Ir al contenido principal

Pasaron 500 años y todo sigue igual – Una lectura contemporánea de la obra de Galeano

Al leer el ensayo de Eduardo Galeano, ‘Las venas abiertas de América Latina’ 40 años después de su publicación, no puedo evitar encontrar paralelismos con la realidad de hoy. Desde luego, el mundo ha cambiado mucho sólo en las últimas cuatro décadas y el continente que el autor describe tiene enormes diferencias con el de hoy, emergente, optimista, mayoritariamente democrático. Sin embargo, sin entrar todavía a fondo del tema tras leer apenas los primeros capítulos del libro, sí se me ocurren similitudes entre la relación entre el oprimido, el opresor y el vencedor.

A ver si me explico. Galeano relata con su habitual y cautivadora prosa la opresión de los indígenas por los conquistadores españoles sin hacernos olvidar de que el verdadero beneficiario de las expediciones al continente americano en busca de oro y plata no era la metrópoli española sino los demás países europeos que habían financiado la aventura imperialista y que se llevaron como premio toda la riqueza que los españoles fueran capaces de traer, dejando al reino en bancarrota y proporcionando la base financiera para el incipiente desarrollo capitalista del continente. Por supuesto, la derrota de España en aquella ocasión no se debió en exclusiva a la codicia de los banqueros europeos sino también a los errores de la monarquía; empezando por los Reyes Católicos, quienes con su Santa Inquisición expulsaron de España a los comerciantes árabes y judíos que hubieran sido capaces de transformar el fruto del espolio en riqueza y desarrollo para la península ibérica; y posteriormente por las dinastías habsburgas y borbones, incapaces de acabar con la estructura feudal del país.

Han pasado 500 años y acabamos de salir de lo que los medios europeos definían como la segunda conquista de América. Esta vez los protagonistas han sido, por una parte, los banqueros, las empresas energéticas y las de comunicaciones españolas que volvieron a tomar el continente latinoamericano y a base de engaños y sobornos, se enriquecieron a costa del trabajo y el sudor de los ciudadanos. Y por otra parte, los franceses y alemanes que proporcionaron la financiación necesaria para permitir la bonanza que por unos años enriquecería a España sin que la mayoría de los ciudadanos se dieran cuenta, y con tal de abrir el mercado a sus productos y de construir un lugar de descanso para sus jubilados. Y otra vez más, una vez alcanzados los objetivos, ahora nos piden nuevamente el sacrificio y que les devolvamos lo prestado aún a costa de agravar la recesión y de apagar definitivamente la esperanza de millones de jóvenes con estudios. El siguiente paso será la absorción de aquellas grandes empresas españolas que protagonizaron la explosión económica, esta vez no sólo por los europeos que ya se han hecho con Endesa sino también por los chinos (Telefónica vs. China Telecom; los bonos soberanos…) o por los cataríes, que ya han empezado a adquirir participaciones en el Banco Santander. Vemos como la historia se repite y otros se benefician de las nuevas ‘conquistas’ que permitieron ‘el milagro español’.

Sin embargo, al igual que hace 500 años, España no se exime de culpa por su desafortunado destino. Una vez más sus líderes se han mostrado incapaces de transformar la riqueza en progreso. Se recelaron de atraer profesionales y emprendedores capaces de aportar ideas e innovación, prefiriendo centrarse en empleados poco calificados que se mataran construyendo túneles y autopistas cuál indígenas en las minas de Potosí. Crearon una burocracia excesiva que estranguló el emprendimiento interno, y permitieron que unas pocas empresas, principalmente ex monopolios estatales, formasen camarillas y carteles para mantener fuera a cualquiera que intentara desafiar su poderío.

Vivimos en un mundo tecnológicamente más avanzado en el que las distancias se han acortado y las comunicaciones se realizan en cuestión de milisegundos. Sin embargo, el poder se sigue repartiendo de la misma manera de antaño. Unos se hacen ricos, otros son oprimidos y la ‘huérfana España’, utilizando palabras de Sabina, sigue allí, sufriendo.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…