Ir al contenido principal

Y habló Adolfo Suárez...

Esta entrevista, publicada hoy por primera vez en el diario ABC, fue concedida hace 25 años por el primer presidente de la democracia española, Adolfo Suárez. No se permitió su publicación en su día porque, según los consejeros del presidente, había sido demasiado sincero. Lo leo, y veo que es verdad. En el contexto no se hubiera podido imaginar la publicación de un diálogo tan cándido. Además, los contenidos serían inimaginables para alguien adiestrado en las técnicas de las relaciones públicas de principios del siglo XXI. Pero apartándome del interés histórico del artículo, o su relación con la compleja situación política que vivía España en aquellos días, la entrevista me ha permitido reflexionar sobre el miedo de un político de enfrentarse a la 'bestia' de los medios de comunicación, que "sólo escriben para ellos mismos... persiguen intereses concretos... los periodistas se han convertido en correas de transmisión de los intereses de grupos determinados."

Ha pasado ese cuarto de siglo, y los periodistas siguen escribiendo por ellos mismos, o más bien por el grupo que les paga la nómina. Hay todavía alguna notable excepción, pero por lo general, en palabras de Suárez, "los comentarios políticos suelen ser mensajes que no entiende casi nadie", y los grandes grupos mediáticos aprovechan esa falta de comprensión para manipular la opinión pública, con una total falta de respeto hacia la inteligencia de sus lectores.

Ahora invito a mis lectores a leer el artículo, que es muy largo, pero primero me quedo con una parte, que me parece apto incluso en 2007:

«Y es más: me reuní con los intelectuales gallegos que habían criticado el Estatuto de Galicia. Los he llamado reservadamente. Los he invitado a almorzar. He ido con el estatuto y lo he puesto encima de la mesa: «Señores, vamos a mirar artículo por artículo dónde está la ofensa a Galicia...» ¡Y me confesaron que no lo habían leído!... Cuando todos ellos se habían manifestado públicamente en contra... Sólo porque Alfonso Guerra había dicho que aquello era una ofensa a Galicia. Y Fraga había dicho que aquello era una ofensa a Galicia... Así que funcionaban simplemente por el ruido del tam-tam de la selva. Yo repito a menudo que en España está ocurriendo un fenómeno muy grave: las cosas entran por el oído, se expulsan por la boca y no pasan nunca por el cerebro... casi nunca pasan por la reflexión previa».

«Pero es un hecho que está ahí; que sucede. Y luchar contra ello es muy difícil... Yo he intentado combatirlo muchas veces... ¡Y así me va!»

Así nos va. Pero tal y como enseñan en las escuelas de comunicación, no se puede luchar contra ello, hoy en día hay que entender y actuar dentro del campo de juego de los medios de comunicación. Pero me atrevo a preguntar, ¿a donde nos lleva esa cadena de manipulación? ¿Cómo puede un periódico hoy en día ser realmente independiente y analizar los hechos con detenimiento para llegar a unas conclusiones objetivas? Sólo espero que todo aquel que piense embarcar en un nuevo proyecto periodístico, que haya leído esta entrevista, y que obre en consecuencia. Los medios son fundamentales para el buen funcionamiento de una democracia, pero, por desgracia, los periodistas no siempre representan a sus lectores, y entonces cuando un político se cabrea, hay que respetar que algo de razón tiene, aunque no sea necesariamente la única razón de su cabreo...

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…