Ir al contenido principal

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea


Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es perfectamente legitimado para ello, nos guste o no, y al margen de si o no existieran otras figuras jurídicas a las que la fiscalía española hubiera podido recurrir -y no lo hizo- que mejor reflejaran los actos del Gobierno de la Generalitat.

La culpa de lo sucedido en España y en Cataluña no recae en la justicia alemana, que no ha hecho más que cumplir con su deber. La responsabilidad de la situación en la que nos encontramos -y esa sí, muy grave tanto para el futuro y la integridad del país como para su imagen exterior- es enteramente la del gobierno de Mariano Rajoy, por inacción a lo largo de varios años ante una crisis de índole política, y finalmente por delegar su responsabilidad política en un juez de Schleswig-Holstein al fallar sobre la cuestión casi filosófica de si la violencia ha de ser física. Y es Mariano Rajoy al que habría que exigir la rendición de cuentas, no las instituciones europeas, que a diferencia de las españolas parece que sí funcionan razonablemente bien.

Visto lo visto, no entiendo por qué el Presidente del Gobierno no ha dimitido todavía, y sigue empeñado en esta huida hacia adelante en la búsqueda de culpables fuera del país, cada vez que algún órgano político o judicial se niega a avalar su pensamiento mágico. Porque por muy cierto que sea que ha habido coacciones de diversa índole en Cataluña en torno al Procés, jugar el futuro de España a un debate casi filosófico sobre si o no Carles Puigdemont, Clara Ponseti, et al fueron violentos en la convocatoria de un referéndum ilegal es cuando menos negligente. Porque por mucho que los medios de comunicación insinuasen que los Mossos de Esquadra podían estar preparados para usar la violencia, las pruebas existentes -o al menos los que se han hecho público- sólo señalan que su delito, si lo ha habido, se acercaría más al de insumisión. Y porque la justicia alemana no debería en ningún caso interpretar de forma arbitraria el crimen de rebelión.

La decisión de ayer no debe haber sorprendido a nadie. Ahora toca al Gobierno explicar cuáles serán sus próximos pasos. Y si no es capaz de encontrar el camino de salida de este jardín en el que nos ha metido, debería convocar elecciones generales para que sean los ciudadanos españoles los que encuentren la salida que a este señor tanto le elude.


Entradas populares de este blog

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…