Ir al contenido principal

Aquellos cerebros imparables


Hace años, los que emigraban de Europa, principalmente a las Américas, iban sin billete de vuelta. Las distancias y los costes de trasladarse eran tales que en la mayoría de los casos no existía la posibilidad de regresar, al menos en el corto plazo.

Hoy, no es así. Los que tenemos la fortuna de haber nacido en los países avanzados, y de tener un cierto nivel cultural, formamos parte de un mercado laboral que es cada vez más global y tan grande como nuestra inquietud y afán explorador. Ante esta realidad, es comprensible que cuando no existan oportunidades laborales en un sitio iremos a otro para poder así ganar más experiencia allá donde nos toque. Lo mismo que ocurre en sentido inverso en los tiempos de bonanza económica.

Me resulta, por lo tanto, bastante absurdo leer editoriales como el de El País de hoy, que habla de una transferencia de talento perjudicial para los intereses de España, país que ha financiado su formación. Me pregunto qué esperan. ¿Que estos profesionales se queden en España para engrosar las filas de paro y perder empleabilidad? 

Es precisamente el nivel sociocultural y la educación de estos españoles el principal factor que les permite marcharse y ganar experiencia, abrirse al mundo, y quizás algún día regresar para aportar algo de lo que han aprendido para hacer avanzar su país.La educación de la que se han beneficiado –todo lo opuesto a lo que sugiere el editorial- abre un círculo virtuoso que no hará más que beneficiar a largo plazo a la economía local. Lo único que hace falta para que vuelvan es que los políticos españoles y europeos tomen las medidas que permitan que los jóvenes españoles tengan las mismas oportunidades que tuvieron los que lideraron la economía durante la transición de crear empresas y de generar riqueza. Las mismas oportunidades que tantos empresarios hoy envejecidos, millonarios e incapaces de levantarse de una vez de sus sillas para ceder el protagonismo a las generaciones más jóvenes, les quieren negar.

El otro día vi un reportaje de la TVE sobre los nuevos emprendedores españoles. Entrevistaron a unos cuantos y la casi totalidad de ellos tenían un denominador común. Contaban con padres -y en algunos casos abuelos- con la capacidad y la buena disposición de financiar el 100% de su inversión, es decir, unas cifras de 30.000 euros para arriba. El canal público no fue capaz de identificar ni a uno sólo que hubiera conseguido el apoyo de alguna entidad financiera. Y seguramente había unos cuantos con hipotecas adquiridas a los años gordos, como si aquello se hubiera tratado de una buena inversión.

Ante esta realidad en la que las oportunidades empresariales se limitan a una élite con suficiente capital económico como para financiar las hazañas de sus descendientes biológicos, que los más preparados se marchen a tierras más fértiles es tan real como inevitable. Pero si se quiere que algún día vuelvan, la política del avestruz ya no servirá a los dirigentes españoles. Quizás cuando se levanten y abran los ojos, también se abra la oportunidad para que este país vuelva a arrancar y a atraer tanto a sus ciudadanos como a más personas como yo, que se educaron gracias a los contribuyentes de otros países, unos países que no nos critican con aquella mentalidad provinciana por querer conocer mundo y crecer tanto personal y profesionalmente.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…