Ir al contenido principal

La Nueva Reformación Británica


Era el secreto peor guardado de la historia. El ex Primer Ministro británico, Tony Blair, finalmente ha anunciado su conversión al catolicismo.

No es nada nuevo en la sociedad británica. Desde tiempos de la Reformación, un sector de la población ha seguido guardando una gran simpatía por la religión católica. Y la Iglesia Católica en el Reino Unido ha tenido una influencia positiva a nivel global, representando con la diplomacia y discreción tan típica de su sociedad, un punto de vista de moderación respecto a la doctrina más radical de la jerarquía religiosa en algunos otros países, entre ellos España. Si no fuese así, ¿cómo es que hoy el Vaticano tolera que sacerdotes anglicanos se conviertan al catolicismo sin renunciar a sus mujeres?

Ahora algunos preguntan, "¿Pero si ha defendido el aborto y la investigación con células madre?", "¿Pero si su gobierno participó en la Guerra de Iraq?". Entonces respondo a su hipocresía preguntando, "¿Y entonces qué pasa con Berlusconi?"

A medida que la jerarquía de la Iglesia Católica se ha ido radicalizando, y doblegando las voluntades del clero más moderado, muchos - y allí me incluyo - la han abandonado, y una minoría de los que se quedan intentan aprovechar la situación para adoptar posiciones cada vez más integristas, y para afirmar que los que discrepen de su opinión, a veces cargada hasta de odio, y muy alejada de lo que yo una vez entendía como los valores del catolicismo, ya no tienen un lugar para ellos en la iglesia romana.

Durante muchos años seguía practicando el catolicismo, incluso cuando no estaba de acuerdo con mucho de lo que decía la jerarquía del Vaticano, porque para mí lo importante era el rito, la identidad, y la ética con la que me había criado. Hasta que un día lo dejé porque el mensaje que se predicaba en los altares contradecía los valores con los que yo vivía, y ponía en tela de juicio los derechos y la integridad de personas que yo amaba.

Pero eso no cambia que siga habiendo millones de personas en este país, en el Reino Unido, en todo el mundo, que siguen practicando, y que siguen defendiendo en sus vidas los verdaderos valores cristianos. No sólo aprecio, sino siento un gran respeto hacia todas las personas que, a pesar de los tiempos que corren en los que todo se ha politizado, siguen practicando la religión, con humildad, con coraje y que en su vida real actúen de una manera coherente con sus creencias.

Y es que ahora más que nunca, toca a ellos demostrar que cuando habla el arzobispo Rouco Varela, o cuando Joseph Ratzinger excomulga a niñas víctimas de violaciones porque para salvar su propia vida hayan tenido que practicar un aborto, o cuando la Iglesia intenta recuperar la tensión de la Guerra Civil española desfilando en manifestaciones preconstitucionales; que su odio, su crueldad, y su recelo por la democracia, es minoritario dentro del conjunto de la Iglesia, y que sea posible recuperar el espíritu del II Concilio del Vaticano, tanto defendido por teólogos moderados como Hans Kung.

Ahora toca a Blair resistir a los que intenten exigirle que renuncie a los valores que tanto ha defendido en el pasado, como condición previa a la conversión a la Iglesia Universal. De hecho, debe reiterar que siguen siendo sus valores, y explicar cómo es posible ser católico y defender el progreso. Porque si no es así, ¿para qué nació Jesús Cristo y para qué celebramos la Navidad todos los años? Y si no es así, ¿por qué no han excomulgado a su mujer, siempre católica y siempre defensora de las libertades y de los derechos humanos?

Entradas populares de este blog

PR in times of cholera

How do PR professionals, companies, organisations or plain individuals cut through the noise in the era of social media? This will be one of the key questions in 2018, and even more so at a time when ideas and opinions are so easily misconstrued and a simple misthought phrase can lead to Trumpian noise and fury on Twitter or, indeed, elsewhere.

It would seem that this is not a time for pushing boundaries. A simple mis-step and you have a full blown global brand identity crisis. Yet somehow brands need to differentiate themselves and make themselves stand up above mediocrity and reflect something their audiences want to hear.

Step into the fray Virgin Trains, which this week performed some marvellous 'virtue signalling' by banning free copies of the Daily Mail for its First Class Passengers. This led to some to notice the irony of this occuring just at a time when this publication had been criticising the poor service quality of the British privatised rail service. In any event…

A saber

Existe una izquierda que se opone a los fallos judiciales en su país cuando no coinciden con su ideología, y al mismo tiempo se enfada cuando Israel gana Eurovisión con una canción que refleja sus postulados.La misma izquierda detesta el único estado democrático de Oriente Medio por los excesos militares de sus líderes, pero se calla cuando su propio gobierno vende armas a Arabia Saudí o avala bombardeos en Siria.Se trata de una izquierda compuesta por personas que no saben reflexionar o analizar la realidad de una manera objetiva, sino que se pliega ante la dictadura de la 'opinión pública' y lo políticamente correcto.Una izquierda que prefiere opinar antes de aprender, porque este requiere esfuerzo y es mucho más fácil sumarse a la lógica de las masas.También existe una derecha que cree saber la verdad, que cuando gobierna impone su punto de vista en la sociedad e intenta eliminar cualquier atisbo de discrepancia en pro del pensamiento único, en línea con su dogma universal,…

El fallo del juez de Schleswig-Holstein denota el fracaso de Rajoy, no el de la Unión Europea

Hoy desayuno con los editoriales de los principales medios españoles, y casi me atraganto al observar que tras el fallo de ayer de un tribunal alemán sobre la extradición de Puigdemont, el país se ha vuelto euroescéptico de la noche a la mañana.

Desde luego, la decisión del juez no es agradable para los que defendemos el mantenimiento del orden constitucional en España, sin embargo, no hay que otorgar al fallo un significado que no tiene. Y más aún si se tiene en cuenta la sensibilidad de estos temas para una opinión pública, que leyendo  la prensa nacional fácilmente podría llegar a la conclusión de que lo que ha pasado ayer es culpa de las instituciones comunitarias.

Nada más lejos de la realidad. El tema de si o no hubo violencia en el Procés es cuestionable y cuestionado . Y más discutible aún el de si se puede culpar al ex presidente de la Generalitat por dicha violencia. Parece que el tribunal regional alemán competente en este caso ha llegado a la conclusión de que no. Y es pe…