Ir al contenido principal

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.

Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.

Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- no nos quiso enseñar en detalle, prefiriendo él relatar el segundo, al haber sido el primero demasiado sangriento para nuestras frágiles mentes de ocho años.

Y es que los que nos educaron conocían la fragilidad del mundo. Habían visto de cerca la barbarie. Entendían que nada era permanente. Que ningún derecho tenía garantía de por vida. Y que ninguna parte del planeta era libre de culpa, o de sangre.

Sin embargo, cual Roberto Benigni en La Vita è Bella, por supuesto con las mejores intenciones, y ante la expectativa de un largo periodo de paz en Europa, querían convencernos de que ellos habían sufrido para que nosotros pudiéramos vivir en tranquilidad. Unos anos después, Francis Fukuyama proclamaría "el fin de la historia", merced del convencimiento de que la Pax Americana era definitiva, "In saecula saeculorum, amén."

Pues, hoy se empieza a atisbar que esa realidad que nos pintaban era poco más que "fake news" previa a la era de Internet, y que no solo está en tela de juicio la continuidad de la hegemonía norteamericana, sino la propia unidad de Europa.  Y con creciente frecuencia leemos como, consecuencia de los juegos de poder de personas y estados que la mayoría de los mortales carecen del conocimiento para comprender, ¡hasta Cataluña podría convertirse en la próxima Siria!

Sin embargo, vacunados por nuestros superiores gracias a esos vuelos de palomas, homenajes al borde del río o recitales de la "Oda a la Alegría", la mayoría seguimos confiados de que sobre Europa no caerán bombas, que en nuestro continente las sequías no producirán hambruna, y que nuestras deudas económicas acabarán siendo perdonadas.

Nada más lejos de la realidad. Está claro que si se rompe del todo la solidaridad europea ya quebrantada, ningún país vendrá al rescate de una España sin agua,  cada uno llegará a sus propias conclusiones sobre el destino de Cataluña, el País Vasco o las Islas Baleares, y el mundo rápidamente se dividirá en bloques que dejarán a nuestros países, una vez más, enfrentados.

No lo queremos ver. Seguimos abriendo el grifo y dejando el agua correr como si no hubiera mañana, despilfarrando recursos, o viajando por el mundo como si hacer las Américas fuera poco más que un capricho para completar a lo largo de un puente transformado en acueducto, sin reflexionar sobre el impacto en el medio ambiente o en nuestra riqueza.

Sin dejar de asumir nuestra parte de la culpa, no nos olvidemos de que nuestra necedad se debe en gran medida a nuestra pertenencia a una Generación a la que los que nos precedieron no se atrevían a darle nombre. ¡Ojalá nos pillen confesados!

Entradas populares de este blog

Hard Brexit or no Brexit: Calling bluff on this (not so) Scottish play

Being English, naturalised Spanish and living in Spain, sometimes it is difficult to know what position to take on Brexit. Seen from afar, the spectacle of a country self destructing over an issue that could have been avoided, -had David Cameron been more statesmanlike and avoided basing national policy over such a fundamental issue purely on the interests of his party-, is at the very least fascinating. One British (well, admittedly, Scottish...) commentator told me how exciting it was to watch, comparing it to a train crash in slow motion. Given how tiresome the country's eurosceptic mob has become over so many years, it is not difficult for that German word schadenfreude to come clearly into view when contemplating which of all the negative or not so negative scenarios for the country could possibly end up top should they fulfil the dirtiest of their fantasies.

Among those scenarios are options ranging from slow decline to forecasts of something not far short of the Apocalypse.…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…

Esto es lo que que deben hacer los gobiernos para resolver el problema migratorio

Los problemas normalmente no surgen de la nada, sino son consecuencia de los modelos y sistemas que como seres humanos hemos creado. Lo mismo ocurre con el 'problema' migratorio, cuyos orígenes remontan a la época de los griegos, que pusieron los primeros cimientos al concepto de ciudadanía tal y como hoy la entendemos. Muchos siglos después surgieron los nacionalismos, aunque en África las personas ya se organizaban en tribus, y en India se dividían en castas, que era un concepto similar en tanto que representaba la división de la sociedad en grupos, y por tanto, de allí surgían los conflictos que tantos baños de sangre han producido a lo largo de la historia. Y eso sin mencionar el papel de las religiones a la hora de fracturar la sociedad en identidades dispares.

De la historia del colonialismo y de la primera y segunda guerra mundial, no voy a entrar en detalle. Todos ya la conocemos bastante bien. Sin embargo, llegada la paz, las sociedades europeas no tardaron en crear n…