Ir al contenido principal

Adiós, Iglesia. Adiós.


La manifestación de los obispos del pasado domingo ha servido para concentrar las mentes de todas las personas en España, de derecha, de izquierda, de este y oeste, de norte al sur, que defiendan el progreso que ha hecho este país en los últimos 30 años frente a los despropósitos de una iglesia que busca retroceder el reloj 4 siglos.

Ya he comentado este tema, pero visto lo visto, y la enorme cantidad de comentarios que están surgiendo en medios online, el tema parece ser de suficiente importancia para merecer entrar en mayor profundidad.

Hablando en términos más concretos, la iglesia ha acusado al gobierno democráticamente electo de España de atacar los derechos humanos y los propios valores de la democracia, y de manera indirecta, ha señalado el matrimonio gay como el principal causante de este deterioro.

No sé a qué tipo de familias se refiere la iglesia, pero le puedo asegurar que la familia es un concepto mucho más complejo de lo que piensan los obispos, aunque tampoco espero que sepan mucho de ese tema, ya que a partir de su propia ordenación los curas tienen que separarse de sus familias, negarse a casarse y reprimir cualquier sentimiento o emoción que vaya en contra de la doctrina de la iglesia. Como es de esperar unos cuantos no lo consiguen, y proliferan los casos de abusos sexuales entre el más alto clero, y los jóvenes desprotegidos que tienen la mala suerte de entrar en tan viciosos círculos de la corrupción humana.

Es muy normal, y casi diría tradicional en las familias que haya divorcios, que algún miembro se vuelva a casar, que algún miembro sea homosexual y conviva con su pareja, bien como relación 'de hecho', bien en el contexto del matrimonio formal. Dentro de ese grupo se crean lazos efectivos, de responsabilidad y de compromiso que sirven para dar seguridad y apoyo ante los diferentes obstáculos que surjan en la vida. No todo es un camino de rosas, puede haber conflictos, peleas, separaciones, a veces temporales, otras más duraderas, pero nada puede perjudicar más a la familia que un obispo que con su retórica medieval se arremeta contra alguno de esos lazos que permiten la existencia y la supervivencia de la unión familiar.

A la jerarquía de la iglesia católica, al parecer no le gusta la familia y busca romperla apelando a los más viejos prejuicios que en la mayoría de las sociedades modernas se han consignado al pasado. En Portugal, critican a los gobiernos que intenten promover la conciliación entra la vida y el trabajo de las mujeres, porque prefieren que éstas se queden en la cocina. En Francia cuando se aprobaron las uniones de hecho entre parejas del mismo sexo, la iglesia echó el grito al cielo. En España, se propuso el matrimonio, y la iglesia clamó aún más fuerte. "¿Porqué no una unión de hecho?" "¿Porqué llamarlo matrimonio?" Todo es confundir, engañar y aprovechar cada circunstancia para buscar frenar cualquier intento de avance de la sociedad.

Si Jesucristo estuviese vivo hoy, seguramente clamaría contra el Vaticano de la misma forma que clamó contra los fariseos y contra la hipocresía de los supuestos defensores del orden espiritual. No sé si Rouco Varela le mandaría a ser crucificado cual Poncio Pilato, pero el actual Santo Padre sí ha excomulgado a incontables personas que lo único que han hecho es defender los valores de compasión, amor al prójimo y el sentido común.

Millones de cristianos europeos han abandonado la iglesia católica porque no quieren ser partícipes en el discurso intolerante de la jerarquía, pero tristemente esto ha permitido a la iglesia radicalizarse aún más, ya carente de cualquier atisbo de moderación en sus filas.

La jerarquía se ha pasado 7 pueblos de lo permisible en una sociedad laica como la española y ha llegado el momento para que el estado corte limpiamente con dicha institución. El Concordato no tiene relevancia en el año 2008. Los que quieren seguir como practicantes, allá ellos, pero la iglesia no debe tener un papel más significativo en la política que cualquier otra religión u ONG. Y desde luego, no como partido político con mitines electorales a dos meses de unas elecciones generales. Lo que pertenece al pasado, debemos asignarlo al pasado, limpia y definitivamente.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …