Ir al contenido principal

¡Qué paradoja la monarquía española!

Los medios internacionales -y también algunos españoles- se muestran confusos respecto a la Proclamación de Felipe VI.

Parece que se sorprendieron con la austeridad de la ocasión y con el hecho de que, "ni siquiera hubiera una coronación." Hace falta aclarar que la monarquía española tiene suficiente historia como para no tener que hacer una copia hortera de las tradiciones británicas a la hora de realizar el juramento del nuevo Jefe de Estado. La corona española no se lleva en la cabeza. Parece que nunca ha sido así, y que siempre se han realizado proclamaciones con la corona como símbolo y no como objeto de vestuario.

Sin embargo, tratándose de la primera proclamación en democracia, es cierto que cabía un cierto grado de improvisación y que hubieran podido organizar un día más solemne, algo que no se ha hecho en gran parte por el carácter acomplejado de la monarquía parlamentaria española. Sin embargo, ¿por qué tantos complejos?

No quiero inmiscuirme en detalles históricos en este post sino simplemente expresar mi curiosidad por la peculiaridad de la institución monárquica española. Me ha llamado la atención, en particular, el simbolismo del uniforme del monarca que con sus cruces y condecoraciones no esconde la identidad profundamente católica del jefe de un estado laico. Desde luego, en el Reino Unido, la monarca no tiene por qué sentirse avergonzada por su religión al ser, además de jefa de estado, jefa de la iglesia anglicana, religión 'establecida' en Gran Bretaña, y por tanto, completamente legitimada. Además, su papel en dicha iglesia permite que realmente, más allá de reinar, tenga una influencia más directa en la espiritualidad de una mayoría de británicos, que por poco que la 'practiquen' se sienten de alguna forma identificados con la religión 'oficial' del país.

En España, en cambio, por mucho que los ciudadanos se tomen un descanso en festivos religiosos -curioso que se eligiera al Corpus Christi como día para la Proclamación del nuevo rey-, participen en hermandades y cofradías y se emocionen con desfiles de capuchinos en Semana Santa, su relación con la Iglesia es mucho más ambigua, y desde luego, no se puede mostrar sin complejos en un día tan señalado como el de ayer. Y es que la monarquía en nuestro país se ha impuesto como 'árbitro' de un modelo de estado básicamente republicano como si se tratara no como una parte institucionalizada del país sino como una especie de 'observador externo', como única manera de garantizar la estabilidad de un estado que no se puede poner de acuerdo sobre su nombre, su composición geográfica o siquiera las letras de su Himno Nacional.

España no es un país monárquico sino, quizás, en diferentes momentos republicano, juancarlista o felipista, según la oportunidad del momento. Es una república con un jefe de estado que se elige por razones no democráticas sino dinásticas, pero con una familia real que ha ganado su riqueza en pocos años y que tiene que medir mucho sus palabras como si se tratara no de parte del tejido social del país, sino de una fuerza invasora, que ni siquiera comparte su religión con el Estado.

En este contexto, es imposible esperar -como reclamaban muchos corresponsales extranjeros- un gran festejo nacional para marcar la llegada del reinado de Felipe VI. Por mucho que tal iniciativa ayudase a 'vender' la marca España, iría totalmente en contra de la compleja identidad de un país que todavía está en construcción y que tiene una relación cuando menos ambivalente con sus líderes. Fueron muchos que salieron a la calle con sus colores y sus banderas y la Plaza de Oriente estaba atiborrada de gente. Sin embargo, estoy seguro de que muchos fueron a observar un 'espectáculo' sin entender o sentirse igual de identificados con el fondo de la cuestión como lo haría un sueco o un británico.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …