Ir al contenido principal

Curiosidades electorales

Algunas observaciones para una noche aciaga:

Acabo de leer que Rajoy ha ganado menos votos que en 2008. ¿Cosas del sistema electoral?

Otra ironía: Los partidos pequeños aumentan escaños pero pierden poder. Zapatero tenía que pactar con los partidos minoritarios. A partir de ahora, todas las decisiones se tomarán en la calle Génova, sin la necesidad de consultar a nadie. Bienvenidos a la dictadura electa, algo al que ya estamos acostumbrados los británicos, pero que curiosamente, ahora mismo no tenemos. Allí, casi por primera vez en la historia, hay un gobierno de coalición.

Y ahora, ¿qué? Rajoy, a pesar de acaparar casi todo el poder institucional, lo tiene crudo. Europa está fastidiada. Lleva años siendo gobernada mayoritariamente por los suyos, y el PSOE ha perdido el poder precisamente por adoptar el tipo de políticas que gustan tanto al Partido Popular y a su principal benefectora, Angela Merkel. Unas políticas que ya se han demostrado fracasadas. Si él también fracasa y el voto popular también se fragmenta, estaremos abocados a un sistema político a la italiana. Gran parte del éxito del 'milagro económico español se debió a la estabilidad que proporcionó el bipartidismo. ¿Y si se hacen realidad los sueños de los indignados?

Un último comentario: Varios dirigentes populares nos han querido recordar que llevamos años viviendo por encima de nuestras posibilidades, y que ahora tenemos que acostumbrarnos a ser un país pobre. No es el mensaje que quería transmitir el gobierno de Aznar, el de las consignas, "España va Bien", y "Queremos ser un país serio". ¿Cómo calará entre sus votantes más fieles, los que llenan las plazas con banderas, obispos y 'viva Españas', la idea de que el futuro es ser pobre? ¿Se quejarán o se contentarán con vivir tan 'plácidamente' como en los años del Caudillo, aquellos años en los que apenas había carreteras y las mujeres llevaban velo? Sospecho que la respuesta a esa pregunta es que, en realidad, cuando sus dirigentes dicen que tenemos que acostumbrarnos a ser pobres, no se dan por aludidos. Pero los de las banderas aún no se han dado cuenta.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…