Ir al contenido principal

Y ahora.... ¡Al futuro!

Hace una semana hablé de las virtudes y de las debilidades de los discursos de los dos candidatos en el primer debate electoral. Noté que ambos candidatos tenían puntos en los que podían mejorar, y sobre todo, que escasearon propuestas concretas. Se hablaba mucho del pasado, y poco del futuro.

Esta noche, en el segundo debate, ha habido un claro ganador. Y ese ganador ha sido el candidato que desde el primer momento se ha ofrecido para discutir propuestas. Propuestas reales, propuestas concretas. Propuestas para seguir manteniendo la fortaleza de la economía, y para seguir creciendo. Propuestas para avanzar en materia de educación, de vivienda, de salud, de derechos sociales, de infraestructuras, de bienestar, de cohesión social. Propuestas para el futuro, no nostalgia por el pasado.

Al otro candidato se le ha visto el plumero. Desde el primer momento se ha negado a debatir las propuestas que se han hecho. Se ha limitado a repetir su discurso cansino, y basado en la mentira, de que se rompe España, de que la economía está en pañales, de que los niños, su niña, no tienen futuro. No ha hecho apenas una propuesta alternativa, y concreta, en una hora y media de debate. Ha seguido en su estrategia, tal y como lo definió el otro día su Director de Comunicación al Financial Times, de buscar la apatía, el cansancio, la abstención como su única esperanza de ganar las próximas Elecciones Generales. Se ha centrado en datos absurdos, con el único fin de desviar el debate para que se hable no de las ideas, sino de cosas que no interesan a los ciudadanos. Ha intentado convertir un debate sobre la nueva política en un debate compuesto de formas traídas de la vieja política autoritaria y de la confrontación.

España necesita seguir el camino de la modernidad. Tiene muchos retos que afrontar. Se acercan turbulencias económicas que además están afectando a medio mundo. Hace falta un Presidente que sea capaz de mantener a España en el camino del progreso en estos tiempos de dificultad, que no recurra a la demagogia para echar la culpa de los problemas propios a razones ajenas, que en el caso de la inmigración, todo de lo contrario a lo que piensa el señor Rajoy, ha sido uno de los principales motores del crecimiento de la economía española en los últimos años. Hace falta que España se siga renovando, que algunas leyes avanzadas de la legislatura que está por terminar, puedan ser puestas en práctica en las Comunidades que ahora las boicotean. Que en la Comunidad de Madrid se cumpla de una vez por todas la ley antitabaco, protegiendo a la salud de los ciudadanos, aunque no sea exactamente lo que quiera la actual Presidenta de la Comunidad de Madrid.

Hace falta, como ha dicho Mariano Rajoy, una legislatura estable, sin crispación, en la que haya diálogo y consenso sobre los principales temas del Estado. En la que los ciudadanos vean a los políticos actuar, no en interés propio sino en beneficio de todos los ciudadanos. Está claro, si vamos a cumplir estos modestos objetivos en la próxima legislatura, que en ella no cabe el señor Rajoy, ni en el Gobierno, ni en la oposición.

No podré votar el próximo 9 de marzo, al ser ciudadano de otro país europeo, pero sí puedo opinar. Y en caso de poder votar, mi voto sería para el progreso. Mi voto sería para José Luis Rodríguez Zapatero.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…