Ir al contenido principal

El Debate Electoral: Primera Ronda

Se ha terminado el primer debate electoral entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Algunos proclamarán la victoria de unos o de otros. Tengo claro quien yo considero el ganador, pero también reconozco que en los aspectos más técnicos,- no tanto el contenido de cada discurso sino en las formas de debatir-, el resultado no ha sido especialmente concluyente. Y conviene hacer algunos breves comentarios al respecto.

Este primer debate, tal y como se había acordado entre los dos partidos, fue liderado por Rajoy, en el sentido de que en cada turno, y en cada apartado temático, le tocó a él proponer los temas, y hasta cierto punto dirigir la agenda. En la segunda ronda le tocará a Zapatero, pero esta vez fue el turno de Rajoy, y en este caso eligió los temas que le resultaban más cómodos, que no son necesariamente los que más interesan a los votantes. Optó por el mismo discurso demagógico de los últimos 4 años. Acusó al Presidente del Gobierno de agredir a las víctimas del terrorismo, le acusó de romper el consenso territorial, de no prestar atención a la economía, de perder protagonismo en el marco internacional. Hizo un montón de acusaciones con poco fundamento, y no propuso nada. En los 3 minutos que le otorgaron para cerrar el debate, se limitó a leer un discurso preparado, muy bueno desde una perspectiva retórica, pero sin propuestas concretas de ningún tipo.

Zapatero le respondió con mesura. En ocasiones parecía tenso pero fue adquiriendo soltura a lo largo del debate. Su cara, sobre todo en el primer tiempo, dilató un claro nerviosismo, pero en lo global acertó en lo más importante, que era llevar el debate a su terreno, hablar de los avances de la legislatura que está por terminar, de los progresos sociales, del impresionante crecimiento económico, del cambio de rumbo en política exterior, de las mejoras en seguridad ciudadana. Se presentó como un político de convicciones, y casi hasta el final evitó entrar al trapo de las duras acusaciones de carácter personal que le hacía su contrincante.

El candidato socialista no se cortó al comparar sus logros con la experiencia del anterior gobierno, en el que Rajoy era ministro. Creo que a estas alturas a los votantes les interesa más el futuro que hablar del pasado. De todas formas, viendo que el líder popular había intentado centrar el debate en el terreno de la demagogia y de datos y cifras de cuestionable credibilidad, es comprensible que Zapatero se haya visto la necesidad de defender su récord político, y de demostrar la falsedad, y la hipocresía del discurso de Rajoy.

Rajoy demostró seguridad y confianza, aunque en su caso parecía perder un poco los papeles a medida que avanzaba el encuentro y al final se le veía más enfadado y a la defensiva. Tenía menos que perder, empezando con una desventaja en las encuestas, mientras Zapatero salía como claro favorito. El líder popular transmitió esa imagen cercana, campechana, pero a la vez muy provincial que le caracteriza. Pero sin ofrecer una alternativa. Nadie sabe lo que realmente quiere. Intenta, en el último momento, disfrazarse de político comprometido con lo social, pero esa imagen choca con la realidad de los pasados 4 años en los que ha llevado cada avance, cada progreso social que ha hecho España al Tribunal Constitucional. Y no propuso ninguna medida, ninguna ley concreta. Sabía que no era el foro para recordar a sus votantes de los planes de Pizarro de privatizar los servicios públicos, de los planes de Ángel Acebes de anular el matrimonio de los homosexuales, de los planes de Arias Cañete de expulsar a los inmigrantes que no sepan donde tirar las cabezas y la piel de las gambas. De estos temas no habló. Y me lleva a la conclusión de que mientras Zapatero habló de las cosas que él realmente quiere para el país, Rajoy se limitó a hablar de las cosas que él cree que quieren los votantes , pero que no se las va a dar.

Del debate, no ha surgido un nuevo Winston Churchill. Al margen de de mis preferencias políticas, reconozco las virtudes y las debilidades de la actuación de cada candidato en el debate. Creo que Zapatero tenía que haberse mostrado más duro, más convencido de sus logros, que son muchos, y de la visión que él tiene para España. También tendría que haber hecho un mayor esfuerzo para destapar la falsedad, y la hipocresía de Rajoy, y del Partido Popular en general. Lo hizo bien, pero algo le faltó.

En lo global, y ahora hablando sólo de la estructura del debate, creo que han salido poco de las pautas que tenían marcadas, y que el debate parecía demasiado rígido, demasiado controlado, algo falto de dinamismo. Pero después de 4 años de crispación política, me parece un enorme logro el sólo hecho que se haya podido producir semejante encuentro a dos semanas de las elecciones. Algo que en el Reino Unido curiosamente sigue resultando impensable.

La segunda ronda será el próximo lunes, 3 de marzo. Esperaremos a ver si en la segunda vuelta se consigue un poco más dinamismo en el duelo, y esa pasión tan necesaria para lograr una mayor participación el 9 de marzo. Pero estoy seguro que los votantes indecisos lo que más quieren es que se cambie el discurso de los políticos, de manera que tenga un tono más optimista, más acorde con los progresos de España en los pasados 30 años y con las ganas de seguir avanzando. Zapatero tiene un discurso de optimismo, de situar a España al nivel de los demás países europeos, tanto en lo económico como en lo social, pero si a Rajoy le gusta más hablar del terrorismo y de la cuestión territorial, no creo que haga mucho para aumentar la participación. Y eso, a lo mejor, es justo lo que él quiere.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…