Ir al contenido principal

Madrid es más que un alcalde de derechas

El túnel de la M30, el proyecto Madrid Río, la reforma de la Plaza de Santo Domingo, la nueva plaza de la Cebada... Alberto Ruiz Gallardón se ha ganado la fama de ser el alcalde de Madrid que más obras ha hecho en la historia de la democracia. Y por eso se coloca una medalla. No por la calidad de las obras en sí, sino porque un público pasivo y complaciente ve con buenos ojos que un alcalde 'haga cosas', y aún más que haga cosas que salgan en los periódicos. Menos importante para él es que los ciudadanos de la ciudad participen en ese proceso. ¡Para eso no tienen tiempo!

Madrid para mí es y siempre ha sido una gran ciudad, y no es por nada que la he elegido como lugar para vivir. Me encantan sus gentes, sus calles, su historia, su creciente imagen cosmopolita. Estos siete años se ha convertido en mi hogar. Me inspiraba la Movida, sólo al enterarme de ella a través del cine de Pedro Almodóvar. Me inspiraba sólo pensar en la energía que se debía sentir en estas calles en los años posteriores al franquismo. La Movida era mítica, como los años 60 en Gran Bretaña, pero todavía no entendía hasta qué punto había representado un movimiento a través del cual tantos ciudadanos contribuyeron a construir la ciudad en la que ellos querían vivir. Abrieron centros culturales, auditorios, todo tipo de instalaciones en las que pudieron expresar su libertad a través de la creación artística. Todo se hizo por amor al arte, de forma voluntaria y sin ánimo de lucro.

He hablado con gente que participó en todo ese proceso, que con su esfuerzo, y con su sudor permitieron que la ciudad volviera a cobrar vida. Después continuaron el esfuerzo a través de la función pública, orgullosos de todo lo que habían construido.

Todo esto ahora es pasado. Los centros culturales ahora se están traspasando a manos privadas para que los amigos del alcalde se lucren del trabajo que han hecho los demás. Mientras tanto, cada 4 años el ayuntamiento inaugura sus nuevos túneles, sus nuevos parques, sus nuevas plazas. Pero esta vez sin la participación ciudadana. El futuro eje del Paseo del Prado se decide por consenso entre un alcalde de derechas y una baronesa de no sé qué color. Y encima los ciudadanos le votan. ¿No valdría más pensar un poco, tener ese deseo de participar, de contribuir al futuro de nuestra sociedad? ¿Es realmente tan fácil olvidar de la historia del siglo XX en la que se suprimían todos los derechos? Ahora que se goza de democracia, ¿no debemos pensar dos veces antes de ceder toda esa voluntad de crear una ciudad cívica, y una abierta, al capricho de una persona, por muy pariente del músico Albéniz y de Cecilia Sarkozy que sea? ¿Estamos tan ocupados con nuestros trabajos que estamos dispuestos a que Alberto Ruiz Gallardón gestione la ciudad de Madrid con una actitud tan conservadora y empresarial como si de un parque de ocio se tratase?

No digo que ninguna de las obras de Gallardón haya valido la pena. Hasta los dictadores aciertan en algunas cosas. Pero en la democracia, no se puede permitir que una alcalde paternalista dicte el futuro de sus ciudadanos. Madrid se construyó con la fuerza de los madrileños. Ahora toca más que nada recuperar ese espíritu de la Movida, y reivindicar el papel de la ciudadanía. De verdad, esta ciudad es demasiado importante, significa demasiado para demasiadas personas como para que un alcalde logre con los votos de los propios ciudadanos derechizar todo, privatizar todo, y destruir el alma de la ciudad. Pero no debemos sólo criticar. Debemos actuar, asociarnos a organizaciones ciudadanas, grupos de presión, revitalizar el poder cívico y volver a ganar nuestro espacio en esta, ahora nuestra, ciudad.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …