lunes, octubre 21, 2013

Que si algún político ha inventado algo nuevo en los últimos 50 años

¿Por qué tanta desafección política? ¿Será porque desde la creación del estado de bienestar, nadie ha propuesto nada nuevo aparte de la doctrina del neoliberalismo que es, en efecto, la negación del Estado?

Cada cuatro años se debaten las mismas cosas, se sacan las mismas consignas, se recurren a los mismos miedos, de si unos nos van a devolver a fascismo o si otros nos devolverán al estalinismo. Pero los únicos temas sobre los que sí se debaten de verdad son, básicamente, cuatro:

1. Si el Estado debe permitir o prohibir la libertad personal sobre decisiones que afectan única y exclusivamente al individuo y por tanto no requieren la intervención estatal.
2. Si los gitanos tienen la culpa de todo.
3. Si la última decisión de ir a la guerra con Estados Unidos fue acertada o no.
4. Si España podría o debería romperse.

Sobre el papel del Estado en relación a temas que realmente lo conciernen y que afectan a toda la sociedad, ni se habla, el medio ambiente ni se menciona, sobre cómo dar respuesta a los problemas antiguos con soluciones nuevas no de dice ni mu. Hecho extrañísimo teniendo en cuenta cuanto se ha hablado en los últimos 20 años de 'revolución' en materia de ciencia o tecnología. Tanta ciencia y las consultas de los médicos siguen pareciéndose a las de los años 60.

Me pregunto si en los últimos treinta años, en España o en cualquier otra parte de Europa a algún político se le ha ocurrido alguna idea realmente original que no fuera más de lo mismo. Y también me pregunto si a algún ciudadano se le ocurre alguna idea para acabar con la inercia actual y para llevarnos a la acción. Y es que la pregunta del millón tiene que ser, ¿cómo sería nuestra forma de vivir hoy en día si los que nos gobiernan tuvieran la misma creatividad del que inventó la pantalla táctil o la autopista de la información y no del inventor de las radiales de Madrid?

Vivimos en una época en la que se auguran enormes cambios en la sociedad pero cuando miramos a nuestro alrededor, en el fondo podemos ver que no ha habido ninguna época menos creativa que la actual y que en lo fundamental, año tras año, no cambia nada. En este contexto, ¿a alguien le sorprende tanta desafección?