Ir al contenido principal

Contra un Canon


Hoy todo el mundo está en contra del Canon Digital. Todos menos los Senadores españoles que acaban de aprobar la nueva ley que supondrá un mayor precio a los consumidores del hardware de multimedia con el objetivo de recompensar a las discográficas por la piratería musical.

Por mi parte, no suelo descargar música. Escucho a veces la radio personalizada de Yahoo! Música. Otras veces pongo la radio de verdad, o si no, sigo utilizando los CD. Tengo un reproductor MP3 pero no lo utilizo porque siempre me ha parecido demasiado complicado tener que pensar en qué canción quiero descargar y esperar todo ese tiempo para que se descargue.

No tengo tiempo, y prefiero pagar a alguien para que me haga las cosas más fáciles. Es el trabajo de las discográficas.

Cuando me meto en Internet encuentro millones de páginas web. Puedo leer todo lo que se me antoje, pero prefiero acceder a un servicio que me haga más fácil la búsqueda de esa información. Sólo por eso estoy dispuesto a pagar. Pago para poder leer elpais.com en el nuevo lector online que han lanzado hace poco y que me permite leer de forma virtual el periódico tradicional. Puedo pasar página con un clic, hacer zoom, pinchar sobre la columna de la izquierda para poder leer los artículos más largos en un formato .html. Al final leo los mismo artículos que se ofrecen gratuitamente en el portal digital, pero para los que estoy dispuesto a pagar un plus para que un editor los ordene, los priorice y los edite de una forma que me resulte más amena.

Es el trabajo de cualquier empresa. Buscar las necesidades de los consumidores y ofrecerles una solución. Las discográficas tienen una función. Yo, hoy por hoy, escucho menos música nueva, porque no me convencen las formas para acceder a ella. Tengo gustos particulares. Me gusta la música clásica, la ópera, también el tango, la música brasileña, el jazz, etc. Estoy abierto a descubrir ritmos y sensaciones nuevos , pero no tengo tiempo para explorar todo este tema por medio de la anarquía de Internet.

Si las discográficas quieren ofrecerme alguna solución, fácilmente les pagaría por ella. Pero aquí no hacen nada. ¿Acaso crearán un canon para que yo cobre un sueldo por escribir este blog, porque algunas personas lo leen con toda la cara del mundo y no me ofrecen ni un duro a cambio? Faltaría más.

Ni el PP, que apoyó al Canon Digital en su día, ni el gobierno actual, ha encontrado la solución apropiada. Es verdad que lo que se acaba de hacer aquí no es muy diferente de lo que ya se ha hecho en otros países. Pero sólo porque otros lo hayan hecho, no es para mí una justificación.

Quiero disfrutar más de la música, no pagar a las discográficas para que no hagan nada que me acerque a esa meta.

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

Oda a la juventud

Los jóvenes son el futuro del país y la pésima situación que atraviesan es un mal presagio para todos.
Porque si el futuro se embarca en un avión de Easyjet, sólo nos quedará el pasado, y eso ya lo estamos viendo.
Y cuando digo ‘jóvenes’, me refiero a eso exactamente. A los jóvenes. Porque una de las primeras cosas que noté al llegar a España fue que en este país se daba a la palabra ‘joven’ un sentido demasiado amplio. Incluso en el año 2000, si tenías menos de 25 años, ninguna empresa española te ofrecía un empleo digno. La única opción era encadenar periodos de 'prácticas' mientras en el norte de Europa la gente de tu misma edad llegaba a puestos de gran responsabilidad en sus empresas. Aquí, en 2012, y con 40 años, eres un chaval.
Los jóvenes están tristemente ausentes. Los periódicos impresos, las tertulias de radio, y los debates del TDT Party rebosan caspa por los cuatro costados. Más allá de la cuestión económica, los debates de índole social que transmiten los medios de …

La Generación X - y la "X", ¿qué significaba?

Cuando de pequeño descubrí que los profesionales de marketing habían encasillado a mi y a los que nacieron en la misma época en un grupo denominado la Generación X, me preguntaba qué era el significado de esa letra. Por muy pequeño que fuese, sospeché que el significante tendría algún significado, más allá del sonido de ese consonante malsonante.Sin embargo, he tenido que esperar más de cuatro décadas para confirmar que aquella X, en efecto, representaba el vacío. O lo que es peor, el engaño. Y es probable que en los próximos años veamos con horror hasta qué punto nos vendaron los ojos a los de mi generación y con consecuencias trágicas para el futuro de la humanidad.Sí. Nos mintieron. Cada 11 de noviembre, a las 11:00 h nos llevaban a los de mi clase a un memorial levantado al final del campo de fútbol de mi colegio, al borde del río, en homenaje a todos los antiguos alumnos fallecidos en la "Gran Guerra". Aquella guerra, que mi profesor -un ex mayor retirado del ejército- …