Ir al contenido principal

La realidad real y la realidad virtual

Si quisiera crear una red social que se pareciera lo más cercano posible a la realidad, no pediría a los usuarios que se identificaran en su perfil con su nombre y apellidos, sino exclusivamente con su foto. Tampoco les pediría que publicasen datos de su profesión, sus gustos, su edad, intereses. Nada. Sólo su foto.

Luego, será la responsabilidad de los otros usuarios que les vayan encontrando en la red descubrir quiénes son, o por lo menos, quienes creen que son. Normalmente, la primera respuesta que les llegará será el nombre. Luego, más tarde irán descubriendo en qué trabajan, qué han estudiado, y quizás 3 o 4 meses después, quizás nunca, su apellido y, ¿por qué no? su estado civil. Así podrán ir añadiendo datos al perfil en función de la información que vayan descubriendo. Y sólo podrán ver los datos que hayan descubierto ellos mismos sobre cada uno de sus contactos. Por supuesto, podrán cotillar información a sus otros amigos y contactos, pero mediante el intercambio real, ya que esta información no aparecerá publicada en ningún sitio. De esta forma, poco a poco, irán creando una imagen más o menos completa o positiva sobre cada una de las personas con las que interactúen. Los usuarios dejarán de tener un único perfil sino tantos como amigos tienen. Incluso se podrán crear aplicaciones que midan la semejanza de la percepción que varios amigos tienen de un mismo sujeto. ¿No sería interesante saber si la imagen que damos es igual entre todos nuestros contactos o si transmitimos una imagen completamente distinta en función de con quien estamos interactuando.

Entre la percepción que tenemos de nosotros mismos y la que nuestros amigos y contactos tienen de nosotros, hay un trecho. Por eso, sería mucho más interesante que fuesen los amigos los que nos definiesen en las redes sociales. Somos como nos ven y si la imagen que transmitimos no es acorde a la imagen que queremos transmitir, somos nosotros los que tenemos que cambiar y aprender a comunicar mejor.

Crear una red social que se base no en nuestra autoimagen sino en nuestra imagen real, no sólo sería más real que virtual, sino más real que real. También sería un ejercicio excelente para las empresas, los políticos, y ¿por qué no? la gente del famoseo y la farándula. Se acabaron los tiempos de vender falsedades. Tenemos que aprender a gestionar la percepción, y no sólo controlar y censurar la información que cedemos sobre nosotros mismos. ¿Quién se atreve?

Entradas populares de este blog

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

¿En qué otro país...?

¿En qué otro país se llama 'nacionalista' a los que quieren romper la nación y no a los que la defienden?
¿En qué otro país se llama 'racista' a los que creen tener una identidad distinta a la que -a falta de otra palabra más idónea-según sus postulados pertenecen ellos, y cuando los únicos que utilizan la palabra 'raza' son los que -si fuera adecuada la palabra- pertenecerían a la 'raza mayor'?
¿En qué otro país los medios tachan día tras día en los titulares y a través de los portavoces de la corrección política de su propia ideología nacionalista a otro de 'racista' sin explicar en ningún momento por qué tal personaje es considerado de tal naturaleza, como si sólo con decirlo repetidas veces se convertirá en verdad? (Desconozco si tienen razón o no. No lo sé. No me lo han explicado.)
¿En qué otro país se olvida tan fácilmente el flirteo de un partido en ascenso con los mayores exponentes de la ultraderecha europea, pero nunca se olvidan de unos …