Ir al contenido principal

Periodistas y Twitteriteros

La mayoría de los periódicos hace años dejaron de hacer periodismo de investigación. Era más barato contratar becarios que se dedicasen a reciclar información de las grandes empresas, muchas veces sin contrastar. Ahora, parece que vemos el renacer del 'gran' periodismo del tipo que destapó Watergate. La gran diferencia es que si antes sabíamos para qué medios trabajaban los periodistas o a qué intereses obedecían, ahora la información la proporciona un hombre fantasmal, pirata informático, quien se encarga de alimentar a los periódicos con millones de documentos que éstos luego pueden ordenar, clasificar, y seleccionar a su antojo para proveer de información 'jugosa' ya empaquetada y muy 'low-cost' a sus audiencias.

El modelo es muy parecido al de las relaciones públicas, de las que soy juez y parte. La diferencia reside en la cantidad de la información que se transmite (Hay empresas que mandan 20 notas de prensa al día, aunque siempre les aconsejo que se den cuenta de su locura, pero nada tiene que ver con los millones de documentos que circulan estos días cortesía de Julian Assange (si es que este hombre realmente existe)), y en que no sabemos quién realmente tiene la propiedad de la información que se transmite, es decir, quién la filtró y a las órdenes de quién. Desde luego, hay que proteger las fuentes, pero corresponde a los periódicos emisores analizar los datos y contrastarlos antes de tomar una decisión sobre qué información van a publicar. Me temo que el 'tsunami' informativo con el que tienen que lidiar cinco medios de gran prestigio impide que efectúen esta tarea con la debida eficacia y que se convertirán en meros transmisores de información tan interesada como cualquier otra. Se pierde la objetividad; no hay tiempo para el análisis sosegado; gana el sensacionalismo.

Me recuerda a los estados autoritarios que bombardean a sus periódicos oficiales con 'noticias' oficiales que éstos se dedican a publicar en el momento más oportuno desde un punto de vista oficial. Lo más chocante es que éstos no son, por lo menos en apariencia, periódicos oficiales. Pero eso sí, tienen que ganar dinero, y mucho.

No sé todavía qué impacto tendrán las revelaciones de Wikileaks en la política internacional. No sé si el bombardeo a Irán ahora es más o menos probable. No sé si se va a caer el Gobierno de España. Tampoco sé si se juntarán las dos Coreas a instancias de China. Lo único que sé es que se trata de información seleccionada de manera oportuna según criterios sujetivos, y que su impacto obedecerá a los intereses del titeritero que está detrás de todo este show que va a durar para rato. ¿Y la verdadera identidad del titeritero? (¿O debería decir Gran Hermano?) ¡Qué va! Eso sí requeriría un ejercicio de periodismo de investigación.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …