Ir al contenido principal

No reces al sol, Sr. Rajoy


“Creo que ya ha pasado lo peor. Ahora que el Gobierno ha tomado medidas de verdad, seguramente empezará a reactivarse la economía”. Se trata de un comentario que escuché ayer, mientras conversaba con un vecino con el que me encontré en el Metro camino a casa.

Me alegro sinceramente de que después de que durante tantos años la derecha criticara lo que denominaban el ‘optimismo antropológico’ del Presidente Zapatero, por fin se ha vuelto a permitir que la gente tenga esperanzas de que la crisis vaya a ser más corta de lo que se viene previendo, y aún a pesar de las medidas de austeridad que parece que están conduciendo el país hacia una segunda recesión. Es lo que tiene contar con el apoyo ciego del 90% de los medios de comunicación del país. Vamos, es verdad que no se han cumplido las previsiones del PP que prometió en campaña que nada más tomar las riendas, la gente iba a empezar a atar los perros con longanizas. Sin embargo, es natural que después de la dureza de los últimos años, empecemos a buscar la luz al final del túnel, y que aunque no esté allí, por lo menos lo intentemos imaginar.

Una entrada interesante publicada hoy en el blog de Cotizalia parece contradecir los argumentos de los que creen que el ajuste por si solo vaya a servir para reactivar la economía, y después de echar la culpa al anterior Gobierno por no cumplir sus objetivos del déficit, ahora nuestro adivino de huelgas generales se ha dado cuenta de que tampoco va a alcanzar su propia meta y está pidiendo a la Unión Europea que le permita flexibilizarla. No sería mal idea. La economía también requiere estímulos, y tal y como señala el blog de Cotizalia, tener un 3% de déficit ‘no va a garantizar el crecimiento, empleo, ni mejores condiciones… y la propia Comisión decía que era una regla estúpida’.

Se dice por allí que para reducir el paro en España al 8,5%, una cifra que en cualquier país se consideraría muy grave y que en España ni se alcanzó en plena burbuja inmobiliaria, requiere un crecimiento de un 3,5% durante 11 años. Sólo un milagro económico nos permitiría ir más rápido, y no parece que los actores económicos tradicionales estén en condiciones de conseguirlo. Alcanzar ese milagro –y creo que sí debemos ser optimistas e intentarlo– requiere estímulos, pero no cualquiera. Sobre todo hace falta facilitar la vida a los emprendedores para que tengan menos miedo al riesgo y empiecen a desarrollar proyectos innovadores. Sin embargo, en un país en el que se tarda un mes para crear una empresa y ser autónomo tiene unos costes de seguridad social tan altos que conducen a gran parte de los que empiezan a trabajar por cuenta propia a realizar sus actividades en negro, muchas veces cobrando a la vez el paro, no parece que vaya a ser tarea fácil.

Recuerdo como hace unos tres años un empresario israelí me explicó como sólo había alcanzado el éxito luchando y que en absoluto creía en la buena suerte. Esa es la actitud que necesitamos en España y en Europa. Realizar un ajuste que todo el mundo dice que va a empeorar las cosas y rezar para que salga bien quizás no sea en estos momentos la mejor solución.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …