Ir al contenido principal

¿Quién financia a mi Presidente?

La explosión de las redes sociales, y el fenómeno de Internet participativo conocido como Web 2.0, llevó a muchos analistas a pensar que la capacidad de unir a las masas a través de la Red tendría una repercusión tan fuerte en la sociedad que llegaría a transformar la naturaleza de la democracia en sí y la relación entre los grandes poderes y la ciudadanía.


La elección de Barack Obama parece haber confirmado este hipótesis. La campaña del candidato demócrata se basó, como ya he comentado en un anterior post, en gran medida en Internet, y logró crear, más que una sencilla campaña de Marketing, un movimiento global centrado en el lema del ‘cambio’, transformando a Obama en una especie de moderno revolucionario virtual.


De todas formas, aparte del acierto de Obama en la utilización de las nuevas tecnologías para transmitir su ‘marca’ como candidato, otro de los factores que diferenció esta campaña respecto a cualquier otra, es el de la financiación. Como nos recuerda Cinco Días, en un reportaje en la edición de papel – sí, ¡el papel también existe! - del pasado 6 de noviembre, Obama renunció por completo a la financiación pública (unos 65 millones de euros) y optó en cambio por recaudar aportaciones pequeñas realizadas por ciudadanos de a pie, en gran parte, a través de su página web. De esta forma, ingresó un total de 490 millones de euros, frente a los 275 millones de su rival, McCain.


Ha sido un golpe maestro, y tras las elecciones ha llevado a unos cuantos a preguntarse si otros seguirán el paso de Obama, y sobre de qué forma se podría aplicar un modelo similar en España. Está claro que en el caso de Obama, ha logrado transmitir la sensación de haber hecho una campaña limpia, basándose en las aportaciones de la gente común que deseaba el cambio, y desvincularse, por lo menos en apariencia, de los estamentos políticos norteamericanos, a pesar de que unos cuantos de estos luego formarán parte de su administración.


Y he allí el riesgo. En este caso, en unas circunstancias muy particulares, en la que ha predominado el hartazgo popular por los desastres de Bush, la crisis económica y financiera, y las ganas de un cambio profundo en la sociedad americana, ha funcionado una táctica de marketing con la que Obama se ha posicionado como ‘un ciudadano más’, un desconocido en los círculos políticos de Washington, y casi, para algunos, un revolucionario. Me pregunto, de todas formas, si en cuatro años, estos mismos que le han apoyado con sus 20 o 40 euros en 2008, le volverán a apoyar en su campaña de reelección. En cuatro años estoy seguro que por muy popular que esté, nadie le seguirá llamando revolucionario, por lo que otra vez más tendrá que decidir si regresar a la financiación pública, o a volver a inventar algo completamente distinto.


Pero hay otro factor, que puede incluso llegar a ser polémica. Y es que en algún sitio he leído que una parte importante de las aportaciones ha sido de extranjeros. Si fuera así, me resulta extraordinariamente interesante pensar que por primera vez en la historia, la ciudadanía global ha podido influir en una campaña electoral norteamericana, sin siquiera contar con el derecho al voto. Las donaciones pequeñas de momento no se tienen que declarar. De todas formas, ¿hasta qué punto estarán los norteamericanos dispuestos a permitir esta intromisión extranjera en sus asuntos internos? Y aún más en el caso de los Republicanos que en el contexto actual son los más perjudicados por este fenómeno.


Sería tema de otro post más extenso, de todas formas, creo que la lección de la ciberpolítica es que, de una u otra forma, la inevitable globalización de la opinión pública, y de la financiación de los poderes públicos, va a derrumbar más fronteras que podemos imaginar, que las estructuras políticas actuales no sirven en este nuevo mundo conectado, y que caminamos lento pero inexorablemente hacia una democracia global.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …