Ir al contenido principal

Vivir sin aire en Madrid

Las alergias se han adelantado este año en Madrid. Lo leí ayer en una noticia de La Gaceta, y resulta que la razón no es la habitual. Este invierno apenas ha llovido, sin embargo, la boina de contaminación ha llegado a tal nivel que mezclada con las primeras gramíneas, produce un cóctel explosivo para muchos alérgicos.

Por supuesto, no tuve que informarme a través de los periódicos. Ya van dos lunes que paso el día estornudando tras disfrutar la tarde del domingo en el parque. Y tampoco es un fenómeno que se limita a esta época del año. La situación ha empeorado en los últimos días, sin embargo, desde finales del verano, la calidad del aire en esta urbe se ha hecho insoportable para los bronquios. No sé cómo sobrevive la gente que también fuma si con sólo salir a pasear acortamos nuestras vidas en por lo menos un par de lustros.

Sin embargo, la alcaldesa de Madrid no sólo no cree en el cambio climático sino ya no siente la contaminación. Pasará el día en sitios cerrados con el aire condicionado o la calefacción puesta y sólo saldrá a la calle en coche oficial, contaminando. Eso a excepción de sus vacaciones, en las que con casi total seguridad respira el aire puro de Ávila o algún otro lugar material y moralmente impoluto. Desde luego, es mejor estar dentro meando hacia fuera que estar fuera meando hacia dentro, y más en estos tiempos en los que cada vez más están fuera, y sin un lugar higiénico para mear.

Otras ciudades han tomado medidas contra la contaminación y los datos de la Unión Europea indican que Madrid está siempre entre las capitales con el aire más sucio. Lo que no quita que sea una maravillosa ciudad y con buena gente y una gran calidad de vida. Es sólo una pena que nuestros dirigentes hacen todo lo que está en sus manos para quitarnos el tubo de oxígeno.


¡Aaaaaachú!

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…