Ir al contenido principal

¿Quién necesita a los inmigrantes?

Hace dos semanas estuve de vacaciones en Roma. Nunca había estado y no sabía lo que iba a encontrar, tanto había escuchado en los últimos meses por parte de Berlusconi y sus ultras de que el país estaba inundado por una marea de inmigrantes, y de gitanos que comían sus bebes. Entonces, cual fue mi sorpresa cuando descubrí que escasamente había trabajadores extranjeros, por lo menos en comparación con ciudades españolas como Madrid o Barcelona. Las tiendas, los bares, los restaurantes, el transporte público eran casi siempre regentado por italianos. ¡Qué curioso! Por mucho que la mayoría de los trabajos sean para los italianos, el país lleva años con la economía estancada, los servicios públicos son un caos, las ciudades están sucias, el transporte es un desastre. ¿De verdad es posible que un país no funcione sin que la culpa sea de los extranjeros?

España en cambio hasta hace muy poco llevaba años creciendo, en gran parte gracias a la llegado de inmigrantes que encontraron trabajo en la construcción y los servicios, pagaban impuestos dando solución al envejecimiento de la población autóctona, y ayudaban a dinamizar la economía y crear una sociedad más abierta, más tolerante, y más diversa en todos los sentidos. Ahora la economía se estanca y la reacción de las autoridades es pagar a esa gente que tanto ha contribuido a los años gordos para que vuelva a su país de orígen.

Pero, ¿cuánto se puede equivocar? No nos engañemos. España no volverá a enriquecerse con la construcción. Demasiado grande ha sido el debacle como para que luego se permita otra burbuja inmobiliaria como la de los últimos años. Ahora las prioridades serán otras. España, como país europeo que es, no puede seguir siendo una economía 'low cost'. Como siga así, ¿quien pagará para cenar en sus restaurantes cada vez más caros y ferranizados? Tiene que promover la economía del conocimiento, la creación de empresas de alta especialización, posicionarse en la misma línea de países como Alemania, Holanda o el Reino Unido. Pero seamos realistas, esto no se va a conseguir de la noche a la mañana mediante la intervención directa del estado en la economía. En cambio, sí se puede lograr si se abre al país a gente de la más alta calificación, gente con vocación empresarial, atraída por la calidad de vida, el clima, la belleza del país, y el único factor que falta que sería una economía dinámica y las condiciones adecuadas para desarrollar su negocio en España.

Todavía son pocos los que dan el paso. Los salarios son bajos, las universidades son mediocres, el exceso de regulación les estorba. Ni siquiera se respetan sus calificaciones si las empresas de ingeniería son tan caraduras que consideran un título de la Complutense de mayor prestigio de uno del Massachussets Institute of Technology or Imperial College de Londres. Es demasiado difícil conseguir un permiso de trabajo si no eres europeo. Pero al bloquear la entrada a estos profesionales por envidia o por nacionalismo se impide la dinamización del empleo, el intercambio de conocimiento, el aumento de la competitividad de las empresas locales y la resultante modernización del país. ¿Por qué la gente más calificada termina en Canadá, en Estados Unidos o en Australia? Porque allí pueden realizar todo su potencial. En España, como en Francia, como en Italia no lo pueden. Y para España ha llegado la oportunidad de ser el primero de esos tres países en ayudarles a conseguirlo porque nunca llegará a ser la California de Europa si no impulsa la entrada a los indios, asiáticos y otros extranjeros altamente calificados con los conocimientos necesarios para crear empresas y generar empleo de calidad.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …