Ir al contenido principal

Mi ‘relaxing café con leche’

¿Qué es Londres sin el Big Ben? ¿París sin la Torre Eiffel? ¿Nueva York sin la Estatua de la Libertad? ¿o Alemania sin la Puerta de Brandemburgo? Desde luego, para el turista no serían casi nada, y aunque la experiencia del foráneo de cualquiera de estas ciudades, por supuesto puede ir mucho más allá de estos iconos de la historia y de la identidad, no dejan de ser los elementos en los que basan el recuerdo los millones de ciudadanos que los han transitado a lo largo de las décadas y los siglos. Pero Madrid, ¿qué es y con qué símbolos nos enorgullecemos de nuestra ciudad?

Nuestra alcaldesa no electa se refirió a un hipotético ‘relaxing café con leche’ en la Plaza Mayor en la presentación de la candidatura olímpica, aunque por el tono de su discurso no pareciera que ella misma hubiera vivido con gran frecuencia esa particular experiencia. Los medios y los ciudadanos no tardaron en burlarse de ella por referirse a una plaza en estado de perpetuo deterioro y abandono por parte del Ayuntamiento que para pocos residentes de nuestra capital sigue estando en el centro del día a día. Y mucho menos el ‘relaxing cup of coffee’ en un lugar donde predominan las cañas, los pinchos de tortilla y los bocadillos de calamares.

Pero, ¿por qué tiene que ser así? ¿Por qué nos avergonzamos tanto de un símbolo que debería ser el orgullo de nuestra ciudad? ¿Por qué pica tanto al madrileño que los extranjeros sigan identificando a Madrid con la Plaza Mayor? Y es un hecho que en la mayoría de los ‘modernos’ reclamos publicitarios de la ciudad, se fija más hoy en día en otros elementos: ¿unas cuatro torres enormes situadas en una zona poco accesible de la ciudad que no destaca precisamente por su densidad demográfica? ¿Un par de torres inclinadas que hoy en día pocos saben quién las ocupa? ¿Unos barrios de las afueras desalmadas, homogéneas y carentes de viandantes? ¿Un estadio olímpico con forma de peineta que nadie sabe muy bien para qué sirve?

Al igual que la capital norteamericana puede definirse con la imagen que de ella presentó el director, Woody Allen, Madrid para los extranjeros sería, creo yo, el de la Movida, el de las películas de Almodóvar, el del arte, el de los Borbones y los Austrias, el de la Plaza España, la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, el Reina Sofia,…” Sin embargo, hoy en día, para asombro del que se adentra en nuestra ciudad, las torres de la Plaza España están vacias; la Puerta del Sol se parece a una escena de la película, Blade Runner, y la Plaza Mayor a una feria comercial de lo paleto y la hortera, mientras el Reina Sofia intenta aguantar el tipo como un oasis en medio de un desierto hace mucho tiempo abandonado por los ‘nativos’ de la ciudad.

El asesor de Ana Botella tenía razón. Estos son los símbolos en los que piensan los extranjeros escuchan el nombre, “Madrid” y los principales activos con los que tenemos que vendernos. Sin embargo, sonaba raro viniendo de la boca de una de las personas que más ha hecho para apoyar el desplazamiento de la población hacia las afueras, el deterioro del casco urbano, y en definitiva, la pérdida del corazón y el alma de la ciudad.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …