Ir al contenido principal

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea


Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es perfectamente legitimado para ello, nos guste o no, y al margen de si o no existieran otras figuras jurídicas a las que la fiscalía española hubiera podido recurrir -y no lo hizo- que mejor reflejaran los actos del Gobierno de la Generalitat.

La culpa de lo sucedido en España y en Cataluña no recae en la justicia alemana, que no ha hecho más que cumplir con su deber. La responsabilidad de la situación en la que nos encontramos -y esa sí, muy grave tanto para el futuro y la integridad del país como para su imagen exterior- es enteramente la del gobierno de Mariano Rajoy, por inacción a lo largo de varios años ante una crisis de índole política, y finalmente por delegar su responsabilidad política en un juez de Schleswig-Holstein al fallar sobre la cuestión casi filosófica de si la violencia ha de ser física. Y es Mariano Rajoy al que habría que exigir la rendición de cuentas, no las instituciones europeas, que a diferencia de las españolas parece que sí funcionan razonablemente bien.

Visto lo visto, no entiendo por qué el Presidente del Gobierno no ha dimitido todavía, y sigue empeñado en esta huida hacia adelante en la búsqueda de culpables fuera del país, cada vez que algún órgano político o judicial se niega a avalar su pensamiento mágico. Porque por muy cierto que sea que ha habido coacciones de diversa índole en Cataluña en torno al Procés, jugar el futuro de España a un debate casi filosófico sobre si o no Carles Puigdemont, Clara Ponseti, et al fueron violentos en la convocatoria de un referéndum ilegal es cuando menos negligente. Porque por mucho que los medios de comunicación insinuasen que los Mossos de Esquadra podían estar preparados para usar la violencia, las pruebas existentes -o al menos los que se han hecho público- sólo señalan que su delito, si lo ha habido, se acercaría más al de insumisión. Y porque la justicia alemana no debería en ningún caso interpretar de forma arbitraria el crimen de rebelión.

La decisión de ayer no debe haber sorprendido a nadie. Ahora toca al Gobierno explicar cuáles serán sus próximos pasos. Y si no es capaz de encontrar el camino de salida de este jardín en el que nos ha metido, debería convocar elecciones generales para que sean los ciudadanos españoles los que encuentren la salida que a este señor tanto le elude.


Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …