Ir al contenido principal

Vientos de intolerancia

La muerte en un accidente de coche del líder de la ultraderecha austriaca, Jorg Haider, debería hacer temblar más que uno. Y es que en plena crisis financiera, cuando miles de personas están perdiendo su trabajo y las comparaciones con el crac de '29 son cada vez más comunes en los medios de comunicación, el peligro de que un político repugnante como era Haider se convierta en una especie de mártir populista, podría dar aún más fuelle a ideas intolerantes y la búsqueda de 'cabezas de turco' para echar la culpa por la actual situación económica global.

La situación de Austria puede parecer lejana vista desde España, país gobernado por la centroizquiera, y halagado por los medios de comunicación europeos como un modelo de tolerancia y libertad. Pero en los últimos días, ya empiezo a percibir un aumento de los comentarios xenófobos, e incluso rozando el antisemitismo entre los lectores de algunos de los prinicipales periódicos online. Uno, aparecido hoy en elpais.com al pie de un artículo sobre la crisis financiera, culpa a los judíos por haber creado la mayoría de los bancos y gestores de fondos de inversión que ahora están siendo hostigados por la crisis.

Hace apenas una semana, la revista The Economist, en un editorial sobre el éxito de la extrema derecha europea cita un estudio realizado por el proyecto de Actitudes Globales de la consultora norteamericana, Pew Institute, que revela que España es el país europeo con la actitud más negativa hacia la comunidad judía. Según la encuesta, el 46% de los españoles tienen opiniones negativas sobre los judíos, frente al 36% de los polacos, y el 25% de los alemanes. Habrá que atacar el problema de raíz y hacer una profunda campaña para eliminar la ignorancia sobre una de las religiones que más han aportado a nuestra civilización, y sin la cual no se entendería nuestra identidad cultural como españoles o europeos.

Entradas populares de este blog

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

¿En qué otro país...?

¿En qué otro país se llama 'nacionalista' a los que quieren romper la nación y no a los que la defienden?
¿En qué otro país se llama 'racista' a los que creen tener una identidad distinta a la que -a falta de otra palabra más idónea-según sus postulados pertenecen ellos, y cuando los únicos que utilizan la palabra 'raza' son los que -si fuera adecuada la palabra- pertenecerían a la 'raza mayor'?
¿En qué otro país los medios tachan día tras día en los titulares y a través de los portavoces de la corrección política de su propia ideología nacionalista a otro de 'racista' sin explicar en ningún momento por qué tal personaje es considerado de tal naturaleza, como si sólo con decirlo repetidas veces se convertirá en verdad? (Desconozco si tienen razón o no. No lo sé. No me lo han explicado.)
¿En qué otro país se olvida tan fácilmente el flirteo de un partido en ascenso con los mayores exponentes de la ultraderecha europea, pero nunca se olvidan de unos …