Ir al contenido principal

"Madrid sigue patas arriba. Disculpen las molestias."

"Agosto es el mejor mes para estar en Madrid". Estoy ya harto de escuchar el refrán de los que tenemos la fortuna/ desfortuno de encontrarnos en la ciudad cuando todos los demás se han ido a la playa. Los demás, opino yo, son los más listos.

¡Hace 40 grados! No se puede estar en la calle. El otro día fui a tomar una clara en una terraza del Parque de Calero a las 18,30h. No había más clientes pero igual la camarera me dijo que no entendía por qué alguien quería estar al sol a esas horas. Hacía demasiado calor.

Ayer dí un paseo por La Latina, mi antiguo barrio. El edificio que era la piscina municipal es ahora un montón de escombros con lo cual hay aún menos sombra, las calles están sucias, se amontona el polvo, por la Costanilla de San Andrés hay gente durmiendo en la calle a plena luz del día. Una hora antes me encontraba en la terraza del Café Central, disfrutando de su excelente menú del día, y aguantando los indigentes que se acercaban cada dos por tres para pedir limosnas. Había escasos turistas. Razón tienen. ¿Quién quiere estar en Madrid cuando toda la ciudad está convertida en una obra?

Los españoles tampoco quieren estar en el centro. Madrid se ha convertido en Los Ángeles (pero más cutre y ya cerró Planet Hollywood) y todo el que se lo puede permitir se ha ido a vivir a las afueras, donde la arquitectura es más fea, apenas hay vida callejera, pero al menos hay limpieza y calidad de vida. El alcalde lleva años prometiendo reformar el centro pero lo veo cada vez más degradado. En Nueva York, El Bronx se ha convertido en un barrio burgués. En cambio, en Madrid el centro se ha convertido en lo que El Bronx era en los '80. Pobreza, indigencia, y total abandono municipal. Sin servicios, sin comercios de barrio, sin instalaciones deportivas. La más pura decadencia.

No me lo explico. Cuando llegué aquí hace 9 años me encantaba la imagen de dinamismo de la ciudad. Siempre se mejoraba algo, el Metro crecía sin parar, se modernizaba, se reformaban las calles . Parecía que Madrid se iba a convertir en una ciudad cada vez más sofisticada, más moderna, más civilizada. Pasa el tiempo y todo sigue igual, o peor. Las obras son una cortina de humo, nunca mejor dicho. Llevan haciendo obras desde la Guerra Civil, nunca acaban y la ciudad no cambia de cara. Caos, desorden, mala leche.

En Londres parecía que nunca se hacía nada. Tardan 30 años en construir 10 paradas de metro. No se ven tantas obras como en Madrid, y en 3 años será sede olímpica. Pero cada vez que voy parece que la ciudad se ha mejorado. Más espacio para peatones, más limpio, más ordenado, más sofisticado. Será que las obras son más discretas, que no tienen que ensuciar todo para reformar una esquina y no tardan ni la mitad del tiempo que tardan aquí.

Las mujeres siempre critican a los hombres porque cuando queremos cambiar algo, primero tenemos que poner la casa patas arriba. Nuestra creatividad, al parecer, surge del caos. En cambio, ellas saben hacer las cosas de manera ordenada, sin trastornos o contratiempos. Se ve que los que rigen en Madrid tienen mentalidad de hombre. ¿Algún día cambiará?

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …