Ir al contenido principal

Compañeros, reivindiquemos la utilización del “usted”

En España hablamos cada vez menos de usted y creemos que esto se trata de evidencia del progreso social, de la abolición de las jerarquías y, en definitiva, la constatación de la igualdad. Hecho curioso, a la vista de que en Francia, patria par excellence de la egalité, solidarité et fraternité, es bastante más común comunicarse con el formal, ‘vous’. También nos sorprende la formalidad de nuestros hermanos latinoamericanos, que se saludan a menudo con un, “buenos días, señor”, por mucho que la conversación sea entre conocidos de por vida. Y eso sin mencionar a los británicos. En mi tierra, hasta el peluquero saluda con un “Good morning, Mr Smith”, en cambio, en España las operadoras telefónicas más modernas alardean de iniciar sus comunicados con un “Hola Pepe”, y de tutearnos cuando llamamos, cabreados, a su servicio de Atención al Cliente.

Curiosamente, en el mundo anglosajón, al margen de la aparente formalidad, no existe distinción entre lo formal y lo informal cuando usamos la segunda persona. El pronombre, ‘you’, nos vale para todos. Sin embargo, como hoy nos recuerda el blog de The Economist, el ‘you’ inglés no es, en realidad, el equivalente del castellano, ‘tú’ sino el del “usted”. En el lenguaje medieval, como vemos en las obras de Shakespeare, existía también el pronombre informal, ‘thou’, y si bien el ‘ye’ y, posteriormente, el ‘you’, se utilizarían exclusivamente para dirigirse a personas de los estamentos más altos, poco a poco su uso se democratizaría y se extendería al resto de la población, eliminándose el variante informal. Pasaría algo parecido en Francia, España y Alemania, sin embargo, en aquellos países se mantendría el pronombre informal para dirigirse a las personas más cercanas, aunque bien es cierto que los franceses a menudo se saludan cortésmente con el ‘vous’, incluso entre amigos y familiares.

Los motivos de estas divergencias pueden ser diversos y, desde luego, en América Latina hay variaciones de uso entre países e incluso entre las diferentes regiones de un mismo país, que pueden deberse, al menos en parte, a factores de clase o a las diferencias jerárquicas a partir de la colonización hispánica. De todas formas, no deja de llamar la atención un hecho concreto. Y es que en Francia y Gran Bretaña, -y en cierta medida también en las repúblicas latinoamericanas-, a medida que las sociedades han evolucionado, el pronombre cortés ha dejado de utilizarse en exclusiva para dirigirse a los superiores para ser patrimonio de toda la sociedad. En España pasó algo parecido, no obstante, en los últimos años monárquicos se ha dado la situación inversa y es que ahora el español común ha tenido que acostumbrarse a que las autoridades públicas, e incluso las empresas que supuestamente le prestan servicio, se dirijan a él con un pronombre que antaño se utilizaba para dirigirse a personas de menor estatus social. ¿Será que mientras para nuestros vecinos, y también para nuestros hermanos latinoamericanos, todos han alcanzado la igualdad ante la ley y forman parte de la misma estructura democrática, mereciendo por tanto ser tratados con la misma cortesía, en España, a excepción de las capas más altas de la sociedad, todos nos hemos convertido en meros súbditos, y por tanto, aceptamos que nos tuteen sin darnos cuenta de que con cada frase se reafirma nuestra subordinación ante la ley?

Desde luego, mi hipótesis generará polémica pero, tal vez, en un momento en el que nos sentimos ninguneados por las instituciones y constatamos que nuestros ‘representantes’ expolian las instituciones públicas todos los días del año sin respetar nuestros derechos como ciudadanos, ha llegado la hora de reivindicar nuestro estatus en la sociedad, de volver a hablarnos de usted y de exigir que así nos hablen los demás. Por supuesto, con cariño y con respeto, justo como nos merecemos en un país supuestamente de iguales.

Le agradezco a usted por leerme y, por supuesto, le agradecería sus comentarios.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …