Ir al contenido principal

Los No Fumadores somos Mayoría

¿Dónde estamos los no fumadores? No lo sé. ¿Nos hemos esfumado? Por lo menos en el mundo real, ya no veo a no fumadores. Ni en los bares, ni en los restaurantes, ni entre mis amigos más cercanos, no sé donde están los no fumadores. Parece que en todo este país que se llama España, se fuma. Es lo primero que se huele cuando llegas a Barajas. Victoria Beckham decía que España olía a ajo. Ojalá fuera así, no afectaría tanto a mi salud que el tabaco que infecta todo. No puedo ni abrir la ventana de mi habitación sin que entre en algún momento del día el olor a humo a través del patio interior y procedente de algún otro piso.

¿Dónde estamos los no fumadores? Dicen que somos el 70% de la población, pero nos hemos escondido. Somos tan paletos que no exigimos nuestros derechos. Sólo hay que ver los comentarios de los lectores sobre un artículo poco informado de El País para darse cuenta de que los no fumadores somos una masa crítica de la población, y estamos enfadados. Vamos a otros países, Italia, Inglaterra, Irlanda, Escocia, Argentina, y no se puede fumar en espacios cerrados. La gente acata la ley porque es una cuestión de respeto hacia los que no fuman y que quieren tener vida social sin perjuicio para su salud. En Italia, ni siquiera se permite fumar en la playa. Menos mal, porque las playas del norte de España están llenas de pitillos.

Somos muchos pero no somos. No se nos ve. Nos quedamos en casa. Los no fumadores en mi trabajo, en unos cuantos casos, se abstienen dentro de lo posible de ir a los saraos porque no quieren inhalar humo de tabaco. Bueno, no sé si será verdad, pero tengo esa teoría porque cuando salgo, parezco ser el único que no fuma. Manda la ley de la minoría, como en tiempos de Franco. Sólo que aquí la dictadura es del tabaco, de las tabacaleras, de los políticos pasotas, de los no fumadores pasivos que responden con un rotundo, 'no' cuando un taxista, un compañero, o un jefe pregunta si les importa que fume. Quiero decir, 'Sí, me importa. De hecho, no sólo me importa, me molesta. No puedo pensar si te tengo fumando delante, no puedo respirar. Tengo que alejarme 5 pasos de tí, y después no te puedo escuchar. Por favor, no fumes en mi presencia, por una cuestión de respeto'. Cuando voy a un restaurante con un grupo de amigos, y el anfitrión afirma que somos no fumadores, y a continuación una fumadora diga, '¡ay! ¡qué fastidio! ¡Pobre de mí! Pero si soy fumador', que se le responda que se busque la vida, que la mayoría no fumamos y que tendrá que esperar. ¿Y qué tiene de pobre? Si ha sido ella la que ha elegido ser fumadora. Sabía lo malo de ser fumadora, pero lo eligió. Ahora que aprenda a respetar a los que hemos elegido otro camino y no queramos volver a casa apestando a humo de tabaco.

Pero cuando salgo soy minoría. Los no fumadores poco a poco nos estamos rindiendo, nos bajamos los pantalones y nos meten el pitillo por el arco del triunfo. Cada vez más nos abstenemos de salir, de ir a bares alternativos, divertidos, de jazz, de música brasileña, de todo tipo. Ya no salimos sólo para descansar en un bar o para leer un libro. Porque no se puede. Todo apesta a eso, humo. Somos la mayoría ignorada del principio del siglo XXI, en España. Ha llegado la dictadura de la minoría, de los fumadores, de los más débiles, los que no tenían suficiente carácter como para no adoptar un hábito que sabían que tarde o temprano les iba a matar. Importaba más 'quedar bien', que actuar en beneficio de la propia salud, debido solamente a su propia inseguridad como personas. Y ahora nos tienen rehén a los que dijimos, 'no, no quiero fumar. Me asquea el humo. Y tampoco quiero oler el tuyo.'

Somos mayoría. La mayoría es fuerte. Tuvimos el valor de no empezar a fumar. Tengamos ahora el valor de reivindicar nuestros derechos, de hacer que los demás dejen de fumar en nuestra presencia. Y de poder vivir bien.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…