Ir al contenido principal

Madrid 2050


Madrid es una ciudad post-ideológica. Al ciudadano medio le importan un bledo los nacionalismos, sea el español, el serbio o el flamenco. Le trae sin cuidado si alguien es de 'izquierdas' o de 'derechas'. Lo único que le importa es que lo que se haga, se haga bien, y que Madrid sea cada día una ciudad más habitable, más respirable, más atractiva, y más rica.

Es por eso que a pesar de las sucesivas victorias regionales de una derecha rancia, que penaliza el aborto, que idealiza a los coches, que vende los colegios y los hospitales, no creo que los madrileños sean, en el sentido estricto, 'de derechas'. Y lo dice alguien que viene de un país como el Reino Unido en el que hasta la gente más de 'izquierdas' votó en 1979 a Margaret Thatcher. Los británicos no son 'conservadores' aunque hayan votado a una primera ministra conservadora, y tampoco los madrileños lo son aunque hayan votado a una condesa.

Por lo general cuando hablo con la gente, escucho comentarios tipo, 'he votado a Gallardón porque he visto que hace cosas', 'Veo muchas obras en Madrid. Me da la sensación de que las cosas se mueven, que la ciudad avanza'.

Al parecer, el ciudadano medio no valora si una obra está bien o está mal. No le importa que el soterrar la M30 sólo haya servido para aumentar el número de coches y hacer aún más irrespirable la que ya era la capital más contaminada de la UE. Lo importante es que se prometió, se votó, y se hizo. Le da igual que el alcalde prometiera para 2008 eliminar los coches más contaminantes, y que ahora diga que en realidad esperará a 2010 y en cualquier caso limitará la restricción a una pequeña zona del núcleo urbano. Le da igual que un alcalde que se dice 'progresista, y su compinche nada progresista en la Comunidad de Madrid se pasen el tiempo boicateando leyes nacionales que existen para proteger la ciudad pública como la ley antitabaco o las que capean la contaminación ambiental.

Lo único que piensa el ciudadano es que el alcalde tiene un proyecto. No sabe a donde nos llevará, en qué ciudad se convertirá Madrid, si en una ciudad europea o en Los Angeles sin Mar. Pero sabe que Gallardón ya ha avanzado mucho en su plan y que no tiene sentido decirle que 'no' ahora si nadie más propone una alternativa que capte la imaginación del ciudadano.

El Partido Socialista Madrileño ha propuesto proyectos interesantes, pero siempre lo ha hecho tarde, sin integrar cada idea en una visión global y a largo plazo que ilusione a la gente y permita ganar unas elecciones. No es suficiente oponerse a la tala de árboles, o criticar que se privaticen los hospitales y los colegios públicos. No es suficiente echar por tierra la reforma de la M30, por poco que sirva la obra al conjunto de la población si a la vez no se propone una solución alternativa. No basta criticar que la ciudad se disperse demasiado hacia las afueras, si el ciudadano percibe que la alternativa es el estancamiento y el parálisis. Y no basta prometer una línea de Cercanías de oeste a este si no se integra en una visión más completa y no se explica a los ciudadanos de una forma clara y directa, y con mucha antelación.

Los madrileños quieren que su ciudad se convierta en una ciudad global, económicamente fuerte, y con la más alta calidad de vida, capaz de competir con cualquier otra ciudad del mundo. De momento no lo es. Después de la experiencia de Pekín, la política contaminante y regresiva de Alberto Ruiz Gallardón no vale para que una ciudad sea olímpica. Ya no vale que Madrid se convierta en una ciudad norteamericana de los años '70 si puede ser una ciudad europea del año 2050. El profesional con talento no vendrá en 2010 a Madrid si las calles están sucias, no se puede encontrar un bar libre de humo, y el único reclamo de Madrid es una red de Metro que tampoco cubre las necesidades de transporte de los profesionales del extrarradio. Para ello, necesitamos un alcalde con proyección, con visión global y con imagen de estadista. No es suficiente una buena idea para reciclar mejor los residuos. Hace falta un plan para que Madrid se convierta en el número 1, y en la envidia del mundo. Es el momento de debatir, de consultar y de crear un proyecto para una ciudad sobresaliente.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…