Ir al contenido principal

La Virtud de la Imbecilidad

Los italianos han ido a votar. Seguirán mañana pero parece, salvando sorpresas de última hora, que el ganador será Silvio Berlusconi, un político con estrechas relaciones con la mafia, un imperio mediático que controla casi todas las televisiones del país- todas, si gana, porque tendrá también la pública RAI-, y una relación privilegiada con la jerarquía del Vaticano. Si gana, lo hará en un momento en el que la economía italiana está al borde del abismo, incapaz de adaptarse a los tiempos, y después de una fuerte campaña dirigida a sembrar pesimismo y desconfianza hacia los políticos de todos los colores.

A mis amigos italianos la situación les preocupa. A mí me preocupa, aunque sólo sea porque es un país que quiero, con el que tengo vínculos familiares no tan lejanos, y uno de los países que más se han contribuido a la construcción europea.

La revista británica, The Economist, apoya sin reservas al candidato del Partido Democrático, Walter Veltroni, afirmando que Berlusconi no tiene lo que se requiere para gobernar una democracia moderna y que su único objetivo es blindarse a él mismo y a sus amigos ante la justicia.

De todas formas, otro diario británico, The Independent, sugiere que todo es un gran chiste, y que Berlusconi hará más divertidos los consejos europeos con su bufonería, sus comentarios fuera de lugar, y su cómica malicia. Es sólo el último ejemplo de una triste tradición británica según la cual el resto de Europa ya no cuenta, salvo para criar líderes excéntricos. El anterior ejemplo de esa tendencia fue la visita oficial del Presidente francés, que obtuvo gran atención mediática sólo gracias a las piernas de su mujer.

Según dicha teoría, líderes como Zapatero o Prodi son demasiado aburridos, “no tienen el perfil mediático que se requiere de un Presidente de Gobierno”, y en el escenario de las relaciones internacionales, se reducen a meras anécdotas. Mejor un Aznar que flirtea con Bush, juega el papel de caniche de Estados Unidos, se saca fotos en las Azores, y finge chapurrar el inglés y el italiano.

Desde mi punto de vista, la imagen de Zapatero pidiendo con su habitual talante, que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, respetara el turno de su interlocutor, fue la mejor imagen de un líder serio, con credibilidad, y preocupado más por gobernar que por hacer el tonto. Pero incluso en esa ocasión, el que llevó el mayor protagonismo fue el Rey, que mandó callar a Chávez de manera rotunda y sin la educación que se requiere en un contexto diplomático. Tristemente, son los medios de comunicación los primeros culpables de que personajes como Berlusconi lleguen tan lejos en la política.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …