Ir al contenido principal

A la defensa del bipartidismo


El próximo 9 de marzo, no sé hasta donde llegará la abstención, pero tengo claro que unos cuantos ya han decidido que no van a votar por uno de los dos grandes partidos.

Se ha puesto de moda la idea de que este sistema es antidemocrático. Escucho comentarios del estilo de, "son siempre los mismos discursos"; "No nos ofrecen nada a los indecisos"; "¿Porqué tengo que elegir entre el discurso guerra civilista del PSOE o el discurso rancio y antisocial del PP?"; "Si al final el que gane hará lo de siempre y se aliará con los nacionalistas".

Argumentos tienen. En todos los sistemas democráticos, gobierne quien gobierne se tiende a un centrismo político, y se pierde la sensación de poder cambiar las cosas. Parece que todo está organizado, que todo sigue un esquema y que el votante medio no pinta nada. Según este discurso, con tintes marxistas, pero la mayoría de las veces apropiado de manera maquiavélica por la derecha, todo es una gran conspiración de los poderosos, de la gente ilustrada, del establishment, en contra de la voluntad del proletariado.

En España, Francia, Alemania, Estados Unidos, el Reino Unido,... siempre gobierna uno de dos partidos. En un bar en el barrio berlinés de Kreuzberg, el primer día de la legislatura de Angela Merkel, un profesor de comunicación social me comentó acerca de la Gran Coalición que se había acordado entre los dos partidos mayoritarios alemanes: "El SPD es una mierda, el CDU es una mierda, y cuando juntas dos mierdas, ¿qué tienes? Un olor asqueroso".

Para los que no participan directamente en la política, siempre es fácil quejarse de que no les tienen en cuenta. ¿Pero quien tiene que tenerlos en cuenta si no ellos mismos que pueden participar pero no lo quieren? ¿No es por eso que vivimos en democracia? Es obvio que ningún partido me va a representar en todas las cosas en las que yo cree. En un sistema de partidos, es nuestro deber democrático elegir el partido para el que nos sentimos más afines. Pero luego si no participamos en la organización, si no debatimos, si no nos hacemos oír, ¿cómo nos vamos a quejar si luego pensamos que todos los demás están sordos a la opinión de la gente de la calle?

A la derecha le gustan estos argumentos. No le gusta mucho hablar de democracia de partidos. Elige sus líderes a dedazo, desprecia el papel del Congreso, y recurre a un discurso demagógico para arañar votos a los ciudadanos más alejados de la realidad política. Le conviene que piensen que todos los partidos apestan y que no vayan a votar porque los suyos siempre lo harán con eficiencia militar y saldrán ganando.

Por supuesto, podemos apoyar a partidos pequeños. Pero si no hacemos nada, ¿cómo nos vamos a quejar si ningún partido consigue quitar protagonismo a los dos grandes? El 90% de los votantes sabe a qué partido van a votar. Está claro la minoría restante también tiene el derecho de decir lo que piensa, de elegir un partido o de crear otro. Y en el caso de optar por la primera opción, de participar en la militancia, en los debates, en el juego democrático.

Los partidos principales tienen que modernizarse, e ir en busca del voto del centro, de transmitir mensajes inclusivos que reflejen las preocupaciones y las aspiraciones del conjunto de la población. Tienen que rejuvenecerse desde abajo hasta arriba. Lo pueden hacer de dos formas. La primera, a través de la mercadotecnia, al estilo del nuevo laborismo de Tony Blair, convirtiendo el partido en una especie de club de fans, en el que las políticas se definan por medio de estudios de mercado, 'focus groups', y toda la parafernalia del marketing de producto. La segunda es mediante la mayor participación de los ciudadanos. ¡Afiliados a un partido! ¡Idos a las reuniones de distrito!, ¡Debatid!, amigos, ¡Debatid! Pero basta de esa actitud pasiva de que todo está mal y la culpa es siempre de los demás.

Entradas populares de este blog

Hard Brexit or no Brexit: Calling bluff on this (not so) Scottish play

Being English, naturalised Spanish and living in Spain, sometimes it is difficult to know what position to take on Brexit. Seen from afar, the spectacle of a country self destructing over an issue that could have been avoided, -had David Cameron been more statesmanlike and avoided basing national policy over such a fundamental issue purely on the interests of his party-, is at the very least fascinating. One British (well, admittedly, Scottish...) commentator told me how exciting it was to watch, comparing it to a train crash in slow motion. Given how tiresome the country's eurosceptic mob has become over so many years, it is not difficult for that German word schadenfreude to come clearly into view when contemplating which of all the negative or not so negative scenarios for the country could possibly end up top should they fulfil the dirtiest of their fantasies.

Among those scenarios are options ranging from slow decline to forecasts of something not far short of the Apocalypse.…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…

Esto es lo que que deben hacer los gobiernos para resolver el problema migratorio

Los problemas normalmente no surgen de la nada, sino son consecuencia de los modelos y sistemas que como seres humanos hemos creado. Lo mismo ocurre con el 'problema' migratorio, cuyos orígenes remontan a la época de los griegos, que pusieron los primeros cimientos al concepto de ciudadanía tal y como hoy la entendemos. Muchos siglos después surgieron los nacionalismos, aunque en África las personas ya se organizaban en tribus, y en India se dividían en castas, que era un concepto similar en tanto que representaba la división de la sociedad en grupos, y por tanto, de allí surgían los conflictos que tantos baños de sangre han producido a lo largo de la historia. Y eso sin mencionar el papel de las religiones a la hora de fracturar la sociedad en identidades dispares.

De la historia del colonialismo y de la primera y segunda guerra mundial, no voy a entrar en detalle. Todos ya la conocemos bastante bien. Sin embargo, llegada la paz, las sociedades europeas no tardaron en crear n…