Ir al contenido principal

Oda a la juventud


Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.

Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.

Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.

Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de comunicación de masas parecen ajenos a esta era. Ellos siguen discutiendo si hay que permitir a las mujeres tomar decisiones soberanas sobre su propio cuerpo, si llamar ‘matrimonio’ un contrato civil entre dos personas del mismo sexo es pecado capital, o si es sacrilegio comparar los crímenes de Franco con los de Mussolini o de Hitler. Los jóvenes ya han llegado a otro capítulo del libro y, obviamente, no les hacen ni caso.

Los países avanzan cuando hay un cambio generacional. Los políticos en este país no cambian. Ya he hablado de este tema en un anterior post pero a veces es como hablar con la pared. Pasan años y seguimos debatiendo las mismas cosas. En mi país el Partido Conservador estaba en contra de dar más derechos a los homosexuales. Ahora un Primer Ministro conservador ha decidido permitir que estas uniones se llamen matrimonio mientras sus correligionarios españoles intentan remar en la otra dirección, contra el progreso y el sentido común. Y no sorprende porque es un Gobierno de viejos, incluso más viejo que el anterior, pero a todas luces menos viejo que el que viene.

Una sociedad joven, que avanzó tanto en tan poco tiempo se ha convertido en una gerontocracia. Una sociedad en la que llaman ‘derechos’ a un sistema laboral que incentiva los contratos precarios para jóvenes y los contratos en hierro forjado para los que necesitan reciclarse.

Los jóvenes entienden la sociedad en la que nos hemos convertido y en el que nos vamos a convertir. No tienen miedo a Internet o a las redes sociales. Aceptan que vivimos en 2012 y que no sirven las soluciones de 1958 o de 1986 para dar respuesta a los problemas de hoy. Sin embargo, los mismos que hace 30 años demostraron que era posible ser joven y llegar lejos se burlan de los que hoy creen que ha llegado su hora, y más si éstas son mujeres.

Los jóvenes en Barcelona hacen cola para irse a Quebec. Después de cursar dos licenciaturas y un máster no me sorprende. En España, con suerte, podrán aprender a manejar una fotocopiadora, mientras los viejos sigan moviendo las sillas de la cubierta del Titanic.

Entradas populares de este blog

Hard Brexit or no Brexit: Calling bluff on this (not so) Scottish play

Being English, naturalised Spanish and living in Spain, sometimes it is difficult to know what position to take on Brexit. Seen from afar, the spectacle of a country self destructing over an issue that could have been avoided, -had David Cameron been more statesmanlike and avoided basing national policy over such a fundamental issue purely on the interests of his party-, is at the very least fascinating. One British (well, admittedly, Scottish...) commentator told me how exciting it was to watch, comparing it to a train crash in slow motion. Given how tiresome the country's eurosceptic mob has become over so many years, it is not difficult for that German word schadenfreude to come clearly into view when contemplating which of all the negative or not so negative scenarios for the country could possibly end up top should they fulfil the dirtiest of their fantasies.

Among those scenarios are options ranging from slow decline to forecasts of something not far short of the Apocalypse.…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…

Esto es lo que que deben hacer los gobiernos para resolver el problema migratorio

Los problemas normalmente no surgen de la nada, sino son consecuencia de los modelos y sistemas que como seres humanos hemos creado. Lo mismo ocurre con el 'problema' migratorio, cuyos orígenes remontan a la época de los griegos, que pusieron los primeros cimientos al concepto de ciudadanía tal y como hoy la entendemos. Muchos siglos después surgieron los nacionalismos, aunque en África las personas ya se organizaban en tribus, y en India se dividían en castas, que era un concepto similar en tanto que representaba la división de la sociedad en grupos, y por tanto, de allí surgían los conflictos que tantos baños de sangre han producido a lo largo de la historia. Y eso sin mencionar el papel de las religiones a la hora de fracturar la sociedad en identidades dispares.

De la historia del colonialismo y de la primera y segunda guerra mundial, no voy a entrar en detalle. Todos ya la conocemos bastante bien. Sin embargo, llegada la paz, las sociedades europeas no tardaron en crear n…