Ir al contenido principal

Manolito y su Pito


Manolito
Originally uploaded by Adrian WA Elliot.

España: El paraíso del fumador dentro del mundo desarrollado

España pronto puede convertirse en uno de los pocos países del mundo avanzado que no protege los derechos de los no fumadores. En Italia, Irlanda, Escocia, y dentro de poco en Francia y en Inglaterra, estará prohibido fumar en lugares públicos. En gran parte de los estados federados de EEUU también está prohibido fumar en bares y restaurantes, y en Argentina, se ha legislado al respecto de manera que en ciudades como Buenos Aires, en todos los locales de menos de 100 metros cuadrados, está prohibido el humo. En los más grandes, sí se puede fumar, pero sólo dentro de las zonas habilitadas para este fin.

En España en cambio, todo sigue más o menos igual que hace 20 años. A principios de 2006, entró 'en vigor' una nueva ley según la cual se establece como norma que se puede fumar en todos los locales y restaurantes de menos de 100 metros cuadrados. En los espacios más grandes, en teoría se introduce la obligación de disponer de zonas habilitadas para fumadores que no pueden superar el 30% del espacio útil del local. Pero en la práctica, no se cumple. Debido a la estructura política 'casi federal' en España, las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular (PP), entre ellas Madrid, han decidido boicotear la norma y en estas comunidades no se hace ningún esfuerzo para inspeccionar los locales con el fin de hacer que se cumpla la flamante ley.

Según mis propias fuentes, la ciudad de Salamanca, para dar un ejemplo, tiene un solo bar sin humo en todo el centro de la ciudad. Lo que es más, algunos bares que al principio del año decidieron crear espacios sin humo, pronto se echaron para atrás debido a las protestas de los fumadores. Salamanca está gobernada en la actualidad por el PP, al igual que la comunidad autónoma a la cual pertenece, Castilla y León, y todo parece indicar que desde la administración local o regional, no se toma ninguna medida para hacer que se cumpla la ley.

Pero la realidad es que por mucho que se cumpla o no se cumpla, la ley no deja de ser una farsa. La enorme mayoría de los bares y restaurantes en este país tienen un tamaño inferior a 100 metros cuadrados, por lo que la ley no les afecta en absoluto y pueden hacer lo que les da la gana. Los trabajadores en estos locales, aunque no sean ellos mismos fumadores, tienen que trabajar hasta 10 horas al día en un entorno perjudicial para su salud, y así lo demuestran todos los últimos estudios médicos.

España siempre ha estado en la cola a la hora de proteger a los derechos de los no fumadores, y hasta finales del año pasado, hasta en las oficinas (incluidos periódicos, agencias de prensa, televisiones, etc.) era bastante común ver las columnas de humo que salían de los ceniceros de los puestos de los trabajadores.

Muchos insisten que se ha dado un paso hacia adelante, y unos cuantos formadores de opinión, aparentemente liberales, incluso se han atrevido a sugerir que ya se ha ido demasiado lejos y que en realidad se están acosando a los fumadores con esta nueva ley. Mientras tanto, a los no fumadores, sólo nos queda encoger los hombros, mirar para el otro lado y tapar la nariz, mientras nuestros 'amigos', 'compañeros de trabajo', y líderes políticos, se suiciden lentamente, e intenten arrastrarnos con ellos. Manolito sigue sin entender.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…