Ir al contenido principal

Los cerdos no vuelan pero por lo menos pueden soñar

Mañana, ¿qué será de mañana? Cada día un nuevo horror, una nueva suspensión de pagos, un nuevo ERE, un nuevo aumento de nuestra prima, el riesgo. Qué poca esperanza tenemos los que luchamos por superar este bache tan cruel que atraviesa este país que es nuestro, bien por nacimiento, bien por adopción.

Seguir, aguantar, sufrir, huir, migrar, escapar, volar, aterrizar... Pero, ¿hasta dónde se puede escapar si encima nos dicen que todo es cíclico, y que ningún país está a salvo del frío dictado de los mercados? Seremos cada día menos libres, tendremos que trabajar más, descansar menos, luchar. Todo el sueño de un mundo más igualitario se evapora cuando vemos que quien tiene tiempo para ganarse el pan no tiene tiempo para tener una familia.

Y encima para los que trabajamos en el sector de la comunicación: Unos medios que no pueden pagar a sus trabajadores, unos lectores que lo quieren todo gratis, unas empresas que piden cada vez más por cada vez menos, unos consumidores que no quieren consumir, unos bancos que nos quieren consumir.

Por cada país que emerge nos dicen que otro tiene que sumergirse bajo las aguas del océano. Y ahora le toca al nuestro. Bienvenidos a Atlantis, la ciudad casi perdida. Además, es nuestra culpa por haber querido hacernos ricos a coste de los demás. Busca una pareja de baile, baila libremente y pídele que siga todos tus pasos. Luego baila cada vez más rápido, con movimientos cada vez más bruscos hasta que se agote. Pero después, recuerda que es un juego y ahora le toca a él bailar y tú le tienes que seguir. Llega el momento de la venganza. 

¿Así es el momento en el queremos vivir? ¿Ha llegado el momento de la venganza? ¿O quizás seamos nosotros los que seguimos fastidiando al mundo, vendiendo nuestras deudas, nuestras desgracias y nuestras almas a los chinos para que dentro de unos años ellos también sufran la mayor crisis de la historia y tengan que vender sus deudas a los bancos de alguna sociedad extraterrestre?

¿Tanta negatividad realmente nos va a sacar de la crisis? ¿La historia ya está escrita o la podemos inventar nosotros? ¿Estamos destinados a seguir nuestras cabezas hasta el abismo y más allá, o podemos volver a escuchar a nuestros corazones y volar con ellos hacia un lugar más alto y sublime? ¿Tenemos que seguir lo racional, que nos dicta hacia donde tenemos que ir, o podemos hacer caso al órdago de Galeano y soñar?

Habría que crear un nuevo partido político: El Partido de los Soñadores Españoles, para contrarrestar el fatalismo del Partido del Submundo y el Partido del Infierno de Dante. Habrá que recuperar las ganas, no esperar que la suerte nos vuelva a tocar dentro de 1000 años, sino permitir que todo el mundo pueda enriquecerse, no a coste de los demás sino gracias a compartir y a construir. En definitiva, a bailar con la pareja y no consumir la pareja con el baile.

¿Estoy soñando? No sabía qué iba a escribir hoy o si iba a escribir algo, pero me ha salido esto. ¿Es un sueño? ¿Estoy despierto? ¿Estoy aquí? Y mañana, ¿qué nos traerá?

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …