Ir al contenido principal

¿Muerte al blog? ¡Ni vivo!


¿Se están muriendo los blogs? En las últimas semanas he leído numerosos artículos en prensa sobre la crisis en la blogosfera, sobre los incontables internautas que han decidido que la figura del 'bloguero' no era la suya y que en vez de seguir luchando por ganar audiencia, era mejor optar por la ciber'eutanasia'. Joaquín Moral, un blogger que para el alivio de los que regularmente leemos sus entradas de Desde el Scriptorium, no piensa tirar la toalla, recoge la opinión de Paul Boutin de Wired, de que la proliferación de las Redes Sociales ha hecho que los blogs parecen "taaaaaaan 2004". Según esta 'escuela de blogpensamiento', la blogosfera ha alcanzado tal punto de saturación que resulta harto imposible captar la atención de los internautas ante el auge de empresas de blog profesionales y medios online; y que las características multimedia de las redes sociales han hecho mella en los blogs textuales, que parecen ya anticuados.

La idea me sorprende, y por mi parte no me ha hecho plantear el abandono de mi blog, que ni que decir tiene, ni es profesional, ni tiene ánimo de lucro. De hecho, si hace unos meses parecía más práctico y rápido transmitir mis opiniones a través de herramientas como Facebook, Twitter o Tuenti, ahora son precisamente estas redes las que se han saturado y en cambio, el blog se mantiene como el medio más adecuado a la hora de segmentar mis audiencias, interactuar con personas afines, personal o profesionalmente, según unos criterios preestablecidos, y para analizar temas de una manera más analítica y seria.

En Facebook se reune todo el mundo, en los blogs en cambio, me comunico con compañeros de profesión, que comparten los mismos intereses. Sólo hay que comparar la calidad de los comentarios de los lectores que se publican a pie de artículo en los medios online con las 'conversaciones' entre personas con nombre y apellidos en la blogosfera para confirmar que éste sigue siendo la mejor forma de interrelacionarse y de analizar temas en mayor profundidad.

Es verdad que no voy a ganar un segundo sueldo por tener un blog, y tampoco que me voy a hacer famoso, pero no lo he pretendido nunca. Hay demasiados blogs y demasiada poca audiencia para repartirla entre todos. Sin embargo, como medio para conversar entre profesionales de un mismo sector, o como indica Joaquín, como una herramienta de comunicación corporativa, a los blogs les queda bastante camino por recorrer. Y ahora no son sólo texto, se pueden incorporar widgets de las redes sociales, herramientas que permiten a los lectores comunicarse en tiempo real con los bloggers, así como vídeo, audio o imágenes fotográficas.

En el futuro, los blog se convertirán en el 'dashboard' profesional de los internautas, su carta de presentación ante el mundo virtual, y si hay que competir por el interés de los lectores, mejor que mejor. Ningún medio me ha ayudado más, y en el mismo instante de su publicación, para identificar cuales de mis ideas o opiniones pueden ser de interés para un público más amplio. Es un aprendizaje continuo, y pretendo que siga así.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …