Ir al contenido principal

Que si algún político ha inventado algo nuevo en los últimos 50 años

¿Por qué tanta desafección política? ¿Será porque desde la creación del estado de bienestar, nadie ha propuesto nada nuevo aparte de la doctrina del neoliberalismo que es, en efecto, la negación del Estado?

Cada cuatro años se debaten las mismas cosas, se sacan las mismas consignas, se recurren a los mismos miedos, de si unos nos van a devolver a fascismo o si otros nos devolverán al estalinismo. Pero los únicos temas sobre los que sí se debaten de verdad son, básicamente, cuatro:

1. Si el Estado debe permitir o prohibir la libertad personal sobre decisiones que afectan única y exclusivamente al individuo y por tanto no requieren la intervención estatal.
2. Si los gitanos tienen la culpa de todo.
3. Si la última decisión de ir a la guerra con Estados Unidos fue acertada o no.
4. Si España podría o debería romperse.

Sobre el papel del Estado en relación a temas que realmente lo conciernen y que afectan a toda la sociedad, ni se habla, el medio ambiente ni se menciona, sobre cómo dar respuesta a los problemas antiguos con soluciones nuevas no de dice ni mu. Hecho extrañísimo teniendo en cuenta cuanto se ha hablado en los últimos 20 años de 'revolución' en materia de ciencia o tecnología. Tanta ciencia y las consultas de los médicos siguen pareciéndose a las de los años 60.

Me pregunto si en los últimos treinta años, en España o en cualquier otra parte de Europa a algún político se le ha ocurrido alguna idea realmente original que no fuera más de lo mismo. Y también me pregunto si a algún ciudadano se le ocurre alguna idea para acabar con la inercia actual y para llevarnos a la acción. Y es que la pregunta del millón tiene que ser, ¿cómo sería nuestra forma de vivir hoy en día si los que nos gobiernan tuvieran la misma creatividad del que inventó la pantalla táctil o la autopista de la información y no del inventor de las radiales de Madrid?

Vivimos en una época en la que se auguran enormes cambios en la sociedad pero cuando miramos a nuestro alrededor, en el fondo podemos ver que no ha habido ninguna época menos creativa que la actual y que en lo fundamental, año tras año, no cambia nada. En este contexto, ¿a alguien le sorprende tanta desafección? 

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…