Ir al contenido principal

Moción de censura: la cabra siempre tira al monte

El anuncio de la composición del primer Consejo de Ministras y Ministros de Pedro Sánchez ha servido para recordar, y con gran claridad, un hecho que en los últimos tiempos se había quedado en el olvido: el PSOE del siglo XXI es un partido de centro.

Que muchos de los nombramientos le hubieran valido a un gobierno de Albert Rivera, es prueba de que el proyecto de Ciudadanos sobró porque España ya cuenta con partido que defiende las posiciones del centro del espectro político. De hecho, la mayor parte del tiempo cuenta con dos, ambos de los cuales se han intercambiado en el poder a lo largo de los últimos 40 años, generando una competencia, más o menos eficaz, que he permitido una alternancia real, aún teniendo en cuenta la incapacidad del modelo institucional español de evitar los casos de corrupción que hemos visto en todos los niveles de la sociedad: a nivel del Estado, y por supuesto, también autonómico.

El PP y el PSOE tradicionalmente han tenido discursos más radicales cuando han estado en la oposición, e incluso estando dentro del Gobierno alterna la escenografía, aunque las políticas sobre los asuntos esenciales se mantienen más o menos iguales. Ambos partidos defienden el orden constitucional actual. Ni siquiera el gobierno de Zapatero, que la oposición criticó por excesivamente laíco, rompió con el concordato entre el Estado y el Vaticano; y en materia economíca, cuando llegó el momento de la verdad, el último gobierno del PSOE aplicó las medidas de austeridad que exigía la Unión Europea para evitar el rescate.

Aquí es necesario hacer un paréntesis y señalar que en aquel momento, cuando Zapatero cambió de rumbo y echó la frenada a sus políticas de expansión fiscal, me parecía a mí una decisión acertada. Con esas medidas evitó la intervención directa de los poderes externos en la política económica de nuestro país, y lo que hubiera sido más grave, en nuestro estado de bienestar. Sin embargo, también fue natural que en ese momento de crisis, una gran parte de la izquierda -más extrema- abandonó al PSOE, y acabó más tarde en manos de Podemos. Porque la escenografía cuenta, y siempre ha contado para que los sectores de la sociedad considerados más extremos se mantengan dentro de los partidos que son leales al actual modelo de Estado. Roto ese pacto, los viejos partidos se dividen, sea el PSOE por la izquierda (Podemos o IU), o el PP, por la derecha (Vox).

Ante esta realidad, Ciudadanos quería presentarse como la solución para los que nos considerábamos centristas y no entendíamos por qué, a diferencia de lo que ocurría en otros países, cuando los partidos tradicionales ocupan un espacio más centrado en el espectro político muchos de sus votantes los abandonan. Sin embargo, no contó con el hecho de que los votantes naturales -y ante todo la militancia- del PSOE y el PP- no son, por lo general, de extremos. Que sólo podían gobernar cuando lograban encandilar a los votantes más de izquierdas o de derechas, no significaba que sus votantes más leales coincidieran con ese perfil. Cuando llega el momento de la verdad, la cabra siempre tira al monte, y eso es lo que ahora ocurrirá cuando los votantes naturales del PSOE vean que votando a Pedro Sánchez pueden tener un Gobierno más o menos afín a su ideología.

Es, en mi opinión, por este motivo que Sánchez no ha querido pactar con Podemos e incluir en su Gobierno ministros de esta formación política. Por muy de izquierdas que sean, no son ideológicamente afínes a las ideas del PSOE, y lo único que conseguiría sería atraer votos más radicales a costa del voto moderado. A fin de cuentas, el líder socialista ha optado por pastar en el mismo terreno de siempre, y no muy lejos de donde antes pastaba un tal Felipe.

¿Y qué significa esto para Ciudadanos? En primer lugar, desmonta la idea de que el partido de Rivera buscaba renovación. Lo que realmente quería era ocupar el mismo espacio que ya ocupaba el PSOE o el PP cuando turnaban en el Gobierno, eliminando a los dos y estableciéndose como una especie de PRI mexicano, siempre centrado e invencible in saecula saeculorum, amén. Sin embargo, ahora que el PSOE ha desahuciado al partido naranja del centro político, a este no le quedará otro que volver a ocupar el espacio por la derecha del PP, que es la misma posición que ocupó cuando fue creado, cuando se unió al partido europeo Libertas en el Parlamento Europeo. Es esto lo que quería Rajoy y es esta la razón por la que este no dimitió, decisión que hubiera beneficiado políticamente a Rivera más que a su propio partido.

Podemos, por su parte, seguirá ocupando un espacio a la izquierda del PSOE, como antes hacía Izquierda Unida, aunque sospecho que este espacio seguirá siendo algo más amplio que en décadas anteriores. Sánchez tendrá que adoptar formas a la hora gobernar que le permitan pescar en ríos de Podemos pero el contenido de sus políticas seguirá siendo esencialmente de centro. Y en absoluto es una traición, porque estas políticas son las que quieren los que se sienten votantes naturales del PSOE, por mucho que el lenguaje político de los primeros años de Zapatero confundiera a la opinión pública. De la misma forma que El País nunca ha sido un periódico de izquierdas, el PSOE moderno tampoco es un partido de izquierdas en el sentido clásico, aunque sólo ha podido gobernar con los votos de la izquierda. Lo demás es pura parafernalia.

Entradas populares de este blog

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…