Ir al contenido principal

Mi ‘relaxing café con leche’

¿Qué es Londres sin el Big Ben? ¿París sin la Torre Eiffel? ¿Nueva York sin la Estatua de la Libertad? ¿o Alemania sin la Puerta de Brandemburgo? Desde luego, para el turista no serían casi nada, y aunque la experiencia del foráneo de cualquiera de estas ciudades, por supuesto puede ir mucho más allá de estos iconos de la historia y de la identidad, no dejan de ser los elementos en los que basan el recuerdo los millones de ciudadanos que los han transitado a lo largo de las décadas y los siglos. Pero Madrid, ¿qué es y con qué símbolos nos enorgullecemos de nuestra ciudad?

Nuestra alcaldesa no electa se refirió a un hipotético ‘relaxing café con leche’ en la Plaza Mayor en la presentación de la candidatura olímpica, aunque por el tono de su discurso no pareciera que ella misma hubiera vivido con gran frecuencia esa particular experiencia. Los medios y los ciudadanos no tardaron en burlarse de ella por referirse a una plaza en estado de perpetuo deterioro y abandono por parte del Ayuntamiento que para pocos residentes de nuestra capital sigue estando en el centro del día a día. Y mucho menos el ‘relaxing cup of coffee’ en un lugar donde predominan las cañas, los pinchos de tortilla y los bocadillos de calamares.

Pero, ¿por qué tiene que ser así? ¿Por qué nos avergonzamos tanto de un símbolo que debería ser el orgullo de nuestra ciudad? ¿Por qué pica tanto al madrileño que los extranjeros sigan identificando a Madrid con la Plaza Mayor? Y es un hecho que en la mayoría de los ‘modernos’ reclamos publicitarios de la ciudad, se fija más hoy en día en otros elementos: ¿unas cuatro torres enormes situadas en una zona poco accesible de la ciudad que no destaca precisamente por su densidad demográfica? ¿Un par de torres inclinadas que hoy en día pocos saben quién las ocupa? ¿Unos barrios de las afueras desalmadas, homogéneas y carentes de viandantes? ¿Un estadio olímpico con forma de peineta que nadie sabe muy bien para qué sirve?

Al igual que la capital norteamericana puede definirse con la imagen que de ella presentó el director, Woody Allen, Madrid para los extranjeros sería, creo yo, el de la Movida, el de las películas de Almodóvar, el del arte, el de los Borbones y los Austrias, el de la Plaza España, la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, el Reina Sofia,…” Sin embargo, hoy en día, para asombro del que se adentra en nuestra ciudad, las torres de la Plaza España están vacias; la Puerta del Sol se parece a una escena de la película, Blade Runner, y la Plaza Mayor a una feria comercial de lo paleto y la hortera, mientras el Reina Sofia intenta aguantar el tipo como un oasis en medio de un desierto hace mucho tiempo abandonado por los ‘nativos’ de la ciudad.

El asesor de Ana Botella tenía razón. Estos son los símbolos en los que piensan los extranjeros escuchan el nombre, “Madrid” y los principales activos con los que tenemos que vendernos. Sin embargo, sonaba raro viniendo de la boca de una de las personas que más ha hecho para apoyar el desplazamiento de la población hacia las afueras, el deterioro del casco urbano, y en definitiva, la pérdida del corazón y el alma de la ciudad.

Entradas populares de este blog

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…