Ir al contenido principal

Crónica de una inhabilitación anunciada


El desenlace estaba cantado. La envidia y los celos de las autoridades judiciales españolas por el estrellato universal del juez instructor, Baltasar Garzón, habían bastado para entorpecer su trabajo desde que, tras el arresto del General Pinochet en Londres en octubre de 1998, la Audiencia Nacional, con la complicidad del entonces Presidente del Gobierno, José María Aznar, obrara para evitar la extradición del ex dictador a España. Un hecho que no sólo hubiera perjudicado gravemente las relaciones comerciales entre España y Chile sino también habría creado un precedente que sin duda con el tiempo obligaría al estado español a rendir cuentas por los crímenes de su pasado franquista. Había que parar al juez utilizando todos los medios a su alcance.

A pesar de todo, tardaron 14 años en conseguir su objetivo, y el pasado 9 de febrero, el Tribunal Supremo inhabilitó al juez por 11 años en un fallo que ha sido criticado por los medios de todo el mundo, a pesar la reacción tibia en España, un país en el que apenas quedan medios de comunicación independientes. Aquí el consenso, entre todos menos los de la derecha más rancia que aplauden sin matices la decisión del Supremo, es que se trata de un hecho poco afortunado pero necesario, porque al fin y al cabo, Garzón no incumplió la ley al realizar escuchas a los imputados del caso Gürtel. Es decir que en España hacer justicia es suspender a un juez que persigue a los políticos corruptos y obligarle a pagar una multa de 2.500 euros a los criminales. No parece importar que las escuchas fueran realizadas por pedido de la policía judicial y con el consentimiento del fiscal, que se debían a la sospecha de que los abogados de los detenidos eran cómplices y que las comunicaciones se dirigían a blanquear dinero. Parece que ha habido importantes errores de procedimiento y Garzón sigue afirmando que no se tomaron en cuenta las pruebas que él mismo proporcionó, sin embargo, al menos en España se considera primordial defender a las instituciones y asumir que el que ha errado es el investigador.

Estamos, por tanto, enfrentados hoy a la brutal ironía de ver como el Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, afirma que el Gobierno defiende la independencia de la justicia y que nunca hará comentarios políticos sobre un juicio, a pesar del carácter marcadamente político de este fallo. Como si en estos 14 años nadie en su partido hubiera hecho nada para influir en el destino del juez español más famoso del mundo. Hablar hoy de la independencia de la judicatura española es algo parecido a hablar de la capacidad de empatía de Jack el Destripador. Sencillamente, no existe.

Garzón recurrirá al Tribunal Constitucional, y posteriormente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, no hay muchas razones por el optimismo. El fallo contra el juez es sólo el último paso en la derechización de un continente, en el que la democracia en efecto se ha suspendido hasta nueva orden del FMI y el Banco Mundial. Mientras tanto, los militares griegos se preparan para tomar el control del Gobierno de su país tras una declaración de impago que ya se da casi por sentada y las fuerzas antidisturbios españolas enfilan sus armas para hacer frente a la violencia social que nos espera.

En este contexto, ¿qué autoridad hoy en día permitiría que se establecieran precedentes legales para que sus futuros crímenes puedan ser juzgados o para que se declare ilegal una amnistía que permitió que nadie rindiera cuentas por los crímenes a la humanidad? Tras 50 años de avances en derechos humanos, ha llegado el momento del retroceso, porque para los poderosos es lo que más conviene. Curiosamente, ahora la última esperanza de que haya un fallo a favor de las víctimas del franquismo está en Argentina, donde la justicia intenta devolver a los españoles el favor que le hizo Garzón al investigar las acciones de su propia dictadura militar, amparándose en la jurisdicción universal. Ahora que han criogenizado a la justicia española, han castrado a nuestros medios de comunicación,  y todos los poderes están controlados por el partido que más se beneficia de este fallo, el próximo paso será poner en orden al país de Cristina Fernández de Kirchner y acabar con la carrera de sus jueces más turbulentos, para que no quede ni el menor resquicio de voluntad popular y las élites puedan repartir los cada vez más escasos recursos de esta tierra sin el inconveniente de tener que consultar a sus clientes, perdón, conciudadanos. Y, en eso tienen mucha experiencia.

Entradas populares de este blog

Hard Brexit or no Brexit: Calling bluff on this (not so) Scottish play

Being English, naturalised Spanish and living in Spain, sometimes it is difficult to know what position to take on Brexit. Seen from afar, the spectacle of a country self destructing over an issue that could have been avoided, -had David Cameron been more statesmanlike and avoided basing national policy over such a fundamental issue purely on the interests of his party-, is at the very least fascinating. One British (well, admittedly, Scottish...) commentator told me how exciting it was to watch, comparing it to a train crash in slow motion. Given how tiresome the country's eurosceptic mob has become over so many years, it is not difficult for that German word schadenfreude to come clearly into view when contemplating which of all the negative or not so negative scenarios for the country could possibly end up top should they fulfil the dirtiest of their fantasies.

Among those scenarios are options ranging from slow decline to forecasts of something not far short of the Apocalypse.…

Mi ficción se parece a la tuya más de lo que te puedes imaginar

Desde hace años soy consciente de cómo los medios de comunicación de cada país retratan su propia sociedad como algo ajeno al resto del mundo. Todo lo que se anuncia, incluso si afecta a la humanidad en su conjunto, se transmuta a través de las pantallas en un tema local.Bueno, no todo precisamente. Lo malo sí sigue siendo siempre ajeno y lo bueno se asume como propio. Sea una directiva europea, una subvención o una orden de la OMS, si es popular el Gobierno se echa flores y si genera protestas es culpa de Bruselas o de quien toca. Los de fuera, en fin.En este contexto tienen lugar el Brexit, los disparates de Trump o el odio de Salvini. Y en este contexto convivimos en realidades paralelas, cegados por las cortinas de humo que nos crean nuestros respectivos gobiernos, e igual de incapaces de entender qué pasa allende nuestras propias fronteras.Si esa es nuestra visión, es comprensible que las sociedades ya no sean capaces de comprender sus relaciones con el exterior porque francament…

Esto es lo que que deben hacer los gobiernos para resolver el problema migratorio

Los problemas normalmente no surgen de la nada, sino son consecuencia de los modelos y sistemas que como seres humanos hemos creado. Lo mismo ocurre con el 'problema' migratorio, cuyos orígenes remontan a la época de los griegos, que pusieron los primeros cimientos al concepto de ciudadanía tal y como hoy la entendemos. Muchos siglos después surgieron los nacionalismos, aunque en África las personas ya se organizaban en tribus, y en India se dividían en castas, que era un concepto similar en tanto que representaba la división de la sociedad en grupos, y por tanto, de allí surgían los conflictos que tantos baños de sangre han producido a lo largo de la historia. Y eso sin mencionar el papel de las religiones a la hora de fracturar la sociedad en identidades dispares.

De la historia del colonialismo y de la primera y segunda guerra mundial, no voy a entrar en detalle. Todos ya la conocemos bastante bien. Sin embargo, llegada la paz, las sociedades europeas no tardaron en crear n…