Ir al contenido principal

Hoy somos más libres

Esta semana se ha roto el mito, promovido por la mayoría de los medios de comunicación, de que la oposición a las corridas de toros es exclusivamente un fenómeno extranjero, y de que los españoles cuando juran la bandera, también juran el amor por una tradición antiquísima que representa un aspecto esencial de la cultura del país.

En mi caso, peco de ser extranjero (Llevo 10 años en España, país al que siento una gran afinidad pero no por eso dejo de ser 'guiri'), vegetariano y antitaurino. Por eso, es motivo de especial alegría ver cómo de un día para otro, los medios se han visto obligados a asumir, por primera vez en la historia, que muchos españoles también defienden los derechos de los animales y tienen una visión más escéptica sobre algunos elementos de la 'cultura oficial'.

Soy antitaurino pero no soy talibán, ni por religión ni por ética ni por cultura. Reconozco que la lidia tiene una larga historia y que desata mucha pasión, tanto en favor como en contra. Tengo muchos amigos protaurinos y son todos muy majos. Todos tenemos nuestras virtudes y nuestros vicios por lo que no soy yo el que debe juzgar a los que disfrutan con espectáculos de tortura y muerte a ritmo de pasadoble. Lo han hecho durante siglos y cuando alguien arranca una parte tan importante de la identidad de las personas, puede ser muy traumático. Siendo inglés, no olvido cuanto sufrieron las clases trabajadoras en mi país cuando se transformó la economía en los años '80 y se cerraron todas las minas y la industria del norte. El vacío identitario todavía es patente en muchas ciudades, homogeneizadas con ningún sentido de orgullo o de pertenencia a una sociedad o una cultura, que no sea la esteril comunidad capitalista y globalizada.

Por eso, hoy no celebro la muerte de una tradición, aunque sí me parece un progreso que en una región tan importante como Cataluña se decide de forma democrática avanzar, aunque sea un poco, en el capítulo de los derechos de los animales. Me parece positivo que se haya producido este cambio de mentalidad que también refleja en mi opinión un creciente orgullo por otros aspectos de la cultura catalana que no se alimentan de la violencia. Sin embargo, hoy me conformo con la satisfacción de ver de qué manera se ha demostrado que la opinión pública en España es más diversa que la que se transmite en los periódicos tanto nacionales como extranjeros. Ver que por primera vez los que nos oponemos a la 'fiesta nacional' tenemos voz y voto, y como poco a poco los políticos y medios de comunicación de todo el país tendrán que asumir esta nueva realidad de un país más moderno, más diverso, y menos encerrado en sí mismo.

Es el país que mejor conozco y que más quiero. Es el país que descubro cada día cuando salgo a la calle y hablo con la gente. Una de las mejores cosas de España precisamente es la libertad de poder debatir y luchar por tus ideas, (casi) hasta la muerte, y terminar tan amigos como al principio. Los políticos y los medios (principalmente los madrileños de derechas) no dejarán de transmitir su agonía al ver que un tema como este se les ha ido de las manos, y que el debate público ya no tiene que girar en torno a un concepto cerrado de la 'cultura' basada en valores de otros siglos, sino en torno a valores democráticos en los que cada uno tiene voz y los argumentos se ganan recurriendo a la razón y no a la imposición con sangre del sentido de ética de nuestros antepasados.

Entradas populares de este blog

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…