Ir al contenido principal

Un país feudal en todo menos en nombre

Tras el anuncio de la abdicación del Rey Juan Carlos, me surge la duda de quién es realmente nuestro Jefe de Estado. Me refiero, ante todo, a su categoría social y su posición en la sociedad española.

La pregunta es importante porque la respuesta podría ayudar a explicar por qué ha tenido que abdicar y sobre todo, por qué justificó su abdicación como el 'sine qua non' del cambio generacional en España.

La Reina de Gran Bretaña, que ha tenido sus crisis pero actualmente disfruta de un gran prestigio social, desde luego, se ha logrado situar por encima no sólo de las batallas políticas sino también de los cambios que han tenido lugar en la sociedad a lo largo de su reinado. Se debe a que la institución monárquica británica cuenta con una fuerte separación del resto de los poderes de la sociedad. El país se transforma, los gobiernos van y vienen y la Reina tiene la obligación de asumir, y hasta interiorizar esos cambios. Observar la monarquía británica desde fuera es algo parecido a seguir las telenovelas, Eastenders o Coronation Street. Los personajes, los valores y los paisajes cambian año tras año, pero la marca y la identidad básica sigue siendo la misma. Según la particular versión del 'storytelling' a la que recurren los responsables de comunicación de la casa real británica, en el siglo XXI Isabel II es fan del iPod, el iPad y el iPhone y entiende perfectamente las preocupaciones de las nuevas generaciones del Reino Unido, entre ellas la gran cantidad de inmigrantes que componen un país tan diverso y multicultural. (No tanto su marido, famoso por sus meteduras de pata pero la Reina siempre ha sabido mantener el tipo).

En cambio, en España la figura del Rey no ha logrado la misma separación, hasta tal punto que su llegada al trono de alguna forma personificó la llegada al poder de la generación que acabaría liderando la transición española. La suerte de los fundadores de periódicos como El País, los que hoy siguen siendo los grandes empresarios españoles, y en definitiva, el conjunto del 'establishment' político y económico de nuestro país ha estado siempre estrechamente ligada a la del monarca. La vida del rey  antes de alcanzar la jefatura de Estado se asemejaba, además, mucho más a la vida de estos otros personajes que a la de un aristócrata tradicional. Por ello, su capacidad de identificarse y hacer gala de esa tan famosa 'campachanería' ante sus 'barones plebeyas'. Y no es por nada que la caída de la reputación de la familia real esté ligada a la del resto de las instituciones de nuestro país. Todas están compuestas del mismo tejido.

Mientras tanto, hoy por hoy el 50% de los jóvenes están en paro y llevan años criticando las dificultades de arrebatar una parte del poder a la generación de la transición. Pues, parece que todos los estamentos están controlados por personas cercanas al Rey, tanto físicamente como desde la perspectiva de sus valores. En este contexto, la afirmación de Juan Carlos de que su abdicación fue motivada por la necesidad de abrir paso a una nueva generación sólo parece avalar la tesis de que para que caigan el resto de los dominós y pueda empezar un traspaso de poder a las nuevas generaciones, el primero que tiene que marcharse y dar ejemplo es él.

Eso en el Reino Unido sería imposible. Que la Reina siga viviendo hasta los 100 años, salvo para su hijo, da un poco igual. La sociedad seguirá cambiando, Isabel II aparentará ser siempre moderna a pesar de su edad, y se reunirá con los 'celebrities' de todas las generaciones, sin sentirse ligada más a unos que a otros. Mientras tanto, en España, Felipe VI encarnará la llegada al poder de una generación que hoy tiene entre 40 y 50 años y que seguirá envejeciendo junto a él, al igual que el resto de las instituciones del país. Mientras tanto, los que hoy tienen entre 20 y 40 años gritarán en las calles para que ellos finalmente tengan el trato que merecen. Tristemente para ellos, la Infanta Leonor sólo tiene 8 años por lo que, de momento, tendrán que esperar.

Parece que a pesar de ser una monarquía constitucional, la estructura de la sociedad española sigue siendo básicamente feudal, los barones siguen chupando de la misma teta, y hasta que se acabe la leche no habrá posibilidad de pasar página y afrontar los nuevos retos de un mundo que avanza a un ritmo  vertiginoso. El Rey lo ha entendido y ha actuado, pero no debería ser así.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …