Ir al contenido principal

Los comentarios en los medios online son una merienda de trolls


Una cosa que me llamó la atención cuando vine a España por primera vez fue descubrir que para enviar una carta al director de El País, había que facilitar no sólo el nombre y dirección postal, sino también el número de DNI.  Para alguien que venía de un país en el que el mero concepto de tener que llevar un número de identidad encima se considera contrario a la libertad personal y más propio de otras épocas más autoritarias, tener que facilitar estos datos para poder ejercer la libertad de expresión me produjo indignación.

Sin embargo, con el tiempo me fui adaptando a esta costumbre y hasta me convertí en defensor del documento de identidad por razones sobre todo prácticas. No por carecer de un DNI los británicos nos libramos de tener que identificarnos, y menos cuando estamos fuera de nuestro país. Ante la ausencia de un registro único de todos los ciudadanos del país o de un documento que acredite nuestra identidad, demostrar que eres quien dices que eres se convierte muchas veces en un suplicio. Además, he ido descubriendo que España no es, ni mucho menos, el país más exigente en este sentido. Para dirigir una carta al director del diario argentino, La Nación, para dar sólo un ejemplo, no sólo tienes que facilitarle el número de DNI, sino también aceptar que lo publique debajo de tu firma en el papel impreso. Supongo que será para evitar la suplantación de identidad con intención difamatoria. En este sentido, como para muchas otras cosas, los medios británicos confían de la palabra de sus lectores quienes no tienen ninguna obligación de demostrar su inocencia antes de publicar un comentario sino más bien al revés. Si alguien es difamado, el sistema legal es perfectamente capaz de castigar al culpable y de compensar a la víctima.

De todas formas, Internet lo ha cambiado todo. Cualquier persona puede abrir un perfil en Twitter y expresar cualquier opinión que le venga a la cabeza, y en general, el sistema funciona bastante bien. Mucho mejor, de hecho, que la mayoría de los medios online españoles, que muestran un exceso de celo a la hora de moderar los comentarios, un hábito que ha vuelto en su contra ya que el retraso en su publicación impide que haya un debate fluido e inteligente. Los medios anglosajones se limitan a moderar los comentarios después de su publicación y a eliminar los que consideren ofensivos. Y aunque la calidad del debate todavía deja mucho que desear, supera con creces la de las conversaciones sin sentido que proliferan en las webs de El Mundo ó El País. Las empresas, las personalidades públicas y los propios periodistas contribuyen al debate con sus comentarios y es bastante fácil distinguir entre una conversación seria y una merienda de trolls.

El Mundo intentó hacer lo contrario y replicar en Internet la misma política que aplica al papel, de manera que hasta hace poco pedía a los usuarios que se registraran con su DNI para poder comentar sus artículos. Sin embargo, al mantener la opción de que los usuarios no registrados dejaran comentarios sin identificarse, el 90% de los comentarios llevaban la firma, ‘Anónimo’, lo que de poco sirvió para promover una discusión digna de ser leída. Y curiosamente, en el otro extremo, como parte de su intento de ‘mejorar’ la calidad de los debates, El País ahora permite que los usuarios suban, además de texto, imágenes y vídeos; de manera que los jóvenes militantes de los partidos políticos ya pueden publicar contenidos difamatorios en cualquier formato multimedia. Desde luego, no parece que los medios españoles dediquen mucho tiempo a la reflexión antes de diseñar sus estrategias para la participación de sus lectores.

Si fuera periodista en alguno de estos medios, reclamaría, como hoy lo ha hecho el cómico, David Mitchell en el diario, The Guardian, que dejen de una vez de admitir los comentarios de los lectores. Los artículos que merecen ser comentados rápidamente se convierten en trending topics en Twitter o copan la línea de tiempo de sus fans en Facebook, de manera que se facilita el debate entre personas que ya se conocen entre sí y no pueden esconderse detrás del anonimato. Así han evolucionado los blogs, y en el caso de este para el que escribo, la gran mayoría de los comentarios que recibo me llegan a través Twitter o Facebook, y siempre han contribuido de forma positiva a la conversación. Las redes sociales han acabado con el anonimato sin tener que inmiscuirse en los datos personales de los usuarios, sino simplemente mediante el poder de la comunidad. En este contexto, ¿no ha llegado la hora de cerrar de una vez la puerta a los trolls y de transformar los medios online en plataformas de prestigio y no en un regalo para los grafiteros, o peor, en plataformas a medida de los que buscan ofender, amenazar o agredir a los que intentan ganarse la vida con el periodismo?

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …