons" (clases de español), y cuando hace algo mal, utilizan el mismo titular para sugerir que los demás podrían también aprender de sus errores. Y cuando las cosas van realmente mal, recurren a la cursillada de "The Pain is Spain" en referencia a la célebre frase del musical "My Fair Lady" ("The rain in Spain stays mainly on the plain").

Pues, simplemente, me alegro de que el diario Cinco Días no ha tardado en replicar al artículo del FT mediante una tribuna del economista de la Universidad de Georgetown, José María Nogueira, quien defiende el éxito de España en los últimos años y quita hierro a las críticas de los ingleses.

Ya no recuerdo cual fue el periodista británico que hace 9 años sugerió en un libro la creación de una comunidad, como sustituto a la Unión Europea, en la que sólo se admitiría a países de habla inglesa (EE.UU., Canadá, Australia, Sudáfrica...). La justificación era que los países anglosajones habían alcanzado un nivel de desarrollo bastante superior al alcanzado por los demás países cuyos idiomas 'ni siquiera se entienden'. A pesar de las similitudes entre dicho libro y Mein Kampf, las críticas en la prensa inglesa fueron bastante moderadas. En ese momento me encontraba en Argentina, y al comentar el tema a un compañero estudiante norteamericano, éste no sólo se indignó. Se quedó estupefacto. No entendía cómo los británicos podían llegar a ser tan insulares. Los norteamericanos, acostumbrados a vivir en un país en el que se habla cada vez más español-, por dar sólo un ejemplo-, no eran capaces de entender la supuesta lógica de mantener una relación más fuerte con un país, por el mero hecho de compartir un idioma. Y con razón, conocen el poder que tienen, y al Presidente de la mayor superpotencia del mundo, le da igual llevarse bien con un Blair, un Brown, un Merkel, un Sarkozy...

¿Será que precisamente esa predisposición de Estados Unidos a debilitar su histórica 'relación especial' con Gran Bretaña para favorecer a otros países, haya provocado pánico en algunos informadores ingleses, todavía acojonados por el fin del imperio británico, (que conste que es una minoría de la 'gente pensante' pero que tiene bastante poder mediático - la prensa británica está en gran parte controlada por australianos), de manera que ahora sólo les queda buscar argumentos cada vez más espurios para defender su favorecida posición geopolítica respecto a su tamaño y población?

Me cuesta creerlo pero me estoy volviendo proamericano.

¿Quién necesita a los inmigrantes?

Hace dos semanas estuve de vacaciones en Roma. Nunca había estado y no sabía lo que iba a encontrar, tanto había escuchado en los últimos meses por parte de Berlusconi y sus ultras de que el país estaba inundado por una marea de inmigrantes, y de gitanos que comían sus bebes. Entonces, cual fue mi sorpresa cuando descubrí que escasamente había trabajadores extranjeros, por lo menos en comparación con ciudades españolas como Madrid o Barcelona. Las tiendas, los bares, los restaurantes, el transporte público eran casi siempre regentado por italianos. ¡Qué curioso! Por mucho que la mayoría de los trabajos sean para los italianos, el país lleva años con la economía estancada, los servicios públicos son un caos, las ciudades están sucias, el transporte es un desastre. ¿De verdad es posible que un país no funcione sin que la culpa sea de los extranjeros?

España en cambio hasta hace muy poco llevaba años creciendo, en gran parte gracias a la llegado de inmigrantes que encontraron trabajo en la construcción y los servicios, pagaban impuestos dando solución al envejecimiento de la población autóctona, y ayudaban a dinamizar la economía y crear una sociedad más abierta, más tolerante, y más diversa en todos los sentidos. Ahora la economía se estanca y la reacción de las autoridades es pagar a esa gente que tanto ha contribuido a los años gordos para que vuelva a su país de orígen.

Pero, ¿cuánto se puede equivocar? No nos engañemos. España no volverá a enriquecerse con la construcción. Demasiado grande ha sido el debacle como para que luego se permita otra burbuja inmobiliaria como la de los últimos años. Ahora las prioridades serán otras. España, como país europeo que es, no puede seguir siendo una economía 'low cost'. Como siga así, ¿quien pagará para cenar en sus restaurantes cada vez más caros y ferranizados? Tiene que promover la economía del conocimiento, la creación de empresas de alta especialización, posicionarse en la misma línea de países como Alemania, Holanda o el Reino Unido. Pero seamos realistas, esto no se va a conseguir de la noche a la mañana mediante la intervención directa del estado en la economía. En cambio, sí se puede lograr si se abre al país a gente de la más alta calificación, gente con vocación empresarial, atraída por la calidad de vida, el clima, la belleza del país, y el único factor que falta que sería una economía dinámica y las condiciones adecuadas para desarrollar su negocio en España.

Todavía son pocos los que dan el paso. Los salarios son bajos, las universidades son mediocres, el exceso de regulación les estorba. Ni siquiera se respetan sus calificaciones si las empresas de ingeniería son tan caraduras que consideran un título de la Complutense de mayor prestigio de uno del Massachussets Institute of Technology or Imperial College de Londres. Es demasiado difícil conseguir un permiso de trabajo si no eres europeo. Pero al bloquear la entrada a estos profesionales por envidia o por nacionalismo se impide la dinamización del empleo, el intercambio de conocimiento, el aumento de la competitividad de las empresas locales y la resultante modernización del país. ¿Por qué la gente más calificada termina en Canadá, en Estados Unidos o en Australia? Porque allí pueden realizar todo su potencial. En España, como en Francia, como en Italia no lo pueden. Y para España ha llegado la oportunidad de ser el primero de esos tres países en ayudarles a conseguirlo porque nunca llegará a ser la California de Europa si no impulsa la entrada a los indios, asiáticos y otros extranjeros altamente calificados con los conocimientos necesarios para crear empresas y generar empleo de calidad.

domingo, agosto 10, 2008

Otra vez predicando con el ejemplo....


Como si el incidente de Luis Aragonés y Thierry Henry hace 4 años no fuera suficiente, ahora se ha lucido el equipo español de baloncesto en una foto para una campaña publicitaria en la que posan con los ojos 'rasgados'.

Según The Guardian, "no se percibe la intención de ofender a los chinos, de todas formas, la imagen irresponsable seguramente provocará la controversia, y podría ser interpretada como racista". Después de un verano de tanto éxito para el deporte español, sería una pena que el recuerdo fuera ensombrecido por un incidente tan ridículo como evitable.

Opinaba José Ortega y Gasset en La Rebelión de las Masas, "el señorito es el que cree poder comportarse fuera de casa como en casa, el que cree que nada es fatal, irremediable e irrevocable. Por eso cree que puede hacer lo que le dé la gana".

Los británicos nunca han perdido la mala imagen que durante décadas transmitían sus hooligans fuera de su país y el daño a su prestigio provocado por una minoría inculta. Ahora el reiterado silencio de los medios españoles, y el encogimiento de hombros generalizado, cada vez que surgen brotes de racismo o comportamientos mal aconsejados por parte, no de hooligans, sino de los principales representantes del deporte español, otra vez más hacen correr el peligro de dañar la imagen de todo un país. Y lo peor es que esto no se trata sólo de un chiste mal pensado sino de una campaña de publicidad en toda regla. Me pregunto qué agencia la ha gestionado y cuales serán las consecuencias para ellos después de una campaña tan infame.

sábado, agosto 02, 2008

'The Guardian' elogia a la España verde

La llamada 'Guerra del Fútbol' entre el Grupo Prisa y Mediapro (propietario de Público y La Sexta), ha conseguido ya en numerosas ocasiones nublar la vista a un periódico como El País, de tal manera que este medio, antaño considerado de 'centro izquierda', ha llegado a arremeterse sin fundamento contra el Gobierno del PSOE y a tratar con un nivel de exquisitez sin precedentes al líder conservador, Mariano Rajoy. La última ocasión ha sido motivada por el anuncio del Plan de Ahorro energético. En un curioso editorial, El País, califica de 'Plan de Juguete' la propuesta del Ministro de Industria, Miguel Sebastián, y a la vez propone alternativas, como prohibir el tráfico en el centro de las ciudades, que no son ni siquiera responsabilidad del Gobierno central, sino de los ayuntamientos.

Pues, resulta curiosa la fuerza de las críticas por parte de El País, frente a los elogios que ha recibido la nueva ley en algunos medios internacionales. Es el caso de The Guardian, que en un editorial titulado "Elogiemos a España", enumera las propuestas de Sebastián y felicita al Gobierno, que define 'de progreso', por señalar el camino hacia un futuro más sostenible. Para el diario británico, "se admira a España por muchas cosas, pero la protección del medio ambiente tradicionalmente no ha figurado en esa lista. Esta semana, de todas formas, la situación ha empezado a cambiar, gracias a un nuevo plan energético con una dimensión y una ambición que empequeñecen a los esfuerzos realizados en algunos países con una cultura verde más arraigada".

Curioso que El País sea tan crítico con unas medidas medioambientales consideradas pioneras en el mundo, y a la vez sea tan débil a la hora de criticar otras leyes claramente ineficaces, como puede ser la ley antitabaco. Pero quizás no me deba sorprender la incoherencia del periódico de un grupo con una sólida presencia en el consejo de administración de una empresa tabacalera tan potente como Altadis. A veces, para los intereses de una empresa resulta más beneficioso manipular que defender el progreso y el desarrollo.

sábado, julio 12, 2008

Los europeos pierden derechos en España


Desde el 1 de abril del año pasado, se ha suprimido la tarjeta comunitaria en España. Es decir, los europeos que residen legalmente en España, ya no tienen derecho a renovar su tarjeta de residencia. La mía caduca en noviembre de 2008, después de la cual, sólo podré pedir un papel que certifique mi derecho a residir de manera permanente en España. No tendrá foto y servirá principalmente como papel higiénico.

El Gobierno dice que el objetivo de la nueva normativa es agilizar los trámites administrativos y fortalecer la identidad de las personas como ciudadanos europeos. En la práctica, restringe derechos para los europeos, convirtiéndoles en indocumentados. A partir del mes de noviembre, cuando por trabajo tenga que visitar a algún cliente, no podré presentar mi tarjeta de identidad en la puerta, tal y como vienen haciendo los españoles y los extranjeros no comunitarios. Para poder efectuar una compra con tarjeta de crédito o de débito, tendré que presentar mi pasaporte, obligándome a llevar un documento mucho más grande, y costoso de renovar en caso de pérdida o de sustracción.

Irlanda ha votado 'No' al tratado de Lisboa, y la única respuesta de la UE ha sido la de criticar a sus ciudadanos por ejercer su derecho democrático. La legitimidad de la UE está en mínimos históricos, y urge más que nunca tomar medidas para acercar la organización a los ciudadanos. De todas formas, la experiencia de los pocos europeos que trabajan en otros países europeos es la de sentirse cada vez más extranjeros, y con cada vez menos derechos. ¡Menudo concepto de ciudadanía europea!

martes, julio 08, 2008

¿Qué tan 'blogger feliz' eres?


A los bloggers, y sobre todo a este blogger, se nos da bien cabrearnos.

Por decirlo de alguna manera, cuando tenemos poco tiempo para escribir, trabajamos 12 horas al día, hacemos deporte, vida social, etc. muchas veces puede que no encontremos ni el tiempo ni la justificación para sentarnos a escribir. Pero cuando nos cabreamos, ni nos lo pensamos dos veces. Cualquier persona normal pensaría que fueramos - o que fuera - un amargado, que nos quejamos de todo, no nos contentamos con nada.

Pero cuando realmente no nos podemos quejar de nada.... cuando incluso las cosas malas no parecen como más que una pequeña mancha de aceite en un mar pintado de rosa, ¿de qué escribir? Esa 'pintura' en un museo de arte contemporánea cualquiera, ¿es un puntito negro sobre un papel blanco o sólo es un retrato de un puntito negro? ¿Escribiría un blogger sobre el maldito puntito hasta que desapareciera? - si encima ha tenido que pagar un canon para verlo,- ¿o puede escribir también sobre las bondades del mar de pureza y blancura que le rodea?

¿Es esta entrada un espacio de blanco manchado con unas letras negras o sólo son letras negras que acaban con todo? Pero si intentara que las letras aportaran cosas positivas al papel virtual, que nos alegraran, si dijera que realmente las cosas no fueran tan malas, que quiero progresar, que quiero criticar las injusticias, pero veo el total bastante luminoso, ¿me leerá alguien?

Pues, generalmente, los blogs, con algunas excepciones, no los lee mucha gente, por lo menos en su forma individual - eso sí, pueden contribuir a una conversación más amplia-, pero ni mi vida ni la educación de mis hijos en colegios americanos, cual comentarista de Libertad Digital, depende de que la gente me lea, por lo que no tengo por qué escribir de las cosas malas de la vida. Puedo decir, con la conciencia tranquila que España ha ganado la Eurocopa, que Rafael Nadal es campeón del mundo, que mi vida generalmente avanza de manera positiva, y que probablemente irá a más, aunque aparezcan obstáculos de por medio, que hoy me han dicho que es mi santo - no lo sabía - y dos amigos me han anunciado el nacimiento de sendos hijos primerizos, y con excelente salud, y si a todo el mundo les da igual, me da igual lo que piensen, porque principalmente, y con algún matiz, soy feliz.

lunes, junio 23, 2008

Ladro-aerolíneas de España

A ver... Tienes que ir a Londres para un evento familiar, te sacas un billete de i/v con la ladro-aerolínea de turno, esta vez Iberia, pero podía ser cualquiera. Unas semanas después resulta que coincide un viaje de empresa, el mismo viernes en el que has reservado el billete, pues tu empresa ofrece pagarte el billete de vuelta Milán - Londres, en vez de Milán - Madrid para ahorrarte problemas, pero el día después, el sábado por la mañana.

Todo de momento, bieeeeeeen. Hasta que llames a Iberia para avisarles de que no vas a poder coger la ida del vuelo original, y que por favor, te guarden la vuelta Londres-Madrid para el domingo. Primero te dicen que para hacer cualquier cambio del billete - sin importar la tarifa - tienes que llamar a un número PREMIUM de 48 céntimos/ minuto desde un fijo. Luego te dejan 10 minutos en espera mientras 'averiguan el tema'. Cuando regresan te dicen que sí se puede hacer, pero que para que te guarden la vuelta tendrás que pagar un suplemento por el cambio + una penalización por el cambio (que no sé por qué cada vez que te estafan te tienen que dividirlo en dos, como si alguien te atracara en la calle diciendo, "Primero quiero que me des 50 euros que es un robo, y después 150 más, que es un impuesto revolucionario + una comisión de Mastercard por el servicio". En fin, luego te dicen que aparte del atraco y el robo a punto de pistola, quieren que les pagues la diferencia entre la tarifa que tenías reservado y la nueva tarifa con la que te van a reservar ahora.

Te vas haciendo la idea del total del atraco + robo + penalización por ser cliente, lo que en lenguaje de Iberia (puede sustituirse por Brownish Airways, Air Frakozy, Alitalisconi, según el caso) es lo mismo que decir gilipollas, para que luego rematen la faena diciéndote que por cierto, no te podrán reservar el mismo billete de vuelta porque no hay plazas. "¡Cómo que no hay plazas si ni siquiera me han cancelado la plaza que tengo entre manos!" "Sí, pero esa plaza es con una tarifa más barata que la tarifa del atraco, y la tarifa del atraco no está disponible en el vuelo en el que usted quiere viajar." "Y si hubiera ido en el viaje de ida, y luego como me encantase tanto Londres, decidiera quedarme allí, ¿cómo me iban a atracar entonces? ¿Por qué sólo atracan a los pasajeros que tienen que cancelar la ida, y no los que cogen la ida y luego tiran la vuelta?" "Porque podemos". "Quiero hablar con un supervisor". "Pero si el supervisor le va a decir lo mismo". "Me da igual. Quiero hablar con el supervisor". "De acuerdo, espere un momento, por favor". Musiquilla, musiquilla, musiquilla.... más musiquilla". Joder, me voy a la comisaría pero primero saco un billete por 50 libras con Air Plus Comet antes de que se agote.

Ahora me quedo con los dos billetes. Subastarán mi billete de Iberia a otro en la lista de espera por 5 veces el precio del mío cuando vean que no aparezco en la terminal. No hay derecho. ¿Para cuándo un AVE Madrid - Londres?

domingo, junio 15, 2008

¿65 horas? "¡Ni de Coña!" - Movilízate

Los medios online hacen cada vez mayor eco de la campaña en los blogs en contra de la propuesta, pendiente aprobación del Parlamento Europeo, de aumentar la jornada laboral europea hasta las 65 horas. Os animo, a través del siguiente formulario, a sumaros a la campaña y a enviar un e-mail a todos los eurodiputados como medida de presión para que voten en contra de esta ley.




La nueva directiva europea tiene el apoyo casi unánime del Consejo Europeo, y para que no se aplique, sólo queda la posible oposición de la Eurocámara. De momento, el gobierno español ha afirmado que no votará en contra de esta medida, es decir, que se abstendrá. Por ello, es fundamental que todos nos unamos a esta campaña para que no se apruebe esta nueva directiva que sólo servirá para aumentar los accidentes laborales, reducir la productividad de los empleados, destruir familias, provocar trastornos psicológicos y físicos con las consecuentes bajas por depresión, por estrés o por enfermedad laboral, y por consiguiente devolviendo Europa a las condiciones laborales y de calidad de vida del principio de la época industrial.

Cuando le das a “enviar” en el formulario, TODOS los eurodiputados recibirán la siguiente carta:

Estimado/a Eurodiputado/a

Me llegan noticias de que procedente de la comisión, va a llegar al parlamento europeo una propuesta donde se establece en 65 horas el máximo de una jornada laboral.

Desde mi humilde posición de ciudadano , me veo en el deber de comunicarles que no tengo intención de votar a el partido que se atreva a hacer tal perjuicio a los ciudadanos españoles. Tanto si es el PSOE como el PP o de cualquier otro partido, me volveré en su contra con mi humilde voto y las herramientas que como comunicador, blogger y semi-periodista tenga a mi disposición.

Dicha medida en caso de ser aprobada no solo no aumentará la productividad sino que generará mas paro y nos hará mas difícil alcanzar la meta del pleno empleo, necesario para que la sociedad avance de manera equilibrada y no se rompa por culpa de un paro que desestabiliza a todos. Ni la izquierda ni la derecha, debe ver en estas directrices europeas la base de un futuro desarrollo, ya que nos convertirá en todo lo que hemos odiado siempre, una sociedad conflictiva al modelo estadounidense, donde los valores no son nada, ni los de la izquierda, ni los de la derecha. Solo hacer dinero será lo importante, acabando con todo lo demás, abriendo el camino al crimen y a la miseria, que a todos afecta.

Manifiesto mi hostilidad y la de muchos que me rodean a dicha medida, a los individuos, que con el peso de su conciencia se atrevan a dar tan increíble paso atrás en nuestras sociedades europeas avanzadas, degradando así el nivel de vida general de las ciudadanas y ciudadanos europeos. Espero que usted, juegue el rol que le corresponde y sirva a la sociedad española en su conjunto, como miembro electo de dicho organo.

(De paso le animo a que busque en internet, se esta generando una campaña en contra de esta medida que busca organizar a la gente contra esto.)

Reciba un cordial saludo

Si deseas incluir el formulario de envio en su blog, tienes el código en el blog de Jose Rodriguez.

Irlanda acaba de votar en contra del tratado de Lisboa. Con semejantes medidas de la comisión europea, es perfectamente comprensible que los ciudadanos estén cada vez más desilusionados con el proyecto europeo. Debemos llamar a la atención a las instituciones europeas para que dejen de burlarse de nuestros derechos y que de una vez hagan caso a la opinión pública y a los derechos laborales.

domingo, junio 01, 2008

Facebook se emborracha en el Metro de Londres

Leo en The Guardian de Londres que 17 pasajeros han sido arrestados y 7 estaciones del metro de la capital británica cerradas tras una serie de borracheras convocadas en Facebook y otras redes sociales con motivo de los festejos por la última noche antes de la entrada en vigor de una nueva ley del alcalde conservador, Boris Johnson, que prohíbe el consumo de alcohol en el Tube.

Me resulta sorprendente visto que no era consciente de que se permitiera beber en el transporte londinense. A todas luces, el mandatario ha seguido la tradición de la derecha de identificar un problema inexistente y luego intentar solucionarlo a la fuerza, con tácticas y una estrategia absurdas, que sólo sirven para generar una reacción social, y que la población exija más medidas surrealistas contra más enemigos imaginados.

Se ve que muy poco cambia en el mundo imaginario del 'centro' derecha londinense. No me cuesta imaginar la sonrisa de sandía de Johnson.

domingo, mayo 18, 2008

Post Olímpica: 10 maneras de impulsar la excelencia deportiva en Madrid

Madrid aspira a ser olímpico. Propongo que esa aspiración vaya más allá del deseo del actual alcalde de dar un impulso al sector de la construcción en el momento de su declive, y que también se aproveche la ocasión para promover el deporte en la ciudad. Por lo tanto, siguen mis 10 propuestas para que Madrid no sólo sea sede olímpica, sino que sea una de las mejores ciudades del mundo para practicar deporte, y ¿por qué no? para que algunos de sus ciudadanos se coloquen alguna que otra medalla:

1) Promover la práctica de deportes de competencia en los colegios y los institutos, proporcionando las instalaciones y el material deportivo necesarios, así como suficientes horas de la semana dedicadas al deporte.
2) Dar mayores facilidades a la población para practicar deporte en un horario compatible con su trabajo. (Actualmente la mayoría de los centros deportivos madrileños sólo abren en horario laboral de manera que la mayoría de los contribuyentes de la ciudad tienen que acudir a centros privados, muchas veces más caros, más pequeños, y más lejos de su casa o su trabajo).
3) Mejorar la calidad de las instalaciones. Los vestuarios de los polideportivos madrileños son generalmente pequeños, y algunas veces se limpian con menor frecuencia que los suelos de la tasca de la esquina. Las instalaciones, sobre todo en el centro son pequeñas y anticuadas.
4) Democratizar los precios. Actualmente un bono de 10 sesiones en los polideportivos municipales cuesta 35,70€. Teniendo en cuenta que se recomienda practicar deporte como mínimo 3 veces a la semana (entre 12/14 veces al mes), el precio medio por usuario por mes ronda entre los 42 y 50 euros. Más cara que la prima mensual de la sanidad privada, y por lo tanto fuera del alcance de muchos ciudadanos.
5) Aumentar los espacios para la práctica del deporte libre: Asumámoslo. Ir a clases organizadas en un horario cerrado no es una opción realista para muchos ciudadanos que trabajan con una jornada 'flexible' y tienen cada vez menos flexibilidad para el ocio y el deporte. Encontrar, por ejemplo, que en una piscina municipal, sólo hay una calle libre para uso público, y que hay que compartirla con 10 nadadores, da poca muestra del supuesto olimpismo del capital de España. Aún más cuando las tarifas de la natación libre son más altas que las de las clases...
6) Pongámonos al nivel de Francia. Cuando estuve en Montpellier hace pocos años me impresionó la calidad de las instalaciones públicas, muy asequibles y con un nivel muy superior de la mayoría de los clubes privados madrileños, sin mencionar a los públicos. O al nivel de otras ciudades españolas como Barcelona, con instalaciones de excelencia, y no sólo por ser antigua sede olímpica. No paran de construir más y mejores instalaciones.
7) Respetar las instalaciones existentes. Sólo hay que ver las imágenes de las canchas del Polígono de África y de Salvador de Madariaga en el distrito de Ciudad Líneal, publicadas hace poco en el blog de Chus Greciet para entender la poca seriedad con la que el ayuntamiento trata el deporte madrileño.
8) Permitir la práctica del deporte durante todo el año. Actualmente todas las piscinas de natación de la ciudad cierran en el mes de agosto, y muchas también en el mes de julio, justo en el periodo en el que más gente se anima a practicar deporte. Sólo abren las grandes playas urbanas, que no son aptas para la práctica de natación como deporte.
9) Promover el ciclismo. En Londres, muchas empresas cuentan con vestuarios y duchas para permitir a los trabajadores refrescarse después de llegar al trabajo en bicicleta. Podrían dar ejemplo aquí, empezando con las consejerías y edificios municipales. Claro está, tampoco estaría demás construir algún carril ciclista y reducir espacio para los coches, para que Madrid parezca menos a la Ciudad de México, y más a una ciudad europea.
10) Ayudar a compatibilizar el trabajo con el tiempo libre. Ya está demostrado que trabajar 12 horas al día no hace nada para la productividad del país. Persuadir a los empresarios para que den pausas suficientes para que sus trabajadores practiquen deporte, (¿quizás a cambio de menos tiempo para salir a fumar? :-)), sería una excelente medida para mejorar la salud y la deportividad de los madrileños.

viernes, mayo 16, 2008

Matar murciélagos a torpedazos

Según la OJD, El País tiene una difusión de 435.083; El Mundo, 336.286; y ABC, 228.158. Si calculamos que cada ejemplar lo leen por promedio 3 personas, parece que el primero tiene más de 1.000.000 de lectores diarios, y los siguientes superan ampliamente el medio millón.

De todas formas, ¿qué utilidad tienen realmente estos datos? Si publico un anuncio en la página 17 de El País, ¿me sirven estos datos para saber cuantos lectores verán el anuncio, y cuantos de éstos entrarán dentro de mi target?

Los buscadores de Internet-, y aquí declaro un interés porque es el sector para el que trabajo-, ofrecen herramientas cada vez más sofisticadas que permiten saber cuántos usuarios visitan una página determinada, cuántos de éstos pinchan sobre un enlace publicitario, etc. Son datos muy útiles para los anunciantes que sólo tienen que pagar en función de la efectividad de la campaña, y el coste por clic. En el futuro, se extenderán también soluciones como la Segmentación por Comportamiento, que permiten dirigir mensajes exclusivamente a aquellos internautas que expresen interés por un producto determinado mediante el análisis de sus hábitos de navegación por la Red.

De todas formas, en el caso de la prensa diaria, seguimos sin saber con precisión el número de lectores de una página determinada. ¿Cuántas personas realmente leen las cartas al director o la tercera página de la sección de Sociedad?

Podemos hacer estimaciones, y en el caso de los primeros 3 diarios, la cifra seguirá siendo importante. ¿Pero tanto para pensar que se trata de la mejor forma de llegar a nuestras audiencias? Allí lo empiezo a dudar. La gente de entre 18 y 35 años, que para muchas empresas son precisamente su principal audiencia, lee cada vez menos prensa escrita. Y dudo que la mayoría de los que sí la lean, la lean con la profundidad con la que se leía hace unos años. Ser suscriptor de un periódico no quiere decir que lo leas de principio a final. Un gran número de lectores leerá sólo la portada, la última página, quizás la sección de deportes, tal vez las primeras dos páginas de las secciones nacionales e internacionales. Poco más, a veces mucho menos. El resto de las noticias las buscarán en Internet en los momentos muertos a lo largo del día. A veces, para saber hasta qué punto ha cambiado la sociedad, basta mirar tus propios hábitos. Y por lo menos en mi caso, un periódico impreso no es el mejor medio para transmitirme un mensaje de ningún tipo.

¿Y por qué son importantes estas observaciones? Precisamente porque muchas empresas siguen pensando que lo importante es el volumen de lectores, y que por ello todavía no es el momento de aumentar su inversión en publicidad a través de un canal tan fragmentado como Internet. Personalmente, creo que están equivocados, y dudo mucho que una página intermedia de un periódico impreso tenga muchos más lectores que una página equivalente de un medio online, o de unos cuantos blogs de primer nivel. Pero lo que es más importante es que para las empresas que busquen vender sus productos a un público joven, invertir en prensa escrita es peor que matar moscas a cañonazos. Es matar murciélagos con torpedos. Los departamentos de marketing tendrán sus legítimas dudas sobre un medio tan novedoso como Internet, pero si no aprenden a aprovecharlo, algún día tendrán que pagar por semejante derroche de recursos.

domingo, mayo 04, 2008

La canción de la T5 (de Heathrow)


La inauguración desastrosa de la Terminal 5 de Heathrow en Londres ha provocado la indignación de numerosos pasajeros que vieron cómo desaparecían sus maletas, llegaban a su destino sin ropa o porque simplemente se cancelaban su vuelos.

Como no podía ser de otra manera, se han proliferado los vídeos virales con publicidad negativa sobre la nueva terminal. British Airways se ha disculpado. El propietario del aeropuerto, Ferrovial... ha echado la culpa a British Airways.

"Contra las Comisiones Bancarias Abusivas"

El director de una entidad cualquiera

En los últimos meses, las entidades bancarias españolas que integran Servired han aumentado las comisiones por disponer de efectivo en hasta un 100%, en muchos casos sin avisar a los clientes de este cambio.

Cobrar una comisión a un cliente de su propia red ya era una práctica abusiva, si existen estas redes precisamente para que los clientes puedan disponer de efectivo en cajeros de otros bancos sin tener que pagar una comisión.

Hace unos años los bancos británicos, que nunca habían cobrado comisiones por sacar dinero de los cajeros de su red, intentaron introducir la misma política pero al final se echaron para atrás después de una gran campaña en su contra realizada en parte a través de Internet.

Mientras tanto, en España se siguen cobrando comisiones no sólo por disponer de nuestro efectivo, sino por el solo hecho de tener una cuenta. Es decir, si el banco nos presta dinero pagamos una comisión. Y si nosotros prestamos dinero al banco, también pagamos una comisión. ¿Dónde está la justicia en eso? ¿De verdad somos tan imbéciles?

Así mismo, los bancos nos cobran comisiones anuales por servicios tan básicos como disponer de una tarjeta de débito o por recibir publicidad por correo postal.

Los bancos españoles toman a sus clientes por tontos precisamente porque al revés de lo que pasa en otros países, nos quedamos con los brazos cruzados ante semejante despropósito.

Ha llegado el momento de unirnos en defensa de los derechos de los clientes, para que los bancos terminen de una vez con esta monumental estafa. Los consumidores también tenemos derechos, aunque estemos en España.

Para apoyar esta campaña, únete al grupo de Facebook "Contra las Comisiones Bancarias Abusivas".

sábado, mayo 03, 2008

Los peores 'pies' de Londres

Me ha hecho reír mucho este vídeo sobre las peores experiencias de la comida londinense. Vendrán tiempos mejores.

viernes, mayo 02, 2008

Ken Livingstone, ¿el fin de un mito?

Ken, el Rojo, iba al trabajo en metro


Ken, el Rojo, Livingstone era en los años 80 la última esperanza de una izquierda británica derrotada por una Margaret Thatcher que había llegado al poder con su doctrina de capitalismo salvaje, privatizaciones, transformación económica sin diálogo social, y su falso nacionalismo basado en llevar el país a guerras innecesarias con el fin de desviar la atención de los votantes mientras se ocupaba de desmontar la res pública, destruir el sistema educativo, cerrar los hospitales, y acabar con la industria minera de una manera tan rotunda e inmediata que sumaría a la mitad del país en largos años de pobreza y desempleo.

Mientras tanto, al otro lado del río Támesis, frente al palacio de Westminster y el parlamento británico, el jefe del Ayuntamiento del Gran Londres (GLC), Ken Livingstone, colgaba banderas rojas del County Hall (la antigua sede del ayuntamiento, ahora el acuario de Londres), diseñaba pasteles gigantes de papel maché para celebrar el aniversario del ayuntamiento, otorgaba puestos políticos a homosexuales e inmigrantes, y participó en una lucha sin cuartel a favor del desarme nuclear. Poco a poco se construía un mito en torno a sí como el enemigo en solitario del thatcherismo. Servía como recordatorio de que mientras el conjunto del país se giraba más y más a la derecha, Londres se mantenía como el último bastión de la resistencia.

Ken Livingstone y la Doncella de Hielo en The Comic Strip

La sra. Thatcher, con sus ¿impecables? credenciales democráticas, y su autoritarismo de hierro, incapaz de aguantar la impertinencia de un alcalde de otro partido, decidió acabar no sólo con él, sino con todo el Ayuntamiento. Años después, un grupo de cómicos británicos liderados por Robbie Coltraine, Dawn French, Rik Mayall, Adrian Edmondson y Jennifer Saunders, inmortalizaría la figura del Rojo Ken y su batalla contra la ‘Doncella de Hielo’ en la parodia televisiva, The Comic Strip, estableciendo un lugar para el ex alcalde, con su curiosa afición por criar tritones, en el imaginario colectivo de los británicos.

Londres pasaría a ser gobernado exclusivamente por las juntas de distrito descentralizadas, con cada vez menos poder para fijar impuestos, y aún menos capacidad para legislar. Thatcher prosiguió su camino centralizador, ya sin oposición, y fue cerrando todos los servicios municipales que quedaban en la capital británica. Era famosa la pista de patinaje sobre hielo de Richmond, donde de pequeño veía a la pareja mítica, Tourville y Dean, alcanzar el estrellato deportivo. Thatcher la cerró. Iría a nadar con el colegio en el gran complejo deportivo de Richmond, con toboganes de agua incluidos. También lo cerró. Cualquier cosa que sirviera para aportar algo a la calidad de vida de los londinenses, era eliminada por una primera ministra que odiaba todo lo público con una pasión ideológica sólo superable por la actual presidenta de la Comunidad de Madrid. (No sólo dejó caer en abandono el metro de Londres – no viajaba nunca en tren y decía que cualquier persona que seguía utilizando el autobús con más de 26 años podía considerarse un fracasado – también resistió durante años los planes de construir un túnel ferroviario por debajo del túnel de la mancha, empeñada en que fuera sólo para coches).

Los años posteriores los recordaremos sobre todo los que los vivimos en primera persona. La Margarita duró en el poder hasta el año 1992, sustituida por John Major tras ser derrotada por su propio partido. 5 años más tarde ganaría el poder por una mayoría apabullante, el laborista de nombre poco proletario, Anthony Charles Lynton Blair.

Una de las primeras acciones del flamante primer ministro fue restaurar la alcaldía de Londres, esta vez con un alcalde directamente elegido, pero con muchos menos poderes que la anterior. Ken, el Rojo, que en los años anteriores se había limitado a participar como invitado especial en concursos de televisión, vio su oportunidad de recuperar el poder londinense. Blair no lo quería. Se había empeñado tanto en transformar la imagen de su partido y de llevarlo a rastras hacia el centro del arco político, que no estaba dispuesto a permitir que una persona que consideraba ‘radical’ y ‘del pasado’ volviese a otorgarse el protagonismo político que supondría ser alcalde de Londres. Manipuló las elecciones primarias de su partido, otorgando sólo el 33% de los votos a los afiliados y el resto a los diputados y los sindicatos. Ken perdió pero no se rindió, presentándose como candidato independiente previa expulsión del partido laborista, y unos meses después venció en las primeras elecciones para la alcaldía con una mayoría aplastante.

La popularidad de Ken era imbatible. Se construyó su feudo en el nuevo ayuntamiento de Londres, un imponente edificio de vidrio con forma no de tritón sino de ameba, a unos cientos de metros del museo Tate Modern. Tenía en realidad pocos poderes, limitándose estos principalmente a la gestión del transporte, pero en poco tiempo inventó la medida tan controvertida como exitosa, de cobrar un canon de 7 libras al día por entrar en coche al centro de la ciudad. El dinero ganado se invertiría en renovar por completo el parque de autobuses municipales, y en mejorar el transporte público. Peatonalizó la Plaza de Trafalgar, lanzando una guerra sin tregua contra las palomas; estableció la gratuidad de los museos y se opuso a los planes del gobierno central de privatizar el metro de Londres. Era tan popular que a Blair no le quedó otro que readmitirle en el partido. 4 años más tarde volvería a ganar, esta vez como candidato laborista.

En los 4 años siguientes, tampoco defraudó. Consiguió los juegos olímpicos para la ciudad y fue halagado por su reacción espontánea, contundente y apasionada ante la barbarie terrorista de los atentados de Londres. En unas pocas palabras resumió el sentimiento de una ciudad.

Pero reincorporarse al partido laborista también le ha pasado factura. Si, como parece que está a punto de confirmarse, ha salido derrotado en las elecciones de ayer, será en gran parte consecuencia de la impopularidad del actual primer ministro, Gordon Brown. Y cederá paso al impresentable Boris Johnson, el último ejemplo de un político que llega al poder en Europa más por su excentricidad que por su capacidad de gestión o su perfil democrático. Pero el récord de Brown no sería el único motivo del fracaso. Ken, el Rojo, puede ser muchas cosas: un mito, una leyenda, un símbolo de la identidad londinense; pero está lejos de ser un santo. Se le acusa de ser padre de 5 hijos ilegítimos por 3 mujeres distintas, y culpable de numerosos casos de corrupción municipal. Su idealismo de izquierdas le ha llevado a alcanzar cuestionables pactos con políticos tan controvertidos como Hugo Chávez, con el cual firmó un acuerdo para recibir petróleo venezolano para los autobuses a cambio de ayuda social. Se ha perdido los papeles en más de una ocasión acusando una vez a un periodista del medio opositor, Daily Mail, de comportarse como un capo nazi, sólo para descubrir después que el periodista en cuestión era de origen judío. (Nunca se ha disculpado por la metedura de pata). Y se dice de él que es megalómano, tan obsesionado con mantener el poder que antes de ser elegido por primera vez en 2000, advirtió que de no poder presentarse le iba a provocar un sarpullido de la piel.

Pero diga lo que se diga de Ken Livingstone, no deja de ser un político leyendario. Era una figura fundamental en la vida británica durante mis pasados 31 años de vida. Nadie encarna mejor que Ken la idiosincrasia, la rebeldía, el progresismo, y el carácter iconoclasta del pueblo de Londres. Boris Johnson puede ser excéntrico pero ha llegado tan lejos gracias a la campaña de imagen que ha realizado su partido, el Conservador para ocultar su faceta más desagradable. En el peor de los casos será un desastre, y en el mejor un producto del aparato político de su partido. Ken Livingstone era muchas cosas, pero sobre todo era independiente, y mantenía siempre sus convicciones. Hacen falta más políticos europeos como Ken, el Rojo.