Ir al contenido principal

Una imagen para comentar; una imagen para informar

Leo el periódico y observo que la mayoría de las fotos que publican hoy en día son meras ilustraciones y en nada son informativas. No aportan pruebas de ningún tipo, no añaden a la noticia en sí. Eso sí, comentan la noticia, transmiten con fuerza una idea, una interpretación de la realidad. Tratan a las audiencias no como personas que hay que informar sino como objetos sobre los que hay que influir, en cuyas cabezas han de imprimir una idea, una opinión.

Hoy, día de elecciones en Israel, veo en la portada de un medio online de referencia una foto de Benjamín Netanyahu rezando en el Muro de las Lamentaciones. Según señala el subtítulo, la foto se ha sacado hoy mismo. Se ha hecho a posta, es decir, en este caso la iniciativa no viene del medio sino del equipo de campaña del más que probable vencedor de esta contienda electoral. El medio se limita a difundirla, por poco que tenga valor informativo. Eso sí, nos intenta transmitir los nervios del candidato en las últimas horas de unas elecciones en las que los resultados están cantados, pero sobre todo refuerza la idea de los enormes retos que va a enfrentar el líder de Likud en los próximos años, unos desafíos que serán aún más duros a la vista de la más que probable necesidad de aliarse con la derecha extrema. 

La imagen, sin embargo, no nos comunica una noticia como tal. Se trata de un mensaje simbólico. Propagandístico. No la podemos analizar con una visión crítica. Se limita a transmitir con fuerza y con cierta pasión, una idea, con la intencionalidad de generar una reacción no racional sino emocional en el lector.

En algunos casos puede ser una técnica útil y deseada. No sólo las palabras sirven para transmitir lo que se siente en un lugar y en momento. Sin embargo, también necesitamos imágenes que transmitan hechos y pruebas; en definitiva, que aporten un valor adicional a la información textual fría en la que deben fundamentarse, ante todo, los medios de comunicación 'serios'.

El otro día, en la Cineteca del Matadero de Legazpi, ví el documental de Basilio Martín Patino, "Libre te quiero", sobre las manifestaciones del 15M. Un documental con un fuerte componente emocional que imprimió lágrimas en las mejillas de la mayoría de los asistentes. Sin embargo, más allá de esa tensión que provoca ver en la gran pantalla algo que hemos vivido hace todavía muy poco tiempo y que todavía tiene gran relevancia para nosotros, nos permitió ver con imágenes y en primera persona algo de lo que pasó esos días hace un año y medio, antes de las elecciones locales y regionales; nos enseñó cómo actuaron los manifestantes, y como se portó la policía.

En una escena concreta, vemos cómo la masa popular se acerca peligrosamente a una barrera policial. Los que están al frente de la manifestación se ven obligados a avanzar, empujados por la presión de los que se acercan por detrás, presentando así una amenaza al dispositivo policial que intenta limitar el espacio ocupado por la movilización. Unos empiezan a caerse y los antidisturbios reaccionan intentando contener la situación. Algunos con medios pacíficos, otros con mayor violencia y golpes de sus porras. Uno saca una cámara de vídeo para grabar -¿o asustar?- a los manifestantes. En otra escena vemos como un policía pega a una manifestante y luego como otro le da agua y le intenta calmar. Son imágenes que pueden ofrecer una visión parcial, que pueden ser sacadas desde una perspectiva ideológica. Desde luego, la objetividad total es imposible y menos en un momento tan emotivo como fue el 15M. Sin embargo, en este caso nos aporta datos, pruebas documentales, evidencia que podemos analizar, estudiar, comparar y que nos ayuda a formular una conclusión sobre lo que realmente ocurrió esos días de la primavera madrileña de 2011.

Los medios enfrentan una crisis de credibilidad en nuestro país. En este contexto, cuánto les beneficiaría a algunos volver a sus raíces y ofrecer contenidos informativos, tanto a nivel de texto como visuales, y marginalizar un poco más la utilización de las imágenes como recurso para opinar, para manipular. Imágenes que nos aporten valor informativo en vez de alimentar uno u otro discurso. Imágenes que nos muestren con el mayor realismo posible qué pasa a miles de kilómetros de distancia o a la vuelta de la esquina. Creo, personalmente, que si lo hicieran ganarían más de un lector. ¿Es mucho pedir? ¿Qué opinan los lectores?

Entradas populares de este blog

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…