Ir al contenido principal

¿Qué es la Navidad para tí?



Para algunos la Navidad es la mayor feria de consumo del año.
Para algunos sigue siendo principalmente religiosa.
Para algunos rememora el triunfo de una revolución más terrenal.
Para algunos existe para festejar el solsticio del invierno.
Para los judíos, no tiene mayor significado que su posición cercana en el calendario a su propio festival de las luces, Hanukkah.
Para algunos es una oportunidad para estar en familia.
Para otros es otro recordatorio poco bienvenido de su ensordecedora soledad.
Algunos están muy lejos de sus familias. Ojalá pronto su tormenta de paso a la alegría.

La Navidad significa algo distinto para cada uno. Para mí, es un momento que enlaza todos los años de mi vida, en el que recuerdo los cambios y las transformaciones que ha experimentado el festival a lo largo de los años: La ilusión infantil de esperar a Papá Noel debajo de la chimenea, sin percatarme de que realmente se tratase de un Papá bien distinto y más cercano de lo que hubiese podido imaginar; el desengaño de darme cuenta que ese hombre vestido de rojo era solo un invento diseñado para abusar de mi propia inocencia; mi primera Navidad lejos de la familia en un viaje a Nueva Delhi con los compañeros del instituto; La Navidad en Trinidad de Cuba hacinado en una casa fría con unos cuantos voluntarios ingleses y los mínimos recursos para celebrar. La Navidad en Bariloche, Argentina, en un albergue juvenil con gente que acababa de conocer el día anterior y que nunca voy a olvidar; Una Navidad poco rutinaria, que cada año se presenta de una manera bien diferente.

La Navidad tiene cada vez menos adeptos, pero se gasta más y más. Para algo sirve, aunque sea solo para recordar de donde venimos, y para buscar refugio y unas breves sonrisas en los fríos días de invierno.

Como sea, pasadlo bien. ¡Feliz Navidad a Tod@s!

Entradas populares de este blog

Zona de confort

Mis vecinos quieren mantenerse en su zona de confort. Durante el verano se actualizaron las instalaciones de calefacción central y en los radiadores se han colocado unos medidores que calculan el consumo de cada uno de los pisos, para que a todos nos cobren en función de lo que gastamos.

A ellos no les gusta. Son los únicos que se han negado a instalar nada. En su piso hace tanto calor que en estos días gélidos estarían cómodos vistiendo una camiseta y pantalones cortos. Llevan muchos años en el edificio. Casi toda la vida, desde los "plácidos" días del franquismo que tanto añoran. Y no les va tener que cambiar. Así están cómodos, y consideran una afrenta que alguien diga ahora que paguen más por ello.

Mis vecinos votan a Vox.  No serán los únicos. Cuando la ya famosa manifestación de las tres derechas en Colón, el autobús 53 que pasa delante de nuestra casa iba hasta la bandera de "gente de bien", en el sentido tanto literal como figurativo por el uso extendido de…

El nomadismo postmoderno

La libertad de movimiento – “El derecho de toda persona a moverse libremente por el mundo, ya sea dentro de un país o de un país a otro. Está reconocido parcialmente en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos". (Wikipedia)
Miren como los señores del mundo capitalista sacan términos del léxico de los derechos humanos para justificar un proyecto económico que si bien funciona en teoría, empieza a demostrar tremendas flaquezas en su ejercicio práctico.
Ahora nos dicen –lo vienen diciendo desde hace años en las páginas de sus biblias ideológicas, El Economista siendo uno de sus máximos referentes- que el capitalismo liberal sólo puede funcionar si además de la libre circulación de capitales, se permite la libre circulación de personas. Es decir, si su modelo deja países y regiones enteras en un estado de devastación y de quiebra económica, el problema no es que su modelo haya dejado de funcionar, sino que no se permite que los ciudadanos de aquellos países t…

La información gratuita tiene que ser de calidad... por salud democrática

Todo empezó con un tuit. Y no uno mío. Lo acababa de enviar un periodista de renombre, haciéndose eco de una noticia publicada en uno de los principales diarios de nuestro país, y versaba sobre el contencioso entre España y el Reino Unido en torno a Gibraltar. Según informaba el periódico, la primera ministra británica acababa de comparecer en el parlamento para defender el acuerdo para una salida ordenada de su país de la Unión Europea. En un contexto de gran debilidad interna, en el que para más inri sus propios diputados la acusaban de capitular ante España al reconocer que el país ibérico tendría la última palabra en cualquier negociación futura que afectara al territorio británico, Theresa May declaró que España no había conseguido lo que quería. Según la lógica de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, los medios y los partidos de la derecha española no se disponían a aceptar que un presidente de gobierno de centro izquierda hubiera logrado una victoria para la soberanía nac…