Ir al contenido principal

En España seguimos levantándonos a la misma hora que Adolf Hitler


Siempre me había parecido raro que en España ajustáramos los relojes para adaptarnos al huso horario del centro de Europa, sin embargo, no sabía hasta hoy que el motivo de este desajuste fuera que en el año 1940, el dictador, Francisco Franco, decidiera que había que levantarse a la misma hora de su homólogo alemán, Adolf Hitler.

Tampoco había hecho la conexión entre la costumbre, aparentemente tan arraigada en España, de comer a las 14,00h o las 15,00 hrs y de cenar poco antes de la medianoche, y el reloj solar. Pues, según leo en un artículo de La Nueva España, los españoles siguen comiendo, cenando y acostándose a la hora correcta. Lo que es incorrecto es la hora que indica el reloj.

Durante gran parte del año, nos levantamos cuando sigue siendo de noche, sin embargo, durante el resto de la jornada, nuestras costumbres se adaptan al reloj biológico y solar. Por consiguiente, tenemos aquella pausa tan incómoda de siete horas entre el desayuno y la comida, y nuestros hijos no quieren irse a la cama hasta bien pasada la medianoche.

Las autoridades llevan años diciendo que habrá que adaptarse a las costumbres europeas de comer antes, en menos tiempo, de terminar antes el trabajo y de llevar a los niños antes a la cama. Sin embargo, ahora resulta que sus recomendaciones obedecen a la misma lógica franquista según la cual había que desfilar al ritmo de la marcha del ganso y de forma sincronizada con nuestros aliados centroeuropeos.

En un mundo sensato, lo único que habría que hacer es volver a retrasar los relojes esta misma noche (y no una hora, sino dos), dormir un par de horas más y empezar, tras esta pausa de 72 años, a levantarse a la hora que indique el sol. De esta forma, tendríamos mejor salud, habría menor fracaso escolar, seríamos más productivos, sería más fácil compatibilizar la vida con el trabajo, y estaríamos todos más felices.

Por fin podemos decir que ‘Spain is not different’. Lo único que es diferente es que después de 35 años de democracia, siguen intentando adaptar el estilo de vida español a la lógica franquista. Por suerte, la sociedad civil no ha cedido. Se sigue haciendo casi todo a la hora que marca el sol. Sólo se ha doblegado ante una cosa: ¡Esos terribles madrugones!

Entradas populares de este blog

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

¿En qué otro país...?

¿En qué otro país se llama 'nacionalista' a los que quieren romper la nación y no a los que la defienden?
¿En qué otro país se llama 'racista' a los que creen tener una identidad distinta a la que -a falta de otra palabra más idónea-según sus postulados pertenecen ellos, y cuando los únicos que utilizan la palabra 'raza' son los que -si fuera adecuada la palabra- pertenecerían a la 'raza mayor'?
¿En qué otro país los medios tachan día tras día en los titulares y a través de los portavoces de la corrección política de su propia ideología nacionalista a otro de 'racista' sin explicar en ningún momento por qué tal personaje es considerado de tal naturaleza, como si sólo con decirlo repetidas veces se convertirá en verdad? (Desconozco si tienen razón o no. No lo sé. No me lo han explicado.)
¿En qué otro país se olvida tan fácilmente el flirteo de un partido en ascenso con los mayores exponentes de la ultraderecha europea, pero nunca se olvidan de unos …