Ir al contenido principal

#saveTheHobbit



Mi entrada de hoy toca un tema distinto a lo habitual, aunque también relacionado. Se puede definir como un caso práctico que demuestra el poder de las redes sociales pero escribo que es ‘distinto’ por su vínculo con mi propia sensación de nostalgia por tiempos pasados y con mi deseo de que en un mundo en constante cambio, se respeten por lo menos algunos espacios que nos permiten recordar quiénes somos y cómo nos desarrollamos como personas.

Resulta que hoy he descubierto al acceder a la página web del periódico, The Guardian, que el actor y pilar del establishment cultural británico, Stephen Fry, ha defendido a través de su cuenta de Twitter –que por cierto es el que más seguidores tiene del Reino Unido- que un pub de la ciudad británica de Southampton tenga derecho a mantener el mismo nombre que ha utilizado de forma ininterrumpida durante los últimos 20 años. ¿El motivo? Una empresa que representa a la productora de una película de próximo estreno ha decidido que infringe sus derechos de autor. El pub se llama The Hobbit, nombre tomado, por supuesto, del mítico libro de JRR Tolkien, sin embargo, el responsable de la venta mundial de los derechos de autor, no del autor fallecido en 1973 sino de la película que se estrenará en el Reino Unido a finales del año, ha amenazado al pub de que si no cambia su nombre antes de finales de mayo, presentará una querella.

The Hobbit se encuentra en en un barrio próximo al campus de la Universidad de Southampton, el lugar donde el autor de esta entrada cursó su licenciatura. En el último año de mi carrera vivía a tiro de piedra del pub, sin embargo, también era el antro más frecuentado por los estudiantes de toda la universidad gracias a su música en vivo, sus cervezas y cócteles con nombres de personajes de la novela de Tolkien y su localización estratégica a medio camino entre el centro de la ciudad y la sede universitaria. Aunque el local es de lo más humilde, para la población estudiantil es todo un mito y con sólo leer el nombre me trae un montón de recuerdos de mis tiempos estudiantiles.

Pues, resulta que como consecuencia de la demanda insensata del Saul Zaentz Company de Los Angeles, los propietarios particulares del pub han tenido que recurrir a las redes sociales para hacerse eco de su campaña para defender su derecho a seguir utilizando el mismo nombre que ya utilizaban mucho antes de que pasara por la cabeza de los multimillonarios de Beverly Hills trasladar la obra de Tolkien a las pantallas de cine. En pocos días, han logrado alcanzar la cifra de 30.000 seguidores en su perfil de Facebook, y aparte de Fry, el diputado laborista y alumnus de la Universidad de Southampton, John Denham, y el mismísimo Anonymous, han conseguido apoyos en Twitter desde España hasta Nueva Zelanda.

Ahora bien, puede que todo el follón que se ha montado no sea más que una estrategia de marketing de guerrilla por parte de los promotores de la película, sin embargo, si es así, amenazar de esta forma a una pequeña empresa en tiempos de crisis global demuestra un nivel de avaricia por parte de una empresa que no pierde nada con la publicidad gratuita que les ofrece no sólo The Hobbit de Southampton, sino los numerosos locales de hostelería que llevan este nombre en todo el mundo.

La empresa norteamericana también ha perseguido en los últimos meses a una sandwichería de Birmingham que lleva el nombre, The Hungry Hobbit. Parece que, en efecto, los bárbaros de Hollywood quieren que todos los demás pasemos hambre mientras ellos se forren con sus pleitos contra sus propios consumidores.

En este mundo hecho a medida de Estados Unidos, no hay derechos sin dinero y pocos pueden hacerse frente al poderío de la industria cinematográfica norteamericana. Sin embargo, en un caso como este es bastante obvio que los creadores de la película no tienen derecho a usurpar el nombre, The Hobbit, a todas las otras empresas que hayan tenido la ocurrencia de utilizarlo antes que ellos. Pues si quieren utilizar este nombre tan popular en la cultura británica para ganar dinero con su película, que lo compartan como hasta ahora lo han hecho todos los demás. ¿O quieren que los dueños del pub de Southampton presenten una demanda contra ellos por falta de originalidad?

Invito a mis lectores a hacerse seguidores de la página de Facebook de The Hobbit, Southampton, a firmar la petición para que puedan mantener su nombre, a seguir su perfil de Twitter, @savethehobbit y a utilizar el hashtag #saveTheHobbit para ayudar que se convierta en un trending topic mundial. Las redes sociales sirven para hacer fuerza para las personas pequeñas para que los poderosos dejen de burlarse de la gente humilde, y esta causa me parece de lo más justa, además de cercana.  Y si no prospera, siempre nos quedará boicotear la película. Os mantendré informados.

Entradas populares de este blog

Hard Brexit or no Brexit: Calling bluff on this (not so) Scottish play

Being English, naturalised Spanish and living in Spain, sometimes it is difficult to know what position to take on Brexit. Seen from afar, the spectacle of a country self destructing over an issue that could have been avoided, -had David Cameron been more statesmanlike and avoided basing national policy over such a fundamental issue purely on the interests of his party-, is at the very least fascinating. One British (well, admittedly, Scottish...) commentator told me how exciting it was to watch, comparing it to a train crash in slow motion. Given how tiresome the country's eurosceptic mob has become over so many years, it is not difficult for that German word schadenfreude to come clearly into view when contemplating which of all the negative or not so negative scenarios for the country could possibly end up top should they fulfil the dirtiest of their fantasies.

Among those scenarios are options ranging from slow decline to forecasts of something not far short of the Apocalypse.…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…

Esto es lo que que deben hacer los gobiernos para resolver el problema migratorio

Los problemas normalmente no surgen de la nada, sino son consecuencia de los modelos y sistemas que como seres humanos hemos creado. Lo mismo ocurre con el 'problema' migratorio, cuyos orígenes remontan a la época de los griegos, que pusieron los primeros cimientos al concepto de ciudadanía tal y como hoy la entendemos. Muchos siglos después surgieron los nacionalismos, aunque en África las personas ya se organizaban en tribus, y en India se dividían en castas, que era un concepto similar en tanto que representaba la división de la sociedad en grupos, y por tanto, de allí surgían los conflictos que tantos baños de sangre han producido a lo largo de la historia. Y eso sin mencionar el papel de las religiones a la hora de fracturar la sociedad en identidades dispares.

De la historia del colonialismo y de la primera y segunda guerra mundial, no voy a entrar en detalle. Todos ya la conocemos bastante bien. Sin embargo, llegada la paz, las sociedades europeas no tardaron en crear n…