Ir al contenido principal

Sí, los ministros y ministrables deben cumplir la ley como cualquier ciudadano, y por muy injusta que sea

La ley debería ser igual para todos, y debería funcionar.

Recién llegado a España, uno de mis profesores me comentó que ojalá aquí se hicieran las cosas como se hacen en los países del norte. Le repliqué que yo provenía, al parecer, de un país 'del norte', y que en mi país, al igual que en cualquier otro, existía el deseo de que se hicieran las cosas tan bien como las hacían en los 'del norte'. No fue difícil llegar a la conclusión de que todos buscamos el norte y que los únicos que de verdad lo encuentran mueren congelados.

El último que se ha lanzado a esa conquista ha sido el líder de Ciudadanos (C`s), Albert Rivera, que ha encontrado en Dinamarca o en Noruega, o en yo qué sé qué país, su El Dorado, que habría que copiar para poder ligar a las suecas. Sin embargo, tengo la fortuna de haber visitado a algunos de aquellos países, y por mucho atractivo que tengan -y lo tienen, de eso no hay duda- sus ciudadanos también encuentran muchas cosas de que quejarse. De si el papá estado ha sustituido a los valores más básicos de solidaridad entre seres humanos, de si ya no es necesario esforzarse y lo más importante es que las cosas funcionen más o menos, y muchas veces menos que más. Es decir, la mediocridad, Ikea Style.

La única conclusión que he podido sacar es que ningún país es perfecto, y que todos podemos aprender unos de otros. Y eso me lleva a desconfiar de los que denostan lo propio para intentar copiar a lo ajeno, porque sólo se puede construir partiendo de lo que ya tienes, y si lo que ya tienes lo destruyes, vas a tener que volver a empezar desde una posición de gran desventaja respecto a los demás. Una lección muy importante para los españoles, que tienen una sociedad muy antigua y que han podido cometer muchísimos errores a lo largo de la historia. Los suficientes como para poder aprender de su propia experiencia sin tener que desprestigiarla y plagiar a los modelos de unos países que hace apenas un siglo estaban abocados a la pobreza y que han conseguido todo lo que tienen a lo largo de unos pocos decenios.

El futuro del país no se encuentra, por tanto, en Oslo o Estocolmo, sino debajo de nuestros pies. Pero dicho eso, sí hay cosas que podemos aprender también de las experiencias ajenas. Y una de ellas es que la legitimidad de los estados no viene dada por Dios. Y las leyes son legítimas cuando la sociedad en su conjunto las percibe como justas y beneficiosas.

La dimisión del flamante Ministro de Cultura, Màxim Huerta, ha generado algunas reacciones que ignoran esta norma básica de las supervivencia de las democracias modernas. Y es que unos cuantos comentaristas, entre ellos Salvador Sostres en el ABC, han defendido a Huerta porque, según sostienen, no es una persona corrupta y  su relación con Hacienda ha sido la que hubiera tenido cualquier otro español en su lugar. Que a fin de cuentas todos intentamos pagar lo mínimo utilizando todos los resortes que tenemos a nuestro alcance, y que si nos pillan levantamos las manos y pagamos.  Que no por ello hay que impedir que gente buena y con talento ocupe los más altos puestos del estado.

Mirando como está el patio, algo de razón tendrá. ¿Qué emprendedor del sector privado querrá ocupar un cargo público, a la vista de que casi todas las empresas españolas en algún momento han tenido algún roce con la Administración? ¿Cómo podemos tener talento en nuestro gobierno excluyendo a los que se han arriesgado levantando el país, aún si alguna vez han buscado algún truco para engañar al fisco.

Sin embargo, la respuesta, como diría Dylan, está soplando en el viento. Si las leyes no son justas, cámbialas para que así sean. Si no es posible levantar un negocio sin caer en las garras de Hacienda, diseña un modelo impositivo que sí lo permita. Si no se puede ser autónomo en este país sin tener que pagar más en impuestos que el dinero que ganas, ¿por qué sigue siendo España casi el único país del mundo donde esto ocurre? ¿Y por qué a los políticos no se les ocurre cambiar el sistema si no se puede ser político y cumplir la ley?

Máxim Huerta ha sido ministro. Se ha demostrado que incumplió la ley. Es decir, hizo lo que no debía porque se creía con el derecho de trucar el sistema para que funcionase a su favor. Como quien dice, "quien hace la ley, hace la trampa", creía conocer la trampa y tropezó. ¿Podemos tener en el Gobierno a alguien que ni siquiera respete el sistema tributario del país que quiere gobernar? No, en absoluto es admisible, y si con esta regla se descarta que el 80% de los españoles puedan ocupar puestos de responsabilidad en el sector público lo que habría que hacer es crear un sistema que fuera justo y ejecutable, y con el que cada ciudadano pudiera entender cómo se invierte cada euro en beneficio de su propio bienestar y el de la sociedad en su conjunto. Y que se haga cumplir. Sólo con esa mentalidad se podrá conseguir que se extienda el civismo, y que realmente se denoste a los que no paguen, porque su incumplimiento de las normas básicas de la sociedad nos acaba perjudicando a todos, a nuestra salud, y a la educación de nuestros hijos. Hasta que llegue ese día, caiga quien caiga, cualquier ministro que pillen incumpliendo la ley, por muy absurda que sea, debería dimitir. Porque ellos son los primeros que la podrían cambiar, y no lo hacen.

Entradas populares de este blog

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…