Ir al contenido principal

No reces al sol, Sr. Rajoy


“Creo que ya ha pasado lo peor. Ahora que el Gobierno ha tomado medidas de verdad, seguramente empezará a reactivarse la economía”. Se trata de un comentario que escuché ayer, mientras conversaba con un vecino con el que me encontré en el Metro camino a casa.

Me alegro sinceramente de que después de que durante tantos años la derecha criticara lo que denominaban el ‘optimismo antropológico’ del Presidente Zapatero, por fin se ha vuelto a permitir que la gente tenga esperanzas de que la crisis vaya a ser más corta de lo que se viene previendo, y aún a pesar de las medidas de austeridad que parece que están conduciendo el país hacia una segunda recesión. Es lo que tiene contar con el apoyo ciego del 90% de los medios de comunicación del país. Vamos, es verdad que no se han cumplido las previsiones del PP que prometió en campaña que nada más tomar las riendas, la gente iba a empezar a atar los perros con longanizas. Sin embargo, es natural que después de la dureza de los últimos años, empecemos a buscar la luz al final del túnel, y que aunque no esté allí, por lo menos lo intentemos imaginar.

Una entrada interesante publicada hoy en el blog de Cotizalia parece contradecir los argumentos de los que creen que el ajuste por si solo vaya a servir para reactivar la economía, y después de echar la culpa al anterior Gobierno por no cumplir sus objetivos del déficit, ahora nuestro adivino de huelgas generales se ha dado cuenta de que tampoco va a alcanzar su propia meta y está pidiendo a la Unión Europea que le permita flexibilizarla. No sería mal idea. La economía también requiere estímulos, y tal y como señala el blog de Cotizalia, tener un 3% de déficit ‘no va a garantizar el crecimiento, empleo, ni mejores condiciones… y la propia Comisión decía que era una regla estúpida’.

Se dice por allí que para reducir el paro en España al 8,5%, una cifra que en cualquier país se consideraría muy grave y que en España ni se alcanzó en plena burbuja inmobiliaria, requiere un crecimiento de un 3,5% durante 11 años. Sólo un milagro económico nos permitiría ir más rápido, y no parece que los actores económicos tradicionales estén en condiciones de conseguirlo. Alcanzar ese milagro –y creo que sí debemos ser optimistas e intentarlo– requiere estímulos, pero no cualquiera. Sobre todo hace falta facilitar la vida a los emprendedores para que tengan menos miedo al riesgo y empiecen a desarrollar proyectos innovadores. Sin embargo, en un país en el que se tarda un mes para crear una empresa y ser autónomo tiene unos costes de seguridad social tan altos que conducen a gran parte de los que empiezan a trabajar por cuenta propia a realizar sus actividades en negro, muchas veces cobrando a la vez el paro, no parece que vaya a ser tarea fácil.

Recuerdo como hace unos tres años un empresario israelí me explicó como sólo había alcanzado el éxito luchando y que en absoluto creía en la buena suerte. Esa es la actitud que necesitamos en España y en Europa. Realizar un ajuste que todo el mundo dice que va a empeorar las cosas y rezar para que salga bien quizás no sea en estos momentos la mejor solución.

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…