Ir al contenido principal

El drama de la inmigración es nuestra tragedia, no podemos aislarnos de ella

¿Qué haría un inmigrante si desaparecieran los buques de las ONG de las costas de Libia?

Muchos comentaristas miran a Australia, donde con mano dura lograron reducir la migración desde Indonesia. Sin embargo, ¿se puede comparar la inmigración indonesia con la africana?

Los que vienen de Libia no son libios. Vienen de lugares tan dispares como Eritrea, Somalia o Afganistán. Los libios no los quieren. Los odian. Los torturan, los violan y los matan. Una vez en Libia, tienen que salir de Libia. Como sea, aunque sea hundiéndose en el mar.

De verdad, quitando los barcos y cerrando los puertos, ¿acabaremos con esta infamia? Las alternativas más 'pragmaticas' tampoco son la panacea. Consisten básicamente en dar apoyo a Libia y a otros países del norte de África para que no lleguen hasta allí. Es decir, no  acabar con el problema, sino evitar que muestre su cara en las fronteras europeas y en las pantallas de nuestras teles. Y es que los mexicanos tratan peor a los guatemaltecos que Trump a los que quieren cruzar la frontera de Estados Unidos, y mejor no hablar del trato que Marruecos da a los mauritanos o Libia a los sudaneses.

A fin de cuentas, nos enfrentamos a una grave crisis de migraciones, en parte por la creciente desigualdad entre los países ricos y los pobres, y en mayor medida por la crisis medioambiental que provoca el cambio climático, y que obliga a la gente a moverse para sobrevivir.

No podemos cerrar nuestras fronteras y nuestros ojos a esta realidad que afecta a nuestro planeta porque nuestra historia europea no se puede entender sin tener en cuenta la compleja relación que hemos tejido con el resto del mundo. Y porque no vivimos solo gracias a nuestras tierras sino también a nuestro aire y nuestros océanos. En definitiva encerrarnos sería meternos en una cárcel y solo nos quedaría morir.

Entradas populares de este blog

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

¿En qué otro país...?

¿En qué otro país se llama 'nacionalista' a los que quieren romper la nación y no a los que la defienden?
¿En qué otro país se llama 'racista' a los que creen tener una identidad distinta a la que -a falta de otra palabra más idónea-según sus postulados pertenecen ellos, y cuando los únicos que utilizan la palabra 'raza' son los que -si fuera adecuada la palabra- pertenecerían a la 'raza mayor'?
¿En qué otro país los medios tachan día tras día en los titulares y a través de los portavoces de la corrección política de su propia ideología nacionalista a otro de 'racista' sin explicar en ningún momento por qué tal personaje es considerado de tal naturaleza, como si sólo con decirlo repetidas veces se convertirá en verdad? (Desconozco si tienen razón o no. No lo sé. No me lo han explicado.)
¿En qué otro país se olvida tan fácilmente el flirteo de un partido en ascenso con los mayores exponentes de la ultraderecha europea, pero nunca se olvidan de unos …