Ir al contenido principal

Un país gobernado desde la nostalgia


Ocupan los puestos más altos en los sindicatos; son alcaldes, concejales, hasta líderes de los principales partidos políticos. Son personas que han hecho mucho y que se han ganado méritos considerables a lo largo de los años; sin embargo, sobre todo son personas que una vez, hace ya muchos años, soñaron que algún día les tocaría a ellos, que el país y sus principales instituciones serían gobernadas y gestionadas por personas como ellos que tenían juventud, ilusión y sobre todo la capacidad de imaginar en qué país querían vivir.

Han pasado los años, han visto cumplirse sus sueños y han llegado a la edad de la jubilación. Sin embargo, lo que antes soñaban por el país, ahora lo sueñan por ellos mismos, por mantenerse en sus cargos o por no tener nunca que regresar a ser ciudadanos normales. Ven como el país que una vez lograron construir ahora se derrumba bajo su mando cada vez más torpe. Están alejados de los problemas de los ciudadanos y creen que ser solidario es conservar los privilegios de los que ya los tienen y no tener que repartir el pastel con las futuras generaciones.

Mientras tanto, los que hoy son jóvenes, los que entienden el mundo de otra forma, que han viajado, que entienden cómo las cosas han cambiado y tienen la capacidad de ver cómo ha de progresar la sociedad para que todos puedan seguir formando parte de ella, no tienen la palabra. En muchos casos sólo les queda emigrar. Los que consiguen un trabajo en España ven como sus contratos les dan cada vez menos derechos. Saben más, tienen más formación pero para las empresas son más prescindibles.

Es una situación dura, hasta trágica, y crea creciente desilusión por parte de los ciudadanos respecto a la clase política ver cada día noticias que no son capaces ni de entender ni de explicar. Ver como los que tienen el poder se lo manejan para que nadie más pueda coger el timón y cambiar el rumbo del barco. Y como lo celebran en reuniones y congresos cerrados en los que los únicos que tienen voz y voto son ellos mismos. Ocupan también los medios de comunicación de manera que cualquier aspirante de menos de 50 años sea ridiculizado como advenedizo, ingenuo, ignorante, o peor de todo, mujer. Ser mujer, joven y ambiciosa es el peor pecado imaginable en este país de hombres viejos que nunca se conforman con lo que ya tienen.

Recuerda a ‘Rebelión en la Granja’. Los que una vez se rebelaron ahora son los que defienden el statu quo. Nos venden la continuidad como si se tratara de cambio, la decepción como si fuera ilusión. Y siguen tocando la misma musiquilla de ambiente para anular nuestras almas y nuestras mentes.

Hace falta una nueva rebelión para volver a dar oxígeno al país, y para recuperar el futuro para las generaciones que tendrán que sufrir las consecuencias de las decisiones que se toman, o no se toman, ahora. Seguimos viviendo en el Viejo Continente pero somos muchos los que lo queremos rejuvenecer. Nos queda una batalla por delante, pero la situación actual es insostenible y tarde o temprano algo tendrá que cambiar. El 15M sólo fue un primer paso muy pequeño, pero vamos cada vez a peor. El descontento volverá cada vez más aparente, el deseo de cambio se transformará en fuerza.

Se acabará el tiempo de los mítines de gente llena de nostalgia y les tomarán el relevo otro tipo de reuniones más útiles y más constructivas en las que predominen personas con los ojos abiertos al futuro. Es necesario y será sólo el primer paso para que algunos de los millones de españoles que han emigrado vuelvan a imaginar a España como tierra de éxitos y de oportunidades. Si no lo empezamos a creer, nunca pasará.

Entradas populares de este blog

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

La Gripe Aviar y la Agricultura Intensiva

Cada día leemos más información en los periódicos sobre la pendiente amenaza de la gripe aviar, de todas formas, poco se habla de la causas de esta pandemia. Claramente, hay muchas razones, algunas que tienen que ver con la naturaleza y el hecho que cada cierto número de años, aparece una pandemia de gripe y estadísticamente la próxima nos va a tocar dentro de poco.

Dicho esto, no deja de ser curiosa la relación entre las condiciones infrahumanas en las que se crían los pollos y las gallinas en la sociedad moderna, que no hacen más que multiplicar las posibilidades de contagio. El siguiente artículo de una página web británica, incluye algunos datos escalofriantes, que nos deben hacer reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza. ¿Cómo podemos seguir defendiendo la agricultura moderna que convierte a las granjas en fábricas de animales si cada vez que sufrimos una amenaza de estas características, nos sentimos obligados a masacrar millones de las criaturas que nosotros hemos cr…