Ir al contenido principal

Microcelebrando


Dos noticias:

1) El hombre más gordo del mundo, el mexicano Manuel Uribe, se casa.

2) El País entrevista a Sofía de Oliveira, una chica de 24 años, famosa por ser.... la usuaria española con más contactos en MySpace: Más de 129.000 en el momento de hacer la entrevista, ahora seguramente unos cuantos más. Según ella, menos de 10 de los cuales realmente son amigos.

Dos noticias, aparentamente poco relacionadas, salvo que se tratan de dos personas que se han hecho famosas no por ostentar un cargo público, o lograr un importante hito humano, sino simplemente porque en diversa medida, llaman la atención.

La primera es más tradicional. Desde hace muchos años el Guinness Book of Records nos ha ayudado a conocer a aquellas personas que por algún motivo, se destacan del resto de la humanidad, bien por sus éxitos, bien por sus desgracias, o bien por el puro azar de la naturaleza. El segundo es el ejemplo moderno, el fenómeno de los 'microcelebrities': Personas que se han hecho famosas a través de Internet, y no siempre porque ellos lo hayan querido, sino porque la comunidad de internautas, o empresas interesadas (en este caso seguramente la propia empresa, MySpace), han decidido, previa autorización del sujeto, hacer público su caso y surfear sobre la publicidad resultante.

Está claro que como táctica de comunicación, resulta bastante más económica que contratar como prescriptor de marca a un Fernando Alonso, a un Rafael Nadal, a un Javier Sardá, y a veces incluso más eficaz. Llama la atención, sale en todos los medios online, en los diarios gratuitos, en la televisión, y la marca se da a conocer sin haberse invertido un duro. Se genera polémica, debates en tertulias de radio, en foros de Internet, en mi blog... La noticia está servida.

¿Pero de verdad es justo este fenómeno? Está claro que la chica se buscaba la fama. Una persona humilde, del barrio de Lavapiés que quería darse a conocer para un día llegar a ser modelo. De momento, nadie ha mostrado su interés. Pero sí ha logrado su primer objetivo, incluso quizás se haya hecho el ridículo, o no. Pero, ¿Deben las empresas incentivar estas prácticas? ¿Cómo recordará la chica este tema de aquí a 20 años? ¿Cómo soportará la fama al salir a pasear por el barrio, de repente convertida en una especie de avatar virtual perdido en el mundo real, mitad Show de Truman, mitad Second fusionada con First Life. Todos somos seres libres pero, ¿Es ético promover que la gente haga las cosas más absurdas con tal de generar publicidad? ¿Cuántos más lo intentarán ante la crisis económica? ¿Es un fenómeno igualitario? ¿Es más fácil sacar a una chica inocente de Lavapiés que a una hija de familia de clase media alta de La Moraleja? Acordémonos de que si esta vez la acción ha sido controlada, mantenida dentro de los límites de la respetabilidad por la empresa que la ha promovido, no siempre es así. Y cuando crezca el fenómeno, ¿a qué estarán dispuestas las empresas con tal de identificar sus propios microcelebrities? ¿Nos meteremos en un mundo de vicio y de explotación en el que las empresas exploten a la gente de la calle para ganar la fama que buscan para sus accionistas? ¿No son capaces de ganar publicidad por sus logros o por hacer algo por la humanidad en vez de pedir que los demás hagan el ridículo por ellos?

No voy a dar respuestas a estas preguntas. No las tengo. Pero creo que por lo menos se deben plantear.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…