Ir al contenido principal

Ha llegado la hora de drenar la ciénaga

Hace dos años no había razones para dar la presidencia del Gobierno al PP de Mariano Rajoy. Él no quiso negociar con nadie. No ofreció nada a cambio del apoyo de los demás partidos, pero al final Ciudadanos (Cs) le apoyó por quién sabe qué razones y el PSOE abstuvo tras derrotar a su propio Secretario General. Sí, hartazgo hubo en la población, tras dos convocatorias electorales que no resolvieron nada, y al final los votantes aceptaron a regañadientes que hubiera un nuevo gobierno, más o menos de la misma forma con la que aceptaron la victoria de Franco tras tres años de guerra civil.

Han pasado dos años más, y ¿donde estamos? El Gobierno no ha hecho absolutamente nada en este tiempo, salvo lograr aprobar un par de presupuestos. El país no avanza en nada. La situación en Cataluña está diez o cien veces peor; la economía, más o menos, avanza, gracias a la inercia tras la anterior legislatura; y no por nada que el Gobierno haya hecho en los últimos 24 meses, y empieza a haber señales de agotamiento del ciclo; el gobierno de la Comunidad de Madrid, en funciones, está hundida cada vez más en una ciénaga de corrupción, y ahora, lo que faltaba, el partido gobernante ha sido condenado por corrupción en la sentencia por la trama Gürtel, y su líder tachado por los jueces como carente de credibilidad.

Ante esta situación, ¿qué han podido hacer los partidos? El primero que tenía que haber actuado, -el Presidente-, como bien ha afirmado Soledad Gallego Díaz en El País, no ha hecho lo que tenía que haber hecho: dimitir. Pues, le ha tocado al segundo presentar una moción de censura, que no parece que vaya a salir adelante, porque el tercero en discordia no la va a apoyar. Afirma este que la legislatura está 'liquidada'. ¡Y con qué ironía se expresa si es precisamente su partido que va a garantizar que no se liquide! Por arrogancia, porque sus valedores del IBEX 35 le han dicho que él, no Pedro, es el delfín de Rajoy, aunque su partido es el tercero, no el segundo en el Congreso, y no tiene legitimidad para presentarse ni como partido gobernante, ni como bisagra, ni como absolutamente nada. ¡Y con qué lógica afirma que no va a apoyar la moción de censura pero va a reclamar que haya elecciones! Cuando ya hemos visto veinte veces que Mariano Rajoy no va a convocar elecciones, por mucho que se declare su muerte político. Porque él no está para irse, por mucho que todos queramos que se vaya.

Pues, supone que la justicia ha condenado al PP, pero realmente los que estamos condenados somos los votantes. Y lo seguiremos siendo porque ni los nacionalistas vascos ni los catalanes votarán para desatascar la situación política del país, sencillamente, porque no les interesa. Su interés es que nos metamos cada vez más en esta pocilga en la que el Presidente del Gobierno nos ha metido y de la que Albert Rivera y los suyos no nos quieren sacar. Porque cuanto peor nos va, mejor para ellos, y más legitima la causa de la independencia.

Sencillamente no entiendo por qué el partido naranja sigue subiendo en las encuestas cuando por mucho que se declaren patriotas, no tienen la voluntad de hacer lo que más le interesa a nuestro país, que es sacar como sea a estos criminales de la Moncloa, y empezar a drenar la ciénaga.


Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…