domingo, agosto 10, 2008

Otra vez predicando con el ejemplo....


Como si el incidente de Luis Aragonés y Thierry Henry hace 4 años no fuera suficiente, ahora se ha lucido el equipo español de baloncesto en una foto para una campaña publicitaria en la que posan con los ojos 'rasgados'.

Según The Guardian, "no se percibe la intención de ofender a los chinos, de todas formas, la imagen irresponsable seguramente provocará la controversia, y podría ser interpretada como racista". Después de un verano de tanto éxito para el deporte español, sería una pena que el recuerdo fuera ensombrecido por un incidente tan ridículo como evitable.

Opinaba José Ortega y Gasset en La Rebelión de las Masas, "el señorito es el que cree poder comportarse fuera de casa como en casa, el que cree que nada es fatal, irremediable e irrevocable. Por eso cree que puede hacer lo que le dé la gana".

Los británicos nunca han perdido la mala imagen que durante décadas transmitían sus hooligans fuera de su país y el daño a su prestigio provocado por una minoría inculta. Ahora el reiterado silencio de los medios españoles, y el encogimiento de hombros generalizado, cada vez que surgen brotes de racismo o comportamientos mal aconsejados por parte, no de hooligans, sino de los principales representantes del deporte español, otra vez más hacen correr el peligro de dañar la imagen de todo un país. Y lo peor es que esto no se trata sólo de un chiste mal pensado sino de una campaña de publicidad en toda regla. Me pregunto qué agencia la ha gestionado y cuales serán las consecuencias para ellos después de una campaña tan infame.