Ir al contenido principal

Desde la ventana


Hoy sólo leo tonterías. Es como asomar la cabeza por la ventana y ver sólo cosas absurdas. Estar cegado a la naturaleza y la verdad y ver exclusivamente las creaciones del cerebro, pero no el de uno mismo sino el de un loco que anda por el mundo haciendo el papel de dirigente.

Ha dicho hoy Ken Livingstone, ex alcalde laborista de Londres, en una entrevista con la revista, New Statesman, “El mundo está liderado por monstruos y hay que saber tratar con ellos. Algunos de ellos gobiernan países, otros son banqueros y otros son magnates de grandes grupos de medios”. Lo que está claro es que sus juegos políticos les alejan cada vez más de la sensatez y de la realidad de nuestras vidas.

Amenazan a países enteros sin darse cuenta de que la globalización que ellos mismos han fomentado ha destruido las fronteras y creado hermandades entre pueblos que sólo ellos no son capaces de ver, que las muestras de violencia no sólo hacen daño a su enemigo imaginario sino parten el corazón de muchos de los suyos (o de los nuestros), que no entienden por qué el país que les da el pasaporte es capaz de jugar con las vidas de otros seres humanos como ellos. Viven en una burbuja que les atrapa en una forma de pensar decimonónica cuando el resto del mundo ha avanzado. Lanzan consignas patrioteras mientras siembran el mundo de muerte y ennegrecen las vidas de la gente humilde.

Nos toman por tontos y lanzan mensajes que son fácilmente captados por sus medios de desinformación, obviando que los lectores, oyentes y espectadores ya están inmunizados a la propaganda y que la credibilidad que ellos intentan dar a la información publicada es inversamente proporcional a la suya propia. Juegan con nuestro esfuerzo y con nuestros ahorros. Nos quieren convencer de que los problemas del mundo son culpa de los más débiles. ¿Será que el auge del laicismo obliga a los políticos a asumir los cargos que antaño tenían los curas y los obispos? El de amedrentar y de infundir sentimientos de culpa en los ciudadanos.

¿Cuánto tardarán en asomarse por la ventana para ver lo que pasa de verdad en la calle, para escuchar las conversaciones de la gente común, para descubrir nuestras preocupaciones y miedos para posteriormente dar respuesta a ellos? ¿Cuándo nos devolverán el mundo que nos han quitado?

Quosque tandem abutere patientia nostra?

Entradas populares de este blog

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

¿En qué otro país...?

¿En qué otro país se llama 'nacionalista' a los que quieren romper la nación y no a los que la defienden?
¿En qué otro país se llama 'racista' a los que creen tener una identidad distinta a la que -a falta de otra palabra más idónea-según sus postulados pertenecen ellos, y cuando los únicos que utilizan la palabra 'raza' son los que -si fuera adecuada la palabra- pertenecerían a la 'raza mayor'?
¿En qué otro país los medios tachan día tras día en los titulares y a través de los portavoces de la corrección política de su propia ideología nacionalista a otro de 'racista' sin explicar en ningún momento por qué tal personaje es considerado de tal naturaleza, como si sólo con decirlo repetidas veces se convertirá en verdad? (Desconozco si tienen razón o no. No lo sé. No me lo han explicado.)
¿En qué otro país se olvida tan fácilmente el flirteo de un partido en ascenso con los mayores exponentes de la ultraderecha europea, pero nunca se olvidan de unos …