Ir al contenido principal

El drama de la inmigración es nuestra tragedia, no podemos aislarnos de ella

¿Qué haría un inmigrante si desaparecieran los buques de las ONG de las costas de Libia?

Muchos comentaristas miran a Australia, donde con mano dura lograron reducir la migración desde Indonesia. Sin embargo, ¿se puede comparar la inmigración indonesia con la africana?

Los que vienen de Libia no son libios. Vienen de lugares tan dispares como Eritrea, Somalia o Afganistán. Los libios no los quieren. Los odian. Los torturan, los violan y los matan. Una vez en Libia, tienen que salir de Libia. Como sea, aunque sea hundiéndose en el mar.

De verdad, quitando los barcos y cerrando los puertos, ¿acabaremos con esta infamia? Las alternativas más 'pragmaticas' tampoco son la panacea. Consisten básicamente en dar apoyo a Libia y a otros países del norte de África para que no lleguen hasta allí. Es decir, no  acabar con el problema, sino evitar que muestre su cara en las fronteras europeas y en las pantallas de nuestras teles. Y es que los mexicanos tratan peor a los guatemaltecos que Trump a los que quieren cruzar la frontera de Estados Unidos, y mejor no hablar del trato que Marruecos da a los mauritanos o Libia a los sudaneses.

A fin de cuentas, nos enfrentamos a una grave crisis de migraciones, en parte por la creciente desigualdad entre los países ricos y los pobres, y en mayor medida por la crisis medioambiental que provoca el cambio climático, y que obliga a la gente a moverse para sobrevivir.

No podemos cerrar nuestras fronteras y nuestros ojos a esta realidad que afecta a nuestro planeta porque nuestra historia europea no se puede entender sin tener en cuenta la compleja relación que hemos tejido con el resto del mundo. Y porque no vivimos solo gracias a nuestras tierras sino también a nuestro aire y nuestros océanos. En definitiva encerrarnos sería meternos en una cárcel y solo nos quedaría morir.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…